Los medicamentos para destruir coágulos no conducen a un poco común problema de hemorragia cardiaca

El uso extendido de estos fármacos no ha incrementado la tasas de taponamiento cardiaco

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 10 de noviembre (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un estudio de la Universidad de Duke señala que las tasas de taponamiento cardiaco, un problema cardiaco potencialmente mortal que puede sobrevenir luego de un ataque al corazón, no se han incrementado con el uso extendido de medicamentos para destruir coágulos para tratar pacientes de ataque cardiaco.

El taponamiento cardiaco ocurre cuando el saco (pericardio) que rodea el corazón se llena de sangre y fluidos. Luego de un ataque cardiaco, el músculo cardiaco se puede desgarrar, lo que causa sangrado dentro del pericardio. Esto puede causar una rápida reducción de la presión sanguínea, lo que puede llevar a la pérdida de la conciencia o a la muerte. Los médicos pueden drenar la sangre o fluido del pericardio punzándolo.

El sangrado es uno de los efectos secundarios importantes de los medicamentos que destruyen coágulos. Debido a eso, hubo alguna preocupación de que el uso extendido en pacientes de ataque cardiaco podría llevar a un aumento en las tasas de taponamiento cardiaco.

Antes de que el uso de medicamentos que destruyen coágulos se hiciera extensivo al principio de los noventa, las tasas de desgarre y taponamiento cardiaco entre pacientes de ataque al corazón se encontraban entre el 4 y el 8 por ciento.

En el estudio, los investigadores de la Universidad de Duke analizaron la información de más de 100,000 pacientes alrededor del mundo y hallaron que el 0.85 por ciento de los pacientes de ataque cardiaco agudo sufrieron un taponamiento mientras permanecían en el hospital.

El estudio concluyó que las tasas de taponamiento en aquellos pacientes es similar, si no más baja, a las tasas observadas antes de que se hiciera uso extendido de los fármacos que acaban con los coágulos. Aún así, los autores del estudio instan a los médicos a ponerle mucha atención a las señales de taponamiento en los pacientes de ataque cardiaco agudo.

Los hallazgos se presentaron el 9 de noviembre en las sesiones científicas de la American Heart Association en Nueva Orleáns.

Más información

La U.S. National Library of Medicine tiene más información sobre el taponamiento cardiaco.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Duke University, news release, Nov. 9, 2004

--

Last Updated: