Administración rápida de terapia con estatinas reduce la mortalidad intrahospitalaria por ataque cardiaco

Si el tratamiento se suministra en las primeras 24 horas puede salvar muchas vidas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 29 de agosto (HealthDay News/HispaniCare) -- Los pacientes que reciben un medicamento de estatina en las primeras horas críticas tras sufrir un ataque cardiaco son mucho más propensos a abandonar el hospital con vida que aquéllos que no reciben esta medicación reductora del colesterol, según halla una nueva investigación.

Estudios previos han mostrado que la administración de estatinas durante una estancia hospitalaria por ataque cardiaco reduce la tasa de mortalidad a largo plazo. Esta investigación, la más grande de su tipo que se haya realizado antes, muestra que la administración oportuna del medicamento juega un papel significativo, según el autor del estudio, el Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Su informe aparece en la edición de septiembre del American Journal of Cardiology.

"Las directrices actuales dicen que la terapia con estatinas debería empezar antes del alta hospitalario", declaró Fonarow. "Este estudio indica que debería ser iniciada inmediatamente, igual que la terapia con aspirina".

El estudio analizó datos de más de 170,000 registros en una base de datos nacional de personas ingresadas en hospitales por ataques cardiacos. Halló que las personas que habían estado tomando estatinas antes de acudir al hospital y a las que se les administró los medicamentos dentro de las 24 horas tras la admisión hospitalaria tuvieron un 54 por ciento menos de riesgo de morir en el hospital.

Los pacientes que no habían estado tomando estatinas pero que iniciaron la terapia dentro de las 24 horas de su admisión hospitalaria tuvieron un 58 por ciento menos de riesgo de morir en el hospital que aquéllos que no tomaron los medicamentos.

"Hubo no sólo una menor mortalidad, sino también menores complicaciones tales como arritmias severas y shock", explicó Fonarow. "Esto es un hallazgo clínico verdaderamente nuevo y muy importante".

Las estatinas producen sus beneficios mediante el incremento del nivel de óxido nítrico, el cual reduce la inflamación y ayuda en el ensanchamiento de las arterias, explicó.

Aunque el estudio no fue un ensayo controlado, el estándar por excelencia en la investigación médica, "podría conducirnos a recomendar cambios en las directrices", consideró.

Tales cambios han sido ya establecidos en la UCLA, agregó Fonarow. La terapia con estatinas se inicia en los pacientes de ataque cardiaco en el departamento de emergencia, junto con la aspirina y otros medicamentos recomendados, señaló.

Lo mismo ha ocurrido en la Clínica Mayo, afirmó el Dr. R. Scott Wright, cardiólogo que formó parte del estudio.

"La evidencia no es 100 por ciento certera, pero creemos que la preponderancia es tal que debemos incluir estos medicamentos en nuestro conjunto de indicaciones para el infarto agudo del miocardio", en la lista de "elementos obligatorios" para atender a pacientes con ataque cardiaco, sostuvo.

Y aunque el informe actual sólo tiene que ver con la supervivencia en el hospital, el análisis de los datos del estudio, que aparece en otra publicación, "muestra una mejora en la supervivencia a largo plazo", manifestó Wright. "Los beneficios de la terapia prosiguen durante varios años después del alta hospitalario".

Más información

La American Heart Association describe los síntomas de un ataque cardiaco y lo que debe hacer al respecto.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Gregg C. Fonarow, M.D., professor, cardiology, University of California at Los Angeles; R. Scott Wright, M.D., cardiologist, Mayo Clinic, Rochester, Minn.; Sept. 1, 2005, American Journal of Cardiology

Last Updated: