La terapia de infusión aumenta el riesgo de muerte para algunos pacientes cardiacos

Estudio señala que la mezcla de glucosa, insulina y potasio conlleva problemas durante los primeros tres días

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 27 de noviembre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio señala que una infusión de glucosa, insulina y potasio, un tratamiento que se piensa que ayuda a la gente justo después de haber tenido un ataque cardiaco, en realidad aumenta el riesgo inmediato de insuficiencia cardiaca y muerte para algunos pacientes.

Las investigaciones realizadas han producido resultados mezclados y los estudios más pequeños apoyan el uso de la terapia GIK, como se conoce el tratamiento, mientras que un estudio de gran tamaño no está mostrando efectos sobre el riesgo de muerte treinta días después de una ataque cardiaco.

Sin embargo, los investigadores dijeron en una declaración que los pacientes de infarto del miocardio con elevación del segmento ST, un tipo de ataque cardiaco conocido comúnmente como IMEST, que muestra un patrón eléctrico particular, no deberían recibir la infusión inmediatamente porque ese mayor riesgo permanece durante los tres días siguientes al diagnóstico.

"La terapia GIK aumentó los niveles de glucosa, potasio y el aumento neto de fluidos después de la infusión, tres aspectos que predijeron la muerte luego de ajustar varias variables de confusión. Ajustar la glucosa, el potasio y la ganancia neta de fluido eliminó el aumento aparente en la mortalidad a los tres días observado con la infusión GIK, lo que sugiere una relación directa con estos factores. La administración de la infusión GIK en cuestión de cuatro horas a partir de la aparición de los síntomas no arrojó beneficios, en comparación con la iniciación posterior", escribieron los autores.

Su informe aparece en la edición del 28 de noviembre de la Journal of the American Medical Association.

El equipo de investigación, en el que había científicos argentinos y de la Universidad Emory de Atlanta, analizó datos de dos ensayos distintos con casi 23,000 pacientes de IMEST. Aunque los investigadores no encontraron diferencias en los resultados a los treinta días y a los seis meses, cuando examinaron los primeros días después de un ataque cardiaco descubrieron un mayor riesgo tanto de insuficiencia cardiaca como de muerte entre los pacientes que recibieron infusiones. Durante los primeros tres días, hubo 1,509 incidentes de insuficiencia cardiaca o muerte (15.8 por ciento) en el grupo de infusión, en comparación con 1,388 incidentes de insuficiencia cardiaca o muerte (14.5 por ciento) en el grupo de control.

Los investigadores anotaron que este análisis de tamaño sin precedentes "demuestra que las infusiones GIK no tienen efectos sobre ningún punto final clínico importante durante los treinta días siguientes a un IMEST. Sin embargo, contrario a nuestra hipótesis preespecificada, observamos un mayor índice de mortalidad y en el compuesto de muertes e insuficiencia cardiaca a los tres días de los pacientes asignados a terapia GIK, en comparación con los controles.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los tratamientos para el ataque cardiaco.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: Nov. 28, 2007, Journal of the American Medical Association

--

Last Updated: