Es menos probable que las mujeres y las minorías reciban la mejor atención en caso de ataque cardiaco

Estudio halla que los pacientes blancos de sexo masculino son remitidos con mayor frecuencia a centros médicos de alta calidad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES 13 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Una reciente investigación sugiere que, cuando se trata de recibir la mejor atención luego de un ataque cardiaco, el panorama no es muy bueno para las mujeres, las minorías y las personas de mayor edad.

Según los investigadores, el 35 por ciento de los pacientes mayores de 64 que llegaron de urgencia a los hospitales comunitarios locales con ataques cardiacos agudos y luego fueron remitidos a hospitales más grandes para intervenciones más agresivas, procedimientos que se sabe que mejoran los índices de supervivencia.

Pero el estudio halló que, en muchos casos, la condición médica de una persona tiene poco que ver con la decisión de quién es remitido a un hospital más grande y quién no.

Además de las preocupaciones en cuanto a la salud, "la edad, el sexo y la raza ayudan a predecir si los pacientes serán remitidos de un hospital comunitario a un hospital más grande luego de un ataque cardiaco", sostuvo el Dr. Jeffrey Berger, investigador líder y becario de cardiología del Centro médico de la Universidad de Duke.

Su equipo halló que los hombres blancos más jóvenes tenían significativamente más probabilidades de que los enviaran a centros de atención más grandes de alta calidad, en comparación con las mujeres o los pacientes de las minorías.

El tratamiento en centros de mayor tamaño, que tienen tecnología y personal para realizar angioplastias y cirugías de derivación, hace la diferencia en cuanto a los resultados de los pacientes, aseguró Berger. En su análisis de alrededor de 400,000 casos en los que estuvieron involucrados pacientes mayores de 64, los investigadores hallaron que los índices de mortalidad después del ataque cardiaco eran de 8.7 por ciento para los pacientes remitidos a centros más grandes, en comparación con el 18.5 por ciento para los tratados en centros comunitarios de menor tamaño.

El tratamiento del ataque cardiaco en hospitales comunitarios incluye darle al paciente medicamentos anticoagulantes fuertes, aseguró Berger. Pero anotó que las investigaciones han demostrado que, aún con el mayor tiempo necesario para el traslado a otro hospital, las intervenciones quirúrgicas tienden a tener mejores resultados que el uso de medicamentos a la hora de tratar un ataque cardiaco.

Berger presentó sus hallazgos el domingo durante las sesiones científicas anuales del American College of Cardiology en Atlanta.

En su estudio, el equipo de la Duke examinó datos de 2001 a 2003 de los U.S. Centers for Medicare and Medicaid Services. Durante ese periodo, un total de 399,775 pacientes mayores de 64 fueron ingresados a hospitales que no contaban con los recursos para realizar angioplastias o cirugías de derivación. Poco más de la tercera parte de estos pacientes fue trasladado posteriormente a un centro de mayor tamaño, en donde se realizaron estos procedimientos.

Según los datos, los hombres de raza blanca que habían tenido ataques cardiacos menos graves tenían más posibilidades de ser trasladados a hospitales de mayor tamaño, sostuvo Berger.

El estudio halló que era 16 por ciento menos probable que las mujeres fueran trasladadas, en comparación con los hombres. En comparación con los pacientes blancos, los estadounidenses de origen africanos tuvieron 31 por ciento menos probabilidades de ser transferidos, y los hispanos, 47 por ciento menos. La edad fue otro factor decisivo. A medida que aumentó la edad, también aumentaron las probabilidades de que los pacientes permanecieran en un hospital comunitario.

"Nuestros hallazgos subrayan preocupaciones persistentes acerca de la disparidad en la atención de la salud en ciertos subgrupos", aseguró Berger. Determinar las razones específicas para estas desigualdades es difícil, "pues podrían ser cuestiones sociales, de los pacientes o del centro de salud", aseguró.

Entre las razones de la sociedad podrían estar el hecho de que las personas de trasfondos socioeconómicos más deprimidos tienen menos opciones para traslados, aseguró Berger. Algunos pacientes podrían también rehusarse a ser trasladados porque se sienten más cómodos cerca de casa, dijo. Los factores de atención de la salud, como la suposición de que los pacientes de mayor edad tienen menos probabilidades de beneficiarse de intervenciones más agresivas también podrían tener algo que ver.

"Hace falta más investigación para traducir estos hallazgos en una mejora a la calidad de la atención de la salud", aseguró Berger.

El estudio de la Duke es apenas uno de muchos artículos sobre las disparidades en el sexo y la raza en cuanto a la atención de la salud que se presentan en la reunión de Atlanta. Según la Dra. Nieca Goldberg, jefa de atención cardiaca femenina del Hospital Lenox Hill de Nueva York, "algunos de los pacientes más enfermos no tienen acceso a atención realmente importante y necesitamos evaluar las razones potenciales y hallar maneras de mejorar la atención".

Más información

Para más información sobre el tratamiento de un ataque cardiaco, visite el National Heart, Lung, and Blood Institute.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Jeffrey Berger, M.D., M.S., cardiology fellow, Duke University Medical Center, Durham, N.C.; Nieca Goldberg, M.D., chief, women's cardiac care, Lenox Hill Hospital, New York City; March 12, 2006, presentation, 55th annual scientific sessions, American College of Cardiology, Atlanta

Last Updated: