La depresión y la ansiedad pueden entorpecer los esfuerzos por recuperarse de un ataque cardiaco

In English

MIÉRCOLES, 16 de octubre de 2019 (HealthDay News) -- Recuperarse de un ataque cardiaco puede ser duro, pero una nueva investigación sugiere que la depresión, la ansiedad y el estrés pueden hacer que sea incluso más difícil.

"La ansiedad puede llevar al miedo a otro evento cardiaco e impedir que las personas sean activas", comentó la autora del estudio, Angela Rao, de la Universidad de Tecnología de Sídney, en Australia. "La depresión y la ansiedad también pueden afectar a la capacidad de retener la información nueva necesaria para realizar cambios en la conducta relacionada con la salud".

El equipo de Rao siguió a casi 4,800 pacientes que se sometieron a rehabilitación cardiaca en dos hospitales de Sídney entre 2006 y 2017.

Una evaluación de la salud mental mostró que un 18, un 28 y un 13 por ciento de los pacientes tenían una depresión, una ansiedad o un estrés de moderados a extremos, respectivamente.

Los pacientes con una depresión moderada fueron mucho más propensos a abandonar la rehabilitación cardiaca (un 24 por ciento) que los que tenían síntomas leves o ningún síntoma (un 13 por ciento). Se observó lo mismo en los pacientes con ansiedad (un 32 frente a un 23 por ciento) y estrés (un 18 frente a un 10 por ciento).

Más o menos la mitad de los pacientes con una depresión o una ansiedad moderadas que en realidad completaron la rehabilitación cardiaca no tuvieron mejoras significativas en sus afecciones de salud mental.

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista European Journal of Preventive Cardiology.

"Los pacientes cardiacos con depresión son más propensos a sentirse abatidos y desesperanzados, lo que reduce su capacidad de gestionar sus síntomas", comentó Rao en un comunicado de prensa de la revista.

"Esto podría minimizar los éxitos y exagerar los fracasos, reduciendo así su motivación para hacer ejercicio y completar un programa de rehabilitación cardíaca", explicó.

Los supervivientes a un ataque cardiaco deben recibir respaldo para dejar de fumar, hacer actividad física, mejorar sus hábitos de alimentación, reducir el estrés y controlar la presión arterial y el colesterol; todo esto puede lograrse a través de la rehabilitación cardiaca, anotaron los autores del estudio.

"La depresión puede disminuir las intenciones positivas de hacer ejercicio incluso cuando se recibe respaldo de profesionales de la salud y se es consciente de los beneficios", señaló Rao. "Las personas con ansiedad podrían subestimar sus capacidades, por ejemplo, para caminar en una cinta durante una clase de rehabilitación".

Los médicos deben evaluar la depresión y la ansiedad al principio y al final de la rehabilitación cardiaca para identificar a los pacientes que necesiten ayuda adicional, sugirió.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. ofrece más información sobre la rehabilitación cardíaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: European Journal of Preventive Cardiology, news release, Oct. 10, 2019

--

Last Updated: