AHA News: Millones de personas no conocen los síntomas de un ataque del corazón

Digitalskillet/iStock, Getty Images Plus

MARTES, 12 de noviembre de 2019 (American Heart Association News) -- Millones de estadounidenses no saben cuáles son los síntomas de un ataque del corazón ni cómo reaccionar de la mejor forma ante estos. Eso es según un estudio nuevo que menciona que ciertos grupos socioeconómicos están en riesgo de particular manera.

Unos 805.000 estadounidenses tienen ataques del corazón anualmente, mientras que aproximadamente un 15% de estos mueren por esta causa. Debido a que es tan crítico intervenir tempranamente, los funcionarios de salud han dedicado décadas a tratar de mejorar el conocimiento que se tiene a nivel público acerca de los síntomas de un ataque del corazón, así como sobre la respuesta de emergencia adecuada.

Los investigadores desearon saber si el mensaje está siendo entendido, a fin de exponer lo encontrado en el estudio preliminar que presentarán el domingo en las sesiones científicas de la American Heart Association. Con los datos de la Encuesta Nacional sobre la Salud (National Health Interview Survey), se revisaron entrevistas de más de 25.000 adultos en los Estados Unidos.

Los participantes contestaron "sí" o "no" para determinar si los siguientes son síntomas de un ataque del corazón: dolor o molestia en el pecho; falta de aliento; dolor o molestia en el brazo u hombro; sentirse débil, mareado o a punto de desmayarse; y, dolor en la quijada, cuello o espalda.

Casi un 6% de los encuestados no conocía ninguno de estos síntomas. Casi un 53% de los encuestados conocía los cinco síntomas.

"Es impresionante que encontramos que casi un 6% de estas personas, las cuales representan más de 13.5 millones de adultos en los Estados Unidos, no conocía ni siquiera uno de los síntomas de un ataque del corazón", dijo Shiwani Mahajan, autora principal del estudio.

"Esperaríamos que fuera de conocimiento común que el dolor de pecho es uno de los síntomas, sin embargo millones de personas no lo supieron", agregó Mahajan, asociada de postgrado del Centro de Investigación y Evaluación con Resultados de la Facultad de Medicina en la Universidad de Yale.

El estudio encontró que hombres, afroamericanos, hispanos, personas nacidas fuera de los EE.UU., y personas con solo educación media o de menor nivel, tuvieron probabilidades significativamente mayores de desconocer cualquier de los síntomas.

"Debido a las barreras del idioma, resulta difícil difundir el mensaje entre varios de estos subgrupos, sobre todo entre personas nacidas en el extranjero", dijo Mahajan. "Son los subgrupos que más necesitan iniciativas específicas de difusión de salud pública y que más beneficios recibirían de las mismas".

A los participantes del estudio también se les preguntó si la mejor respuesta ante un ataque del corazón percibido sería llamar a servicios médicos de emergencia, u "otra" cosa. Aproximadamente un 45% seleccionó el inciso de "otro".

"Sería interesante ver porqué titubean en llamar, así como los factores que impiden que estas personas busquen atención médica de emergencia", dijo Mahajan. "¿Les preocupa estar equivocados o sentir vergüenza? O quizás se deba a las barreras de costo que implica el buscar atención médica. Conectarse con atención médica de emergencia puede salvar vidas. Por eso es crucial poder reconocer los síntomas a tiempo y responder adecuadamente ante la emergencia".

Las inquietudes acerca de los costos podrían ser una de las razones por las cuales los grupos de población con bajos ingresos no llaman al servicio de emergencia inmediatamente, dijo Tarryn Tertulien, estudiante de medicina de cuarto año en Brown University. Ella se dedica a investigar las disparidades raciales en la atención médica.

"No me sorprende lo que encontraron", dijo Tertulien, quien no participó en el estudio. "Si la gente piensa acerca del costo de la ambulancia y la cuenta del seguro, podría estar menos dispuesta a llamar al 911".

Agregó que la investigación es un recordatorio muy necesario acerca de la falta persistente de conocimientos de salud en gran cantidad de adultos en los Estados Unidos, sobre todo en los grupos de minorías.

"El estudio es un gran testamento de la necesidad de enfocar las intervenciones de difusión y educación de salud para cerrar estas brechas", mencionó Tertulien. "Quizás debamos aumentar los conocimientos en forma personal e individual, aparte de las campañas de información pública que quizás no estén llegando a las personas que se ven más afectadas".

Last Updated: