El pescado ayuda a las estatinas a proteger el corazón

Según un estudio japonés, se cree que los ácidos grasos omega 3 podrían ser la clave

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

VIERNES 30 de marzo (HealthDay News/HispaniCare) -- Las personas que toman medicamentos para disminuir el colesterol conocidos como estatinas y que también consumen ácidos grasos omega 3, que por lo general se encuentran en el pescado y el aceite de pescado, tienen mayores probabilidades de evitar los problemas cardiacos que los pacientes que sólo toman estatinas.

Esa es la conclusión de un nuevo estudio de investigadores japoneses, que aparece en la edición del 31 de marzo de The Lancet.

"Nuestro estudio muestra que el uso a largo plazo de EPA (un ácido graso omega 3) a dosis terapéuticas es efectivo para la prevención de los eventos coronarios importantes en los pacientes de hipercolesterolemia (colesterol alto) de Japón a quienes se administran estatinas y que consumen una alta cantidad de pescado", afirmó el Dr. Mitsuhiro Yokoyama, investigador principal. Yokoyama es profesor de la Facultad de postgrados en medicina de la Universidad de Kobe.

En el estudio, conocido como el Estudio de intervención sobre lípidos con EPA de Japón, Yokoyama y sus colegas asignaron a 18,645 personas para recibir 1,800 miligramos de uno de los ácidos grasos omega 3, el ácido eicosapentaenoico (EPA), todos los días además de una estatina, o sólo una estatina.

Durante un periodo de seguimiento promedio de 4.6 años, los investigadores encontraron una reducción del 19 por ciento en los eventos coronarios importantes entre los pacientes que tomaban EPA. Los pacientes que tomaban EPA también experimentaron 19 por ciento menos eventos no fatales (entre ellos ataques cardiacos no fatales, angina inestable y revascularización coronaria) que las personas que sólo tomaban estatinas. Sin embargo, la incidencia de muerte cardiaca súbita y la muerte por enfermedad cardiaca no varió entre los grupos.

Los efectos preventivos de la EPA son tanto de interés clínico como de importancia terapéutica, apuntó Yokoyama. "Se piensa que el EPA ejerce su efecto de estabilización de la placa a través de mecanismos que son independientes a la reducción del colesterol", añadió.

La enfermedad y la muerte por enfermedad de la arteria coronaria son muy bajas en Japón, en comparación con los Estados Unidos y el norte de Europa, señaló Yokoyama. "Esta diferencia podría explicarse en parte por las diferencias en los hábitos dietéticos, lo que incluye el consumo de pescado. Deseamos saber si nuestros resultados pueden ser generalizados a otras poblaciones que consumen poco pescado y que tienen una alta mortalidad por enfermedad de la arteria coronaria", dijo.

Un experto considera que los resultados del estudio no son sorprendentes, pero sí interesantes, porque la investigación se llevó a cabo en un país en que las personas comen mucho más pescado que en los Estados Unidos.

"Este estudio ofrece aún más evidencia del beneficio de los ácidos grasos omega 3 en la protección contra ataques cardiacos y otros eventos cardiacos", aseguró el Dr. Dariush Mozaffarian, profesor asistente de epidemiología de la Facultad de medicina y de la Facultad de salud pública de la Harvard, y autor de un editorial acompañante en la revista.

Mozaffarian apuntó que el ensayo se llevó a cabo, en parte, para determinar si la combinación de EPA con una estatina podría ser efectiva para la reducción de los eventos cardiacos.

Aunque sí pareció haber un beneficio de tomar EPA, combinarlo con una estatina es una sola pastilla no es necesario, dijo Mozaffarian. "Los fabricantes farmacéuticos se enfrentan al vencimiento de sus patentes sobre las estatinas", apuntó. "La idea de combinar una estatina y EPA en una sola pastilla es en realidad tan sólo mercadeo", añadió.

Mozaffarian anotó que una dieta sana debe suministrar suficiente EPA para reducir el riesgo de problemas cardiacos. "Las personas deben obtener una dosis de ácidos grasos omega 3 que proteja el corazón consumiendo pescado dos veces por semana", aconsejó.

Más información

Las últimas recomendaciones sobre los ácidos grasos omega-3 están disponibles en la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Mitsuhiro Yokoyama, M.D., Ph.D., professor of medicine, Kobe University Graduate School of Medicine, Japan; Dariush Mozaffarian, M.D., Harvard Medical School and Harvard School of Public Health, Boston; March 31, 2007, The Lancet

Last Updated: