Click Here for HealthDay's Coronavirus Liveblog

Las pastillas de aceite de pescado podrían ser de ayuda después de un ataque cardiaco, según los especialistas

Pero una revisión no encuentra que ayude a prevenir los problemas cardiacos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 13 de marzo de 2017 (HealthDay News) -- Los médicos quizá deban pensar en recetar pastillas de aceite de pescado para los supervivientes de ataque cardiaco y los pacientes con insuficiencia cardiaca crónica, sugieren las nuevas recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

El aceite de pescado podría ayudar a prolongar la vida de esos supervivientes, según la asociación del corazón.

Por otra parte, los complementos no pueden recomendarse para prevenir los problemas cardiacos en primer lugar, dijo el Dr. David Siscovick, autor principal del informe.

Esto es así porque no se ha realizado ningún ensayo clínico sobre los efectos del aceite de pescado en personas que no tengan una enfermedad cardiaca.

Por otra parte, hay unos pocos ensayos que han dado aceite de pescado a personas con un riesgo más alto de enfermedad cardiaca, debido a la diabetes o al colesterol alto, por ejemplo. Excepto uno, el resto no encontró nada.

"Muchas personas toman aceite de pescado con la esperanza de prevenir la enfermedad cardiaca", reconoció Siscovick. "Pero no hay evidencias de que eso sea así".

El aceite de pescado es rico en ácidos grasos omega 3, que generalmente se piensa que son buenos para el corazón. El aceite de pescado (como el salmón, el atún o la caballa) son buenas fuentes, pero muchas personas toman complementos.

Un estudio encontró que aproximadamente el 8 por ciento de los adultos estadounidenses (casi 19 millones de personas) habían consumido aceite de pescado el último mes, según la asociación cardiaca.

Las nuevas recomendaciones se basan en una revisión de 15 ensayos clínicos que evaluaron los efectos del aceite de pescado en la salud cardiaca. Trece se realizaron tras 2002, la última vez que la asociación del corazón publicó sus recomendaciones sobre el aceite de pescado.

"Pensamos que era el momento adecuado para retomar esta cuestión y revisar las evidencias", señaló Siscovick. "Queríamos ayudar a orientar a los médicos, porque los pacientes preguntan sobre el aceite de pescado con frecuencia".

Sin embargo, no todo el mundo cree que las nuevas recomendaciones son útiles.

"Francamente, no puedo respaldar esto. Creo que es un mal servicio para el público", dijo el Dr. Steven Nissen, presidente de medicina cardiovascular en la Clínica Cleveland, en Ohio.

Nissen no ve que haya evidencias convincentes de que el aceite de pescado beneficie realmente a los pacientes con problemas cardiacos. Comentó que los estudios con supervivientes al ataque cardiaco han obtenido conclusiones contradictorias, algo que la asociación cardiaca también menciona en su informe.

Con respecto a la recomendación sobre la insuficiencia cardiaca, señaló Nissen, se basa solamente en un ensayo que mostró un pequeño efecto en los resultados de los pacientes.

"Ellos [la asociación del corazón] deberían haber dicho que la cuestión está por decidir todavía", sugirió.

A veces se receta omega 3 para tratar los niveles muy altos de triglicéridos. Pero las personas pueden conseguir aceite de pescado de venta libre, por supuesto. Esto es en parte lo que preocupa a Nissen: algunos pacientes con problemas cardiacos, dijo, podrían ir a la tienda naturista y comprar aceite de pescado, quizá en lugar de los medicamentos recetados.

"Lo que temo es que esto provoque algunos daños graves al público", comentó Nissen.

Para hacer sus últimas recomendaciones, la asociación del corazón analizó los ensayos clínicos que se centraron en los supervivientes a un ataque cardiaco. Cada ensayo asignó aleatoriamente a los pacientes a añadir aceite de pescado a sus medicamentos estándar o a permanecer con el tratamiento estándar solo (y, en algunos estudios, tomar pastillas de placebo).

Dos ensayos más antiguos (previos a 2002) encontraron que el aceite de pescado reducía el riesgo de los pacientes de morir o de sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular en alrededor de un 15 por ciento. Los ensayos más recientes no encontraron estos beneficios.

Un ensayo de 2008 hizo pruebas con el aceite de pescado en pacientes con insuficiencia cardiaca, una enfermedad crónica y progresiva en la que el corazón no puede bombear la sangre de forma lo suficientemente eficiente para satisfacer las necesidades del cuerpo.

En general, los pacientes que tomaban aceite de pescado experimentaron una reducción del 8 por ciento en su riesgo de ser hospitalizados o de fallecer en un periodo de 4 años.

Basándose en estos ensayos, los médicos quizá puedan añadir aceite de pescado al tratamiento, indicó la asociación del corazón.

Pero todavía quedan preguntas por responder: ¿Por qué, por ejemplo, los ensayos recientes con pacientes con un ataque cardiaco no muestran ningún beneficio?

La asociación del corazón apuntó a una posible explicación: Los pacientes de los estudios recientes eran mucho más propensos a estar tomando estatinas, o a haberse sometido a una angioplastia o a otro procedimiento de limpieza de las arterias después del ataque cardiaco.

De modo que es posible que el aceite de pescado tenga poco efecto cuando un paciente ya esté siguiendo un tratamiento estándar "máximo".

¿Por qué iba el aceite de pescado ser beneficioso para los pacientes con problemas cardiacos? Según Siscovick, las evidencias sugieren que no es por la prevención de las placas que obstruyen las arterias y evitando el ataque cardiaco.

En lugar de eso, dijo, el aceite de pescado podría reducir el riesgo de un problema del ritmo cardiaco que supone una amenaza para la vida.

La revisión examinó solamente los estudios de aceite de pescado, y no los de ácidos grasos omega 3 procedentes del pescado. Pero la Asociación Americana del Corazón hace tiempo que recomendó a las personas que comieran pescado graso al menos dos veces a la semana.

El nuevo informe aparece en la edición en línea del 13 de marzo de la revista Circulation.

Más información

La Asociación Americana del Corazón tiene más información sobre el pescado y los ácidos grasos omega 3.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: David Siscovick, M.D., M.P.H., senior vice president, research, New York Academy of Medicine, New York City; Steven Nissen, M.D., chairman, cardiovascular medicine, Cleveland Clinic, Ohio; March 13, 2017, Circulation, online

Last Updated: