¿Podrían revertir las células madre el daño de un ataque cardiaco?

Una terapia podría revolucionar el tratamiento de pacientes cardiacos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 31 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Joel Parran, odontólogo de 61 años de Maryland, sufrió un ataque cardiaco el 19 de marzo mientras hacía ejercicio en un gimnasio de su ciudad.

Fue llevado de emergencia al Hospital Johns Hopkins de Baltimore, en donde fue sometido a una cirugía cardiaca, en la cual se le insertaron cuatro dilatadores en sus arterias angostadas. Parran, por lo demás saludable y en forma, se recuperaba rápida y satisfactoriamente de la operación.

Entonces, los médicos le preguntaron si quería participar en un experimento médico sin precedentes, la infusión de células madre adultas de la médula ósea de un donante que posiblemente podrían revertir el daño a su tejido cardiaco causado por el ataque.

"Lo pensé muy bien", relató Parran. "Para ser honesto, nunca pensé que esto sería una situación de vida o muerte, pero si existía una posibilidad de tener éxito recibiendo las células madre, y que éstas podrían regenerar algo del tejido muscular, y entonces pensé, '¿qué puedo perder?'"

Luego de una serie de exámenes como respiración pulmonar, TC y IRM, los médicos le inyectaron las células por vía intravenosa, un procedimiento que, según él, duró siete minutos. Permaneció en el hospital cuatro días mientras los médicos monitoreaban su condición.

Ahora, dos semanas después de que todo el asunto comenzara, Parran ya está trabajando, tratando a sus propios pacientes y sin mostrar ningún efecto secundario, a excepción de la picazón causada por uno de los medicamentos que se le administró durante la cirugía.

Y mientras los médicos no atribuyen la recuperación de Parran a la terapia con células madre, esperan que surjan pruebas en un plazo de seis meses de que el tratamiento ayudó a reparar cualquier tejido cardiaco dañado.

Parran es el primer paciente en participar en el estudio de la Hopkins que actualmente está en curso y sobre el que los médicos dicen que podría cambiar significativamente la dirección del cuidado cardiaco. En lugar de sólo manejar los efectos negativos de un ataque cardiaco, como sucede actualmente, los investigadores esperan poder crear un nuevo tratamiento que pueda llegar a reparar el músculo cardiaco dañado por un ataque.

Se cree que se trata del primer ensayo clínico en los EE.UU. con células madre mesenquimales utilizadas para reparar el músculo dañado por un ataque cardiaco, según los investigadores de la Hopkins. Las células madre mesenquimales son aquellas que forman piel, músculo, huesos y cartílago.

"Es sumamente emocionante para nosotros, luego de estudiar la reparación cardiaca, poder comenzar finalmente el estudio. Esto podría revolucionar la manera como se tratan los ataques cardiacos", aseguró el Dr. Joshua Hare, profesor de medicina e ingeniería biomecánica de la Escuela de Medicina e Instituto Cardiaco de la Universidad Johns Hopkins, líder del estudio.

"Estamos reclutando activamente pacientes y ansiosos de poder contar con ellos para este estudio de seguridad fase I", agregó.

Al infundir cierto tipo de células madre adultas de un donante en la sangre de las víctimas recientes de ataque cardiaco, los médicos de la Hopkins esperan poder replicar los resultados de los estudios con animales, en los que las células madre inyectadas maduraron y reemplazaron el tejido cicatrizado que se había desarrollado luego de un ataque cardiaco con nuevo tejido cardiaco sano.

El estudio está abierto para hombres y mujeres entre 18 y 85 años que hayan tenido un ataque cardiaco. Pero hay una condición, deben estar listos para la terapia de células madre en la Escuela de Medicina de la Johns Hopkins dentro de los días siguientes al ataque cardiaco.

"Este es un campo todavía muy inexplorado, pero podría ofrecer potencialmente un beneficio clínico muy, muy grande", expresó el Dr. Warren Sherman, director del Laboratorio de Cateterización Cardiaca del Centro Médico Mount Sinai de la Ciudad de Nueva York. "Actualmente se están haciendo investigaciones activas en tres áreas, si hay algún tipo de célula que pueda ayudar al paciente, cuál es el mejor momento para administrarla, y qué mecanismo se puede utilizar para hacerlo".

Sherman sostuvo que parte del trabajo en el campo también incluye cosechar las células madre de las mismas víctimas del ataque cardiaco y usarlas para reparar el músculo cardiaco e inyectarlas directamente en éste.

En experimentos anteriores con animales en la Hopkins, Hare y sus colegas hallaron que las células madre mesenquimales, cuando se introducían en el torrente sanguíneo, migraban al sitio en el que el tejido cardiaco había sido afectado por el ataque. Una vez allí, maduraban y reemplazaban el tejido cicatrizado muerto con tejido cardiaco principalmente sano y de aspecto normal que dejaba apenas un pequeño rastro del daño del ataque cardiaco.

"Los músculos parecer ser muy dóciles para el crecimiento de las células madre", dijo Hare. En cerdos, añadió, el tejido cicatrizado se redujo en un 50 por ciento en un plazo de dos meses desde la inyección de células madre.

Hare espera ver resultados similares en el estudio con humanos en un plazo de entre tres y seis meses.

Las células mesenquimales se hallan en la médula ósea de los adultos humanos y tienen el potencial de desarrollarse en células maduras que producen grasa, cartílago, tendones óseos y músculos. Los investigadores aseguraron que, debido a que se encuentran en una etapa inicial de desarrollo, no desencadenan una respuesta inmune cuando se instalan en el cuerpo de otra persona.

La fase I del estudio doble ciego de la Johns Hopkins se está realizando con el apoyo de Osiris Therapeutics, con sede en Baltimore, que desarrolló el producto de células madre.

Hare aseguró que la primera parte del ensayo será de seguridad para determinar las dosis y medir el mejoramiento cardiaco. Por eso se restringe el estudio a personas que no hayan tenido enfermedad cardiaca antes del ataque que los lleva al estudio.

Más información

Para más información sobre cómo funciona el corazón, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Joshua Hare, M.D., professor of medicine and biomechanics, Johns Hopkins University School of Medicine and Johns Hopkins Heart Institute, Baltimore; Joel Parran, D.D.S., Columbia, Md.; Warren Sherman, M.D., director, Cardiac Catheterization Laboratory, Mount Sinai Medical Center, New York City, and director, Cardiac Cell-Based Endovascular Therapies Center for Interventional Vascular Therapy, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; photo of Dr. Joshua Hare, courtesy Johns Hopkins University

Last Updated: