La contaminación del aire constituye un riesgo para la salud cardiaca de las mujeres posmenopáusicas

Estudio halla que, entre más alta y prolongada sea la exposición, mayor será la amenaza

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES 31 de enero (HealthDay News/HispaniCare) -- Las mujeres posmenopáusicas que viven en zonas con mayores niveles de contaminación están en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y de morir por su causa.

Esa es la conclusión de una investigación reciente que halló que el riesgo de enfermedad cardiaca es superior a lo que se pensaba anteriormente y que podría haber variaciones sustanciales entre ciudad y ciudad.

"El riesgo de tener un evento cardiovascular, es decir, un ataque cardiaco, un accidente cerebrovascular, necesitar cirugía cardiovascular o morir por causas cardiovasculares, aumentó", aseguró el Dr. Joel Kaufman, profesor de epidemiología y medicina ambiental y ocupacional de la Universidad de Washington.

El estudio es el primero en examinar casos nuevos de enfermedad cardiovascular, y no sólo la mortalidad. También es el primero en examinar los niveles de contaminación del aire en las ciudades. Los resultados aparecen publicados en la edición del 1 de febrero del New England Journal of Medicine.

"Es un estudio importante", apuntó el Dr. Len Horovitz, neumólogo del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Mostraron que la materia particulada más pequeña puede penetrar en los pulmones y causar daño con el tiempo".

La materia particulada fina está compuesta por partículas diminutas de hollín o polvo que flotan en el aire. "La gran parte proviene de la combustión de combustibles fósiles, aunque la combustión de materia vegetativa también afecta a algunas ciudades", explicó Kaufman. "En los EE.UU. en general, básicamente estamos hablando de plantas de energía, combustión de carbón y escapes de vehículos automotores, sobre todo de diesel".

La enfermedad cardiovascular es la causa principal de muerte en los EE.UU. y causa una de cada tres muertes. Según los autores, reducir la contaminación de partículas finas en el aire podría reducir la enfermedad cardiovascular y las muertes.

Para el estudio, Kaufman y sus colegas examinaron a 65,893 mujeres posmenopáusicas de 36 regiones metropolitanas de los EE.UU. que participaron en la Women's Health Initiative, un estudio de gran tamaño financiado por el gobierno diseñado para examinar la salud cardiaca, el cáncer y la osteoporosis en las mujeres. Ninguna de las participantes tenía dolencias cardiovasculares al comienzo del estudio en 1994.

Cada aumento de 10 microgramos de materia particulada fina por metro cúbico se relacionó con un aumento de 24 por ciento en el riesgo de eventos cardiovasculares y un aumento de 75 por ciento en el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

Las mujeres que tienen una mayor exposición promedio a largo plazo están en mayor riesgo. Y los riesgos variables para la salud dentro de las ciudades con frecuencia fueron mayores que entre ciudad y ciudad.

Los científicos no están seguros de cómo aumenta la contaminación de partículas finas los riesgos para la salud, aunque es posible que su inhalación acelere el desarrollo de ateroesclerosis, el endurecimiento de las venas.

Un editorial acompañante en la publicación hizo un llamado a estándares ambientales a largo plazo.

"La EPA [U.S. Environmental Protection Agency] sí hizo más estrictos los estándares de 24 horas, pero desatendió a sus asesores científicos sobre los estándares a largo plazo. Se pueden hacer más estrictos", aseguró Horovitz.

Kaufman agregó que "este no es un estudio que necesariamente describe decisiones sobre la salud a nivel individual. No se trata de decir que alguien tiene que hacer algo. Lo que necesitamos hacer realmente es esforzarnos por reducir estos niveles y pensar que la contaminación es un factor de riesgo, como fumar, la diabetes y el colesterol. Necesitamos pensar en la contaminación como causa de efectos para la salud ahora y no sólo como un factor incómodo y algo que llena de niebla el horizonte".

Más información

Puede encontrar información diaria sobre la contaminación en más de 150 ciudades en la U.S. Environmental Protection Agency.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Joel D. Kaufman, M.D., professor of environmental and occupational medicine and epidemiology, University of Washington, Seattle; Len Horovitz, M.D., pulmonary specialist, Lenox Hill Hospital, New York City; Feb. 1, 2007, New England Journal of Medicine

Last Updated: