Una dieta rica en magnesio es buena para la salud

Investigadores hallan un menor riesgo de síndrome metabólico

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 27 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Una dieta rica en magnesio podría ayudar a reducir la incidencia del síndrome metabólico, un grupo de dolencias que puede causar diabetes y enfermedad cardiaca coronaria, según los hallazgos de una investigación reciente.

El estudio de más de 4,600 estadounidenses, que empezó en 1985, halló que el riesgo de desarrollar síndrome metabólico en los próximos 15 años era 31 por ciento menor para los que consumían una alta cantidad de magnesio, de acuerdo con un informe que aparece en la edición del 28 de marzo de Circulation.

Entre los componentes del síndrome metabólico se encuentran la presión sanguínea alta, niveles elevados de azúcar en la sangre, niveles elevados de grasa en la sangre y bajos niveles de colesterol HDL, el "bueno", que ayuda a mantener las arterias limpias. Tener al menos tres de estos factores incrementa el riesgo de enfermedad cardiovascular y diabetes.

Ésta no es la primera vez que un estudio establece una asociación entre el magnesio y el síndrome metabólico. Un análisis de datos sobre 11,686 participantes en el estudio Women's Health Study, publicado el año pasado por el Dr. Paul M. Ridker, y otros profesionales del Hospital Brigham and Women de Boston, produjo resultados similares, con un 27 por ciento menos de incidencia del síndrome en mujeres con el mayor consumo de magnesio en comparación con aquéllas que tenían el menor consumo.

Este estudio añade algo nuevo, afirmó el autor del estudio, el Dr. Ka He, profesor asistente de medicina en la Universidad Northwestern. Demostró que "un mayor consumo de magnesio estaba asociado con un riesgo reducido para cada componente individual del síndrome metabólico", agregó.

Entre las fuentes alimenticias de magnesio se encuentran las almendras tostadas en seco, los anacardos, la espinaca, los cereales de granos enteros, las bananas o plátanos y las pasas. Alrededor del 16 por ciento de los participantes del estudio estaba tomando complementos dietéticos que contenían magnesio.

Lo que es único sobre este ensayo, conocido como Estudio sobre el riesgo de desarrollar enfermedad de la arteria coronaria en jóvenes adultos (CARDIA, por sus siglas en inglés), es que principalmente estuvo compuesto por personas jóvenes veinteañeras cuando se inició, apuntó. Y esto lleva un mensaje a las personas que no son lo suficiente mayores como para empezar a preocuparse sobre su posible esperanza de vida, agregó.

"Incluso a una edad bastante joven, una dieta sana y un estilo de vida saludable ayudan a prolongar la vida", destacó. "Siempre son las personas de mediana edad las que se preocupan por vivir más tiempo. A la gente joven no le importa. Este estudio demuestra que debería importarle".

A cualquier edad, a la gente debe ingerir la cantidad diaria de magnesio recomendada, señaló. El U.S. Institute of Medicine recomienda 400 miligramos para los hombres y 310 miligramos para las mujeres de 19 a 30 años, y una mayor proporción para las mujeres durante el embarazo. El hecho de que algunas personas del estudio estuvieran tomando complementos indica que también podrían tener un papel, declaró.

Pero el magnesio es tan sólo una pequeña parte de una historia cardiaca sana, dijo. Las recomendaciones estándares para evitar el tabaco, hacer más actividad física, comer más frutas y verduras y menos alimentos grasos son esenciales para la salud, agregó.

Más información

Para aprender más sobre el papel del magnesio en la salud, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Ka He, M.D., assistant professor, medicine, Northwestern University, Chicago; March 28, 2006, Circulation

Last Updated: