¿Es la presión arterial variable un nuevo factor de riesgo para accidente cerebrovascular?

Según los expertos las fluctuaciones significativas podrían justificar tratamientos específicos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 11 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Una investigación británica reciente sugiere, contradiciendo la sabiduría médica establecida sobre la presión arterial y los accidentes cerebrovasculares, que la presión arterial extremadamente variable, y no sólo la hipertensión, pueden aumentar sustancialmente el riesgo de accidente cerebrovascular.

"Algunas personas tienen una hipertensión muy estable, en cuyo caso la hipertensión simple es lo que cuenta, pero la variabilidad de la hipertensión episódica es muy común e importa mucho más que la presión arterial media en algunos pacientes", señaló el Dr. Peter Rothwell, profesor de neurología de la Universidad de Oxford y autor líder de cuatro artículos en las ediciones del 13 de marzo de The Lancet y The Lancet Neurology.

Un artículo examinó la hipertensión y la variabilidad de la presión en cuatro grupos de 2,000 personas, cada uno de los cuales había sufrido accidentes cerebrovasculares menores conocidos como ataques isquémicos transitorios (AIT). Las siguientes son las señales de aviso del accidente cerebrovascular.

Hallaron que la gente que presentaba la mayor variación en la presión arterial sistólica (la medida superior en una lectura de presión arterial) a lo largo de siete consultas médicas, tenían seis veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular de consideración. La gente que presentó las lecturas más elevadas de presión arterial tuvo quince veces más probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

"El diagnóstico y tratamiento insuficientes de la hipertensión es un problema de consideración aparentemente de difícil solución en todos los sistemas de atención de la salud", aseguró Rothwell. "La nueva investigación muestra que parte del programa probablemente se debe a un reconocimiento inadecuado de los efectos de la variabilidad de la presión arterial sobre el diagnóstico en la práctica médica rutinaria en la atención primaria. Muestra que los médicos necesitan hacer diagnósticos basados en medidas de presión arterial que varían sustancialmente entre una consulta y otra".

El mensaje para los médicos es que necesitan cambiar la manera como perciben la presión arterial, dijo.

"Todas las directrices clínicas actuales instan a los médicos a ignorar la variabilidad y las lecturas elevadas ocasionales y a depender exclusivamente de la presión arterial promedio para varias visitas o la monitorización de 24 horas", señaló Rothwell. "La nueva investigación muestra que el aumento de la variabilidad en la presión arterial, los niveles de máximos de presión arterial y la hipertensión episódica se relacionan con riesgos elevados de accidente cerebrovascular y otros eventos vasculares, y recalcan que conformarse con que la presión arterial sea normal a veces es errado".

Otros artículos de Rothwell y sus colegas indicaron que los médicos deberían tener en cuenta la variabilidad de la presión arterial al escoger entre la gran cantidad de medicamentos que ahora se recetan para controlar la hipertensión. Un metaanálisis de 389 ensayos controlados halló que los efectos de la variabilidad de la hipertensión explicaron por qué algunos tipos de medicamentos para la hipertensión eran más efectivos que otros para prevenir el accidente cerebrovascular. Otro artículo examinó la mayor efectividad de los bloqueadores del canal del calcio y los diuréticos a base de tiazidas frente a los bloqueadores beta para reducir el riesgo de accidente cerebrovascular.

El resultado: "Los bloqueadores del canal del calcio y los diuréticos a base de tiazidas reducen la variabilidad de la [presión arterial], mientras que los bloqueadores beta la aumentan", concluyó Rothwell.

Hizo un llamado al desarrollo de medicamentos nuevos que al mismo tiempo estabilizarían y reducirían la presión arterial. "Los medicamentos que redujeron la variabilidad sin reducir la presión arterial promedio debería poder seguir previniendo el accidente cerebrovascular y probablemente sean útiles para los pacientes que no pueden tolerar reducciones en el promedio de presión arterial", según la hipótesis de Rothwell.

La variabilidad puede ser medida fácilmente cuando la gente visita a sus médicos, aunque "el hecho de que tanta gente ahora monitoriza su presión arterial en casa sería útil para identificar la variabilidad", dijo.

"Me parece que estos hallazgos son muy importantes e interesantes, y hasta podrían revolucionar el tratamiento de la presión arterial en el futuro", señaló el Dr. Philip B. Gorelick, director del Centro de Investigación del Accidente Cerebrovascular de la Universidad de Illinois y destacado experto estadounidense en presión arterial y accidente cerebrovascular. "Ofrecen una base muy importante para el cambio en tratamientos futuros".

Los hallazgos de Rothwell ya están comenzando a afectar la práctica de Gorelick, dijo.

"Primero, podríamos comenzar a evaluar pacientes que tengan medidas de presión arterial en busca de variabilidad para determinar si podemos elegir clases de medicamentos que puedan reducir la variabilidad", aseguró Gorelick. "Además, ciertamente podremos adoptar un programa en casa para detectar la variabilidad de la presión arterial, aunque la variabilidad entre consulta parece ser un factor más importante.

Los hallazgos también podrían afectar la opción del primer medicamento recetado para el control de la presión arterial, dijo. "Consideraríamos los bloqueadores del canal del calcio y los diuréticos como primera opción", señaló Gorelick.

Más información

Para más información sobre el control y la detección de la hipertensión arterial, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Peter Rothwell, M.D., Ph.D., professor, neurology, University of Oxford, England; Philip B. Gorelick, M.D., professor, neurology, and director, Center for Stroke Research, Chicago; March 13, 2010, The Lancet, The Lancet Neurology

Last Updated: