Evite los refrescos azucarados para proteger a su corazón

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 18 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Las personas que consumen refrescos, jugos y bebidas deportivas llenas de azúcar con regularidad no le hacen ningún favor a su corazón.

Un nuevo estudio de más de 110,000 profesionales de la salud de EE. UU. encontró que mientras más bebidas azucaradas consumían las personas, mayor era su riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular.

Las personas que consumían al menos dos al día tenían alrededor de un tercio más de probabilidades de fallecer de enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular (ACV), en comparación con las personas que raras veces consumían bebidas endulzadas con azúcar.

Y no se trataba solo de que ese último grupo cuidara mejor su salud. El riesgo persistió cuando los investigadores tomaron en cuenta la dieta general y hábitos como el ejercicio, el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Aunque los estadounidenses comen bastante comida basura, hay motivos para enfocarse en las bebidas azucaradas en particular, según Vasanti Malik, investigadora líder del estudio.

"Son el mayor contribuyente individual de azúcar añadido a las dietas de los estadounidenses", apuntó Malik, científica investigadora en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard.

Los nuevos hallazgos no prueban que las bebidas azucaradas en sí aumenten las probabilidades de fallecer de una enfermedad cardiovascular, señaló Malik.

Pero, añadió, muchos estudios han vinculado las bebidas con efectos nocivos en la salud, entre ellos el aumento de peso y un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedad cardiaca y ACV.

"Si se observa la literatura general, la asociación es potente", dijo Malik. "Este estudio ofrece otra evidencia de que deberíamos reducir nuestra ingesta de bebidas endulzadas con azúcar".

Debbie Petitpain, una dietista registrada que no participó en el estudio, se mostró de acuerdo.

"Reducir las bebidas endulzadas con azúcar no plantea ninguna desventaja", dijo Petitpain, vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

De hecho, añadió, es una forma sencilla de recortar calorías, más fácil, por ejemplo, que comer menos cada noche en la cena.

Pero eso no significa solo reducir los refrescos. "Antes hablábamos solo de los refrescos", apuntó Petitpain. "Pero los azúcares añadidos también se ocultan en muchas otras bebidas: los jugos, las bebidas deportivas, las bebidas de café".

Idealmente, las personas deberían reemplazar esas bebidas con agua, planteó Petitpain. "Pero si de verdad necesita ese sabor dulce", agregó, "hay alternativas con pocas calorías".

En este estudio, publicado en la edición en línea del 18 de marzo de la revista Circulation, hubo evidencias de que reemplazar una bebida azucarada cada día con una versión con edulcorante artificial podría reducir el riesgo de fallecer de enfermedad cardiaca.

Por otra parte, las mujeres que bebían muchas bebidas con edulcorantes artificiales (cuatro o más al día) tenían un mayor riesgo de fallecer (de cualquier causa) durante el periodo del estudio.

¿Significa eso que los edulcorantes artificiales contribuyeron de alguna forma? Malik no descartó esa posibilidad, pero también dijo que no hay pruebas a partir de este estudio. Ofreció una explicación alternativa: la "causalidad inversa".

Es decir, las mujeres que intentaban perder peso o gestionar problemas de salud quizá hayan cambiado a las bebidas con edulcorantes artificiales.

Un grupo que representa a la industria de las bebidas bajas en calorías enfatizó ese punto. "Se ha probado que estos productos son seguros y beneficiosos para gestionar el peso y los niveles de glucosa [azúcar] en la sangre", apuntó Robert Rankin, presidente del Consejo de Control de Calorías (Calorie Control Council).

Alice Lichtenstein es profesora de ciencias nutricionales en la Facultad de Ciencias y Políticas de la Nutrición Friedman de la Universidad de Tufts, en Boston, y vocera de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

Dijo que interpretar el hallazgo sobre las bebidas con edulcorantes artificiales resulta difícil. Pero en general, apuntó Lichtenstein, "el mejor consejo que podemos dar a las personas es que beban sobre todo agua".

Y si necesita más sabor, añadió, agregue una rodaja de naranja o de lima, o pruebe el agua con sabor sin endulzar.

Los hallazgos se basan en más de 37,700 profesionales de la salud de sexo masculino y más de 80,000 enfermeras a quienes se dio seguimiento desde los 80 hasta 2014. En ese periodo, casi 7,900 fallecieron de enfermedad cardiaca o ACV.

Las personas que consumían bebidas azucaradas regularmente tendían a comer más carne roja y azúcar, y menos frutas y verduras. También hacían menos ejercicio, pesaban más y era más probable que fumaran, en comparación con las personas que raras veces consumían esas bebidas.

Pero incluso cuando el equipo de Malik tomó en cuenta esos factores, el vínculo entre las bebidas azucaradas y la muerte cardiovascular persistió.

También es importante reducir el azúcar añadido de la comida. Pero el azúcar líquido puede ser particularmente problemático, apuntó Petitpain, porque no es tan sustancioso como la comida sólida, haciendo que consumir un exceso de calorías resulte más fácil.

"Uno puede beber fácilmente una bebida de 200 calorías, y de inmediato preguntar qué hay para el almuerzo", advirtió Petitpain.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece consejos para reducir el azúcar en la dieta.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Vasanti Malik, Sc.D., research scientist, department of nutrition, Harvard T.H. Chan School of Public Health, Boston; Debbie Petitpain, M.S., R.D.N., spokesperson, Academy of Nutrition and Dietetics, Chicago; Alice Lichtenstein, Sc.D., professor, nutrition science and policy, director, cardiovascular nutrition laboratory, Tufts University Friedman School of Nutrition Science and Policy, Boston, and spokesperson, American Heart Association, Dallas; March 18, 2019, Circulation, online

Last Updated: