Follow Our Live Coverage of Covid-19 Developments

De acuerdo con un estudio, no se ha comprobado que el pescado proteja al corazón

Aún así, expertos aseguran que la presencia de grasas omega 3 ofrece un beneficio muy probable

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

VIERNES 24 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Un reciente estudio británico asegura que la creencia de que las grasas omega 3 presentes en pescados grasosos puede ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca está lejos de estar comprobada.

Expertos estadounidenses estuvieron de acuerdo con la afirmación, aunque también recalcaron que quienes no tienen enfermedad cardiaca no resultarán perjudicados por consumir pescado y muy posiblemente estarán haciendo algo bueno para ellos mismos. Además, hay pruebas claras de que el consumo de omega 3 ayuda a las personas que ya han tenido ataques cardiacos u otros problemas del corazón, agregó.

El informe, publicado en el British Medical Journal del 25 de marzo, resumió los hallazgos de 89 estudios acerca de los efectos del consumo de omega 3, proveniente de pescados o complementos, sobre la mortalidad total, los problemas cardiacos, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer.

La imagen es "confusa", concluyó Lee Hooper, conferencista en síntesis de investigación y nutrición de la Universidad de Anglia Oriental en Norwich, Inglaterra, y autor líder del informe. Dos estudios importantes sí mostraron un beneficio, pero un estudio grande más reciente, no lo hizo, advirtió.

Un problema para interpretar los hallazgos es que la mayoría de los ensayos incluían personas que ya habían tenido problemas cardiacos, como ataques o angina. Reunir estos estudios arrojó conclusiones que se pueden describir como equívocas, sostuvo Hooper.

"Si se reúnen los resultados, por cada 100 muertes en el grupo de control (los que no recibieron omega 3), se observan 87 en los que tomaron suplementos", relató. "Sin embargo, podría ser de apenas 74 o de hasta 102. Nuestro mejor cálculo es de 87".

Lo que hace falta para determinar los verdaderos beneficios preventivos del consumo de omega 3 es mayores estudios y más grandes, opinó Hooper. "Por el momento, simplemente no estamos seguros, por lo que debemos ser precavidos", dijo.

Esta es prácticamente la conclusión a la que llegó un panel de expertos reunido en junio de 2004 por el U.S. National Heart, Lung, and Blood Institute.

"En cuanto a la prevención primaria, todavía no tenemos respuesta y la conclusión del panel fue que hacía falta más estudios antes de hacer recomendaciones al público en general", aseguró el Dr. Eliseo Guallar, profesor asociado de epidemiología y medicina del la Facultad de salud pública Bloomberg de la Johns Hopkins y miembro del panel.

Esos estudios, que serían costosos, no han comenzado aún, aseguró Guallar. "Y si se hubieran de hacer, no sabríamos que resultados habría a los 5, 6 ó 7 años a partir de hoy", agregó.

No hay duda del valor del aceite de pescado omega 3 para las personas que ya tienen problemas cardiacos, dijo Guallar. Un estudio de personas que sufrieron ataques cardiacos mostró que tomar 850 miligramos de aceite de pescado a diario reducía sustancialmente el riesgo de muerte súbita, anotó.

Pero, si bien los aceite de pescados son "muy promisorios para la prevención primaria" en personas que no tengan enfermedad cardiaca, "no lo sabemos con certeza", advirtió. Aún así, respalda la recomendación de la American Heart Association de consumir al menos dos comidas con pescado a la semana.

La asociación del corazón también recomienda consumir plantas como soya, canola y linaza, que contienen otra versión de los aceites omega 3.

Alice R. Lichtenstein, profesora de salud pública y medicina familiar de la facultad de medicina de la Universidad de Tufts y vicepresidente del comité de nutrición de la American Heart Association no está tan segura del componente vegetal de la recomendación. No hay certeza de que el omega 3 de las plantas ofrezca los mismos beneficios que el de los pescados, aseguró.

Incluso cuando se trata de consumo de pescado, "no hay consenso", sostuvo Lichtenstein. De todos modos, comer pescado es buena idea, en parte porque mantiene buena parte de la carne grasosa fuera de la dieta, dijo y agregó que "el beneficio secundario de lo que no se come respalda el consumo moderado de pescado".

Sin embargo, es necesario tener cautela en cuanto al tipo de pescado que consuma, advirtió Lichtenstein. No todos los pescados son ricos en omega 3 y algunos productos de pescado comerciales están fritos, lo que elimina buena parte del beneficio, recalcó.

La macarela, la trucha de agua dulce, el arenque, las sardinas, el atún blanco y el salmón son buenas fuentes de omega 3, según la asociación del corazón.

Más información

Esto es lo que la American Heart Association tiene que decir acerca de los ácidos grasos omega 3.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Lee Hooper, Ph.D., lecturer in research synthesis and nurition, University of East Anglia, Norwich, England; Eliseo Guallar, M.D., associate professor of epidemiology and medicine, Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Baltimore; Alice H. Lichtenstein, D.Sc, professor of public health and family medicine, Tufts University School of Medicine, Boston; March 25, 2006, British Medical Journal

Last Updated: