Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

Un nuevo tratamiento para el ataque cardiaco se muestra promisorio en un estudio en cerdos

In English

MARTES, 7 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Un nuevo compuesto podría ayudar a limitar el daño de un ataque cardiaco, sugiere una investigación con animales.

Administrar el factor de crecimiento recombinante humano derivado de plaquetas AB (rhPDGF-AB) a cerdos redujo el efecto de la cicatrización del corazón, ayudó a formar nuevos vasos sanguíneos y redujo las tasas de arritmias cardiacas, insuficiencia cardiaca y muerte cardiaca súbita, encontraron los investigadores.

"Se trata de un método completamente nuevo, y ningún tratamiento actual puede cambiar [la cicatrización] de esta forma", aseguró el investigador principal, James Chong, profesor asociado de la Universidad de Sídney, en Australia.

"Al mejorar la función cardiaca y la formación de cicatrices tras un ataque cardiaco, el tratamiento con el rhPDGF-AB condujo a un aumento general en la tasa de supervivencia en nuestro estudio", añadió en un comunicado de prensa del hospital.

Después de un ataque cardiaco, el tratamiento busca restaurar el flujo sanguíneo y reducir la cicatrización. Hasta un 25 por ciento de los que sufren un primer ataque cardiaco desarrollan insuficiencia cardiaca en el año posterior al ataque, anotaron los investigadores.

"Aunque contamos con protocolos de tratamiento, está claro que hay una necesidad urgente y no satisfecha de tratamientos adicionales para mejorar los resultados de los pacientes, en particular después de los ataques cardiacos grandes", dijo Chong.

Antes de que este tratamiento se pueda evaluar en los humanos, se necesitan más estudios con animales para asegurar que la administración del rhPDGF-AB es segura, y para averiguar la mejor dosis. Y la investigación con animales no siempre da resultado en los humanos.

En algún momento, el rhPDGF-AB podría administrarse junto con los tratamientos existentes para mejorar las tasas de supervivencia, plantearon los autores del estudio.

"Esperamos poder investigar más el tratamiento, incluyendo si se pudiera usar para otros sistemas orgánicos afectados por el tejido cicatrizado, como los riñones", añadió Chong.

El informe aparece en la edición del 1 de enero de la revista Science Translational Medicine.

Más información

Para más información sobre el ataque cardiaco, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTE: University of Sydney, news release, Jan. 1, 2020

--

Last Updated: