Con frecuencia se observa un ligero deterioro tras la recuperación de un accidente cerebrovascular

Un estudio halla que las personas con menos acceso a la atención médica son las que podrían experimentan el mayor deterioro

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de Healthday

JUEVES, 25 de junio (HealthDay News/Dr. Tango) -- En un plazo de cinco años después de un accidente cerebrovascular, incluso los que logran recuperarse de esta afección experimentan un deterioro gradual, sobre todo los que tienen un acceso limitado a la atención médica, plantea un estudio reciente.

El accidente cerebrovascular es la tercera causa principal de muerte en Estados Unidos, y cerca de 795,000 personas del país sufren cada año un accidente cerebrovascular, de acuerdo con la American Heart Association.

"Por lo general, el accidente cerebrovascular es una afección episódica que ocurre en eventos distintos", dijo el investigador principal del estudio, el Dr. Mandip S. Dhamoon, residente de neurología del Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, "nuestros datos sugieren que, en términos de funciones, el accidente cerebrovascular está considerado como una afección crónica que muestra un deterioro sostenido en el tiempo, incluso ante la ausencia de eventos distintos como accidentes cerebrovasculares recurrentes o ataques cardiacos", dijo.

El informe aparece en la edición en línea del 25 de junio de Stroke.

Para el estudio, el equipo de Dhamoon recopiló datos sobre 525 participantes del Estudio del norte de Manhattan. Todos tenían 40 años o más cuando tuvieron el accidente cerebrovascular por primera vez.

Los investigadores calificaron la función de las personas a lo largo del tiempo, evaluaron su capacidad para llevar a cabo diez actividades con y sin ayuda. Lo hicieron cada año durante un periodo de cinco años.

El equipo encontró que "aún cuando los pacientes recuperan la mayoría de sus funciones en los primeros meses después de un accidente cerebrovascular isquémico, se hicieron gradualmente más dependientes en los cinco años siguientes", apuntó Dhamoon. Un accidente cerebrovascular isquémico es causado por un coágulo que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro.

"Las probabilidades de una recuperación completa, es decir de vivir con independencia o necesitar muy poca ayuda, desciende tanto como nueve por ciento al año en un periodo de cinco años", destacó. "Al mismo tiempo, las probabilidades de que los pacientes tengan una discapacidad grave en comparación con los primeros seis meses aumentó tanto como trece por ciento al año".

Tener un seguro médico también tuvo un efecto significativo sobre el deterioro de la función a lo largo del tiempo, señaló Dhamoon. "Los pacientes que no tenían seguro y los cubiertos por Medicaid experimentaron un deterioro significativo en la función a lo largo de cinco años, en comparación con los que tenían Medicare o un seguro privado", dijo.

El acceso a la atención de la salud no es sólo importante al momento del accidente cerebrovascular, sino en los años posteriores, dijo Dhamoon. "Es probable que los que tienen un peor acceso a la atención de salud sean menos propensos a recibir una rehabilitación continua y quizá menos propensos a controlar su presión arterial y otros factores de riesgo", destacó.

Además, las personas de mayor edad, los diabéticos, los solteros, los que tenían accidentes cerebrovasculares más graves, los que tenían accidente cerebrovascular en el lado derecho o los que tenían incontinencia urinaria a la semana del accidente cerebrovascular eran más propensos a tener una discapacidad en un periodo de cinco años, destacó Dhamoon.

El equipo de Dhamoon está estudiando actualmente un grupo de casi 3,000 personas que no habían sufrido un accidente cerebrovascular cuando se inscribieron en el Estudio del norte de Manhattan. Los investigadores piensan usar los datos recopilados a lo largo de ocho o nueve años para comparar la tasa de deterioro funcional entre las personas que tuvieron un accidente cerebrovascular durante el periodo de seguimiento y los que no.

Sin embargo, el Dr. Majaz Moonis, director del Programa de prevención y de servicios del accidente cerebrovascular del Centro Médico Memorial de la Universidad de Massachusetts, dijo que el estudio no tomó en cuenta varios factores claves.

La prevención del accidente cerebrovascular es una estrategia de manejo integral y los autores no tomaron en cuenta el uso de medicamentos para evitar un segundo accidente, dijo Moonis. "Tampoco analizaron el impacto de la rehabilitación intensiva sobre este deterioro retardado", dijo.

"Personalmente, no hemos observado un deterioro tan uniforme en nuestra clínica de prevención del accidente cerebrovascular en los últimos ocho años de seguimiento estrecho", destacó Moonis. "La diferencia podría estar relacionada con una intervención y un seguimiento más estrecho. En nuestro servicio de prevención del accidente cerebrovascular, damos seguimiento a los pacientes cada seis meses con los mejores paradigmas de gestión médica".

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de los EE. UU tiene más información sobre el accidente cerebrovascular.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Mandip S. Dhamoon, M.D., M.P.H., neurology resident, Columbia University College of Physicians and Surgeons, New York City; Majaz Moonis, M.D., director, Stroke Services and Stroke Prevention Program, University of Massachusetts Memorial Medical Center, Worcester, Mass.; June 25, 2009, Stroke, online

Last Updated: