Válvulas cardiacas de tejido animal parecen seguras

Un estudio encuentra que son iguales que los dispositivos mecánicos para extender la supervivencia de los pacientes jóvenes

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 16 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Los pacientes jóvenes que reciben válvulas cardiacas de reemplazo hechas con tejido animal viven igual cantidad de tiempo que los que reciben válvulas mecánicas, según señala una investigación reciente.

Los resultados, que están siendo presentados en la reunión anual de la American Heart Association en Chicago, contrastan con la creencia convencional pero concuerdan con la práctica actual, según los expertos.

"El estudio confirma el valor de implantar válvulas de tejido, incluso en las personas más jóvenes", señaló el Dr. Robert Bonow, jefe de cardiología y profesor de medicina de la Universidad Northwestern en Chicago, y ex presidente de la AHA.

La cirugía de reemplazo de válvula cardiaca es uno de los tipos de cirugía cardiaca más antiguos y hay dos tipos básicos de válvulas disponibles, la mecánica (fabricada con materiales sintéticos) o la biológica (fabricada con tejido animal).

Durante mucho tiempo se ha considerado que los dispositivos mecánicos son una mejor opción para las personas más jóvenes. El problema es que el riesgo de coágulos sanguíneos es más alto, lo que hace necesario el uso de anticoagulantes y pruebas de sangre frecuentes.

"Hay compensaciones", explicó Bonow. "Si se implanta un dispositivo mecánico, se necesitan anticoagulantes para el resto de la vida, pero las válvulas de tejido conllevan el riesgo de degeneración y no duran tanto".

Las directrices publicadas en 1998 eran "muy en blanco y negro", apuntó Bonow. "Las personas menores de 65 debían recibir válvulas mecánicas". Pero, añadió, desde ese entonces, "el campo se ha alejado de tal noción".

Aún así, ha habido pocos datos para validar si tal medida era la mejor opción para los pacientes más jóvenes, señaló el equipo.

"Nuestro objetivo era evaluar las implicaciones para la supervivencia a largo plazo para los pacientes que recibían válvulas de tejido o mecánicas", dijo el autor del estudio, el Dr. Vincent Chan, residente de cirugía cardiaca del Instituto cardiaco de la Universidad de Ottawa, Canadá.

Su equipo analizó datos del seguimiento a 20 años de más de 1,500 pacientes que habían recibido una nueva válvula aórtica o mitral durante los últimos 35 años. Casi 300 de los pacientes tenían menos de 50 años de edad en el momento de su primera cirugía de válvula.

Entre los adultos menores de 50, los índices de supervivencia a 20 y 25 años no difirieron significativamente entre los que recibieron dispositivos de tejido o mecánicos, encontraron los investigadores.

El índice de supervivencia a 20 años para el reemplazo de válvula aórtica fue de alrededor de 60 por ciento con las válvulas mecánicas y de 72 por ciento con las válvulas de tejido. La supervivencia a 25 años fue de 47.2 por ciento con las válvulas mecánicas y de 64.1 por ciento con las válvulas de tejido. Después de ajustar por otros factores, las diferencias no fueron estadísticamente significativas, afirmaron los autores.

Las personas que se sometían a reemplazo de válvula mitral tenían peores resultados de supervivencia que las que se sometían a reemplazo de válvula aórtica, pero el tipo de material utilizado no tuvo un impacto importante.

El estudio halló que el pronosticador más importante de supervivencia fue que el paciente tuviera o no enfermedad de la arteria coronaria, mucho más contundente que el tipo de válvula recibida por el individuo.

Más información

Para más información sobre las válvulas cardiacas, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Vincent Chan, M.D., cardiac surgery resident, University of Ottawa Heart Institute, Ottawa, Canada; Robert Bonow, M.D., chief, cardiology, and professor, medicine, Northwestern University, Chicago, and past president, American Heart Association; Nov. 15, 2006, presentation, American Heart Association annual meeting, Chicago

Last Updated: