Estudio favorece un tipo de endoprótesis recubierta

Aún así, los expertos hacen un llamado a que haya ensayos mejores y más largos sobre estos dispositivos para abrir las arterias

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 4 de octubre (HealthDay News/HispaniCare) -- Un estudio italiano reciente parece elegir un ganador entre dos endoprótesis vasculares recubiertas de fármacos de amplio uso y costosas que se usan para mantener abiertas las arterias enfermas.

Los investigadores concluyen que Cypher, un dilatador de malla recubierto de sirolimus, fabricado por Cordis Inc., es mejor para los pacientes que su competidor, Taxus, fabricado por Boston Scientific y recubierto con otro fármaco, paclitaxel.

Su equipo informó acerca de sus hallazgos en la edición del 15 de octubre del Journal of the American College of Cardiology.

Sin embargo, algunos cardiólogos aseguraron que el hallazgo es menos que definitivo y agregaron que la corta duración (un año) del ensayo no prueba que las endoprótesis recubiertas sean mejores que las endoprótesis metálicas simples, que cuestan menos.

El verdadero problema es que los cardiólogos que usan las endoprótesis están informando sobre un índice inesperadamente alto de arterias que se vuelvan a cerrar, aseguró el Dr. Steven Nissen, presidente del departamento de medicina cardiovascular de la Clínica Cleveland y presidente del American College of Cardiology.

"Necesitamos más datos sobre los resultados a largo plazo", aseguró. "Estoy solicitando un estudio de un seguimiento de 4 ó 5 años".

El Dr. Bradley H. Strauss, director de cardiología de intervención del Hospital St. Michael de Toronto, escribió un editorial acompañante sobre el hallazgo. Expresó algo de confianza de que la endoprótesis de Cypher es, en realidad, ligeramente superior al modelo Taxus.

Aún así, Strauss también estuvo de acuerdo con Nissen que hacen falta ensayos controlados más largos y agregó que "sigue habiendo algo de fundamento que le haría a uno decir que no está del todo claro cuál [endoprótesis] es mejor.

Otro experto, el Dr. Sidney Smith, profesor de medicina de la Universidad de Carolina del Norte, estuvo de acuerdo en que hacen falta más estudios para decidir el asunto. "Lo que realmente hace falta es un estudio comparativo aleatorio. Otra cosa que me gustaría ver es un seguimiento de más de un año", agregó.

Los cirujanos se valen de diminutos tubos de malla que ayudan a mantener abiertas las arteria estrechas después de una angioplastia, un procedimiento para liberar la obstrucción de las arterias. Sin embargo, durante un periodo de meses o años, los pacientes con frecuencia se ven amenazados por un proceso llamado restenosis, en donde la arteria vuelve a estrecharse alrededor de la endoprótesis.

Las endoprótesis liberadoras de fármacos, que cuestan unos $2,000 cada una, se impregnan con medicamentos específicos que pueden ayudar a prevenir este proceso.

Desde su aparición al final de los 90, las dos principales endoprótesis liberadoras de fármacos, Cypher y Taxus se han enfrentado en varios ensayos sobre eficacia. Dos estudios recientes, publicados en septiembre en el New England Journal of Medicine, no lograron encontrar un ganador claro, aunque los investigadores le dieron una ligera ventaja al dispositivo Cypher.

En este estudio, los cardiólogos de varios centros médicos italianos realizaron un estudio comparativo de las dos endoprótesis. Un total de 1,676 pacientes recibieron los dispositivos después de una angioplastia.

El equipo halló que la incidencia de eventos cardiacos adversos durante el año siguiente fue del 9.2 por ciento para la endoprótesis de sirolimus y de 14.1 por ciento para la endoprótesis de paclitaxel.

Aún así, Nissen aseguró que el estudio tiene sus fallas.

"Primero, esto es un estudio de observación. Las razones por las que los médicos usaron una endoprótesis u otra no se tuvo en cuenta", anotó. "Algunos médicos podrían preferir uno sobre el otro".

Lo más importante, según Nissen, es que las cifras fueron generadas por puntos extremos "suaves", es decir, problemas de salud relativamente sencillos en lugar de eventos cardiacos significativos que serían más preocupantes para los pacientes. "Si uno lee la tabla, se ve que la mayoría de los puntos extremos más fuertes, como el infarto del miocardio [ataque cardiaco], no alcanzan significación estadística, aseguró.

Finalmente, el seguimiento promedio por paciente fue de 290 días, un periodo relativamente corto. "Acabamos de oír sobre problemas con estos dispositivos en el segundo y tercer año", aseguró Nissen. "Algo que sea superior en el corto plazo podría no serlo a largo plazo".

La única manera de determinar cuál endoprótesis es mejor es con un estudio más prolongado y a gran escala en el que se controlen todos los factores cuidadosamente, aseguró Nissen.

Según Nissen, los dispositivos recubiertos de fármacos siguen siendo el dispositivo preferido de los cardiólogos estadounidenses y tienen el 90 por ciento del mercado, aunque su costo es sustancialmente superior al de las endoprótesis de metal simple. Sin embargo, ha habido una indicación de una ligera reducción en su uso reciente. En Europa, las endoprótesis recubiertas de fármacos tienen cerca del 50 por ciento del mercado, anotó Nissen.

Más información

La U.S. Food and Drug Administration, tiene más información sobre las endoprótesis liberadoras de fármacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

Last Updated: