La relación entre la obesidad y las enfermedades cardiacas aún no está clara

Expertos señalan que se necesita investigar más, sobre todo en lo concerniente a las diferencias por el sexo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES 15 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Aunque ambas condiciones suelen ir de la mano, la relación exacta entre la obesidad y la enfermedad cardiovascular es compleja y aún mal entendida, según un informe reciente.

Los expertos proponen más investigación en esta área, sobre todo en lo referente a las diferencias biológicas entre mujeres y hombres.

"Sabemos que el aumento de peso y la eliminación de grasa son diferentes entre hombres y mujeres. Investigar estas diferencias puede generar información valiosa sobre el desarrollo y la progresión de la enfermedad", señaló en una declaración preparada Sherry Marts, vicepresidenta de asuntos científicos para la Society for Women's Health Research.

Marts es también coautora del informe, que se basó en un taller de especialistas en obesidad y enfermedad cardiaca en los EE.UU. que se reunieron con el fin de desarrollar ideas para futuras investigaciones sobre las diferencias de sexo en la obesidad y la enfermedad cardiovascular.

Los hallazgos aparecen en la edición de marzo del Journal of Investigative Medicine.

El taller, celebrado en noviembre de 2005, fue organizado por la Society for Women's Health Research para discutir las recomendaciones del informe de los U.S. National Institutes of Health Obesity Research.

"El informe del grupo de trabajo incluía el sexo como variable poblacional, pero no recomendaba de manera explícita que se incrementara la investigación de las diferencias biológicas de sexo en la obesidad y las enfermedades relacionadas", señaló Marts.

Los expertos que participaron en el taller plantearon tres recomendaciones:

  • Investigar en el futuro la composición y distribución del tejido "adiposo". El tejido adiposo almacena las grasas, responde a las necesidades de energía del cuerpo al movilizar las grasas, y genera señales químicas involucradas con la regulación del apetito. La distribución del tejido adiposo, que difiere entre hombres y mujeres, juega un papel importante en el riesgo de la enfermedad cardiovascular.
  • Estudios que analicen la duración de la vida en hombres y mujeres. Estos estudios podrían ayudar a explicar por qué las mujeres presentan enfermedad cardiovascular un promedio de 10 años más tarde que los hombres.
  • La necesidad de depurar las herramientas actuales y de desarrollar nuevos métodos de medición para estudiar la ingesta de energía, el gasto de energía, el aumento de peso, la obesidad y el riesgo de enfermedad cardiovascular en animales y humanos. Las medidas actuales no están bien estandarizadas y no siempre son apropiadas según el sexo.

"La obesidad se ha convertido en una pandemia, y su impacto sobre la salud es amplio, complejo y variado dependiendo del individuo. Es por ello que necesitamos un enfoque interdisciplinario que tome en cuenta factores como el sexo", dijo Marts. "Ésta seguirá siendo un área importante de estudio en las próximas décadas, debido a que la enfermedad cardiaca es la causa número uno de mortalidad entre hombres y mujeres estadounidenses".

Más información

El U.S. National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases tiene más información sobre las consecuencias para la salud del sobrepeso o la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Society for Women's Health Research, news release, March 2007

--

Last Updated: