Comer de noche podría ser nocivo para el corazón femenino, muestra un estudio

In English

LUNES, 11 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Las cenas a horas avanzadas y los refrigerios nocturnos abundantes no favorecen a los corazones de las mujeres, sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York, encontraron que las que comían una mayor parte de sus calorías diarias en la noche tenían un riesgo más alto de enfermedad cardiaca.

El efecto no sorprendió a una cardióloga que revisó los nuevos hallazgos.

"Debido a la forma en que funcionan el metabolismo, el ritmo circadiano y los ciclos de cortisol/insulina, no pueden respaldar a las comidas copiosas en las horas de la noche", comentó la Dra. Evelina Grayver.

"Nuestros cuerpos no solo no están diseñados para digerir a las horas avanzadas, sino que de noche también nos movemos menos, por tanto las calorías que consumimos no se gastan como energía", dijo Grayver, directora de la unidad de atención coronaria del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York.

En el nuevo estudio participaron 112 mujeres, con una edad promedio de 33 años, cuya salud cardiaca se evaluó al inicio del estudio y una vez más un año más tarde. Las mujeres registraron lo que comieron durante una semana al inicio del estudio, y durante una semana 12 meses más tarde.

La mayoría de las mujeres comían algo de comida después de las 6 p.m., pero las que consumían una proporción más alta de sus calorías diarias de noche tendían a haber tenido una peor salud cardiaca, señaló un equipo dirigido por Nour Makarem, científica investigadora asociada de la Columbia.

De hecho, por cada aumento de un 1 por ciento en las calorías consumidas tras las 6 p.m., la salud cardiaca decayó en consecuencia.

En específico, las mujeres que comían una mayor parte de sus calorías en la noche fueron más propensas a tener una presión arterial más alta, un índice de masa corporal más alto, y un peor control a largo plazo del azúcar en la sangre.

Ocurrieron hallazgos similares con cada aumento de un 1 por ciento en las calorías diarias consumidas después de las 8 p.m., según el estudio, que se presentará en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), del 16 al 18 de noviembre, en Filadelfia.

"Hasta ahora, los métodos de estilo de vida para la prevención de la enfermedad cardiaca se han enfocado en lo que comemos y en cuánto comemos", apuntó Makarem en un comunicado de prensa de la AHA. Pero apuntó que el momento en que se come también podría ser importante.

El estudio es una buena noticia, porque cambiar la hora a la que se come es "una conducta sencilla y modificable que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiaca", aseguró Makarem.

El Dr. Satjit Bhusri es cardiólogo del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo en que los hallazgos tienen sentido.

"Las calorías son energía inmediata", dijo. "Siempre aconsejo a los pacientes que coman una cena temprana, magra y con pocos carbohidratos. Esta simple comprensión y conciencia del momento y de lo que comemos, como afirma el estudio, puede tener un impacto importante en los resultados de salud cardiovascular y en general".

Dado que estos hallazgos fueron presentados en una reunión médica, deben considerarse preliminares hasta que sean publicados en una revista revisada por profesionales.

Más información

La Oficina para la Salud de la Mujer de EE. UU. ofrece consejos para prevenir la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Satjit Bhusri, M.D., cardiologist, Lenox Hill Hospital, New York City; Evelina Grayver, M.D., director, coronary care unit, North Shore University Hospital, Manhasset, N.Y.; American Heart Association, news release, Nov. 11, 2019

--

Last Updated: