Las nuevas normas sobre la presión arterial podrían prevenir muchos segundos ACV, según un estudio

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 6 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Tratar la presión arterial de los supervivientes a un accidente cerebrovascular (ACV) de forma más agresiva podría prevenir una cantidad sustancial de muertes, según estima un estudio reciente.

El año pasado, las nuevas directrices del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology, ACC) y la Academia Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) redujeron el umbral para el diagnóstico de la hipertensión. Dijeron que las personas deberían pensar en empezar el tratamiento cuando las cifras sean de 130/80 mm Hg o mayores, en lugar del umbral de 140/90 mm Hg, que se ha usado durante mucho tiempo.

El nuevo estudio intentó estimar qué pasaría si los supervivientes a un ACV en EE. UU. tuvieran como objetivo esas cifras más bajas. La conclusión: se podrían prevenir un tercio más de muertes.

Pero los expertos enfatizaron que los hallazgos no son definitivos. Son un estimado basado en un estudio del gobierno en proceso que hace un seguimiento de la salud de los estadounidenses.

"Se trata de un análisis de simulación", dijo el investigador principal, el Dr. Alain Lekoubou, de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur. "Los mejores datos procederán de los ensayos clínicos y los estudios prospectivos".

Los estudios prospectivos son los que siguen a un grupo de pacientes a lo largo del tiempo para ver cómo les va en un determinado tratamiento, por ejemplo.

El Dr. Steven Nissen, presidente de medicina cardiovascular en la Clínica Cleveland, expresó la misma idea.

"Simplemente no sabemos si estos beneficios se lograrán realmente", comentó Nissen, que no participó en el estudio.

El objetivo de la investigación, dijo Lekoubou, era predecir cómo las directrices del ACC y la AHA podrían afectar a la atención médica de los supervivientes a un ACV, un grupo con un riesgo alto de sufrir otro ACV.

Los investigadores recurrieron a los datos de un estudio federal de gran tamaño que recopiló información sobre la salud, incluyendo las lecturas de la presión arterial, de adultos estadounidenses entre 2003 y 2014.

Según el antiguo objetivo de la presión arterial de 140/90, estimaron los investigadores, el tratamiento se recomendaría a aproximadamente un 30 por ciento de los supervivientes a un ACV en EE. UU. Eso se traduce a un poco más de 1.4 millones de estadounidenses.

Pero esa cifra pasaría hasta el 50 por ciento si todos los supervivientes a un ACV recibieron tratamiento según las nuevas directrices de ACC/AHA.

Los investigadores observaron luego las tasas de mortalidad entre los supervivientes a un ACV en EE. UU. con diferentes niveles de control de la presión arterial. Encontraron que entre los supervivientes que mantuvieron sus cifras por debajo de 130/80, un 5.5 por ciento fallecieron durante el periodo del estudio.

Esa cifra contrasta con un poco más del 8 por ciento de los supervivientes al ACV que mantuvieron su presión arterial por debajo de 140/90.

Pero esas cifras no demuestran que hacer que todos los pacientes de ACV cumplan con las directrices de ACC/AHA prevendrá esa cantidad de muertes, enfatizó Nissen.

El cambio de las directrices fue provocado en gran medida por un ensayo clínico llamado SPRINT. Ese ensayo mostró que un control más estricto de la presión arterial era mejor para las personas con unos factores de riesgo adicionales de enfermedad cardiaca y ACV, como por ejemplo obstrucción en las arterias cardiacas o enfermedad renal. Los que tuvieron un objetivo de controlar de forma más agresiva su presión arterial sistólica (en lugar de la cifra estándar de 140 o menos) tenían menos probabilidades de fallecer a lo largo de los próximos años.

El ensayo no mostró una reducción de los ACV en concreto, dijo Lekoubou. Pero, añadió, el estudio no contó con supervivientes a un ACV.

Otros ensayos, dijo Lekoubou, han mostrado que un control más estricto de la presión arterial puede reducir el riesgo de ACV recurrente. En general, indicó, la evidencia sugiere que por cada punto que rebajaban los pacientes de sus cifras de presión arterial, el riesgo de sufrir otro ACV se reducía en un 4 por ciento.

Aun así, reducir la presión arterial con medicamentos puede conllevar algunos inconvenientes, sobre todo para los pacientes mayores y más frágiles, indicó Nissen. "Ciertamente, una reducción de la presión arterial muy agresiva puede conllevar algunos riesgos de mareos y caídas", dijo.

"Por otra parte", añadió Nissen, "queremos prevenir la recurrencia de los ACV".

La moraleja, según Nissen, es que no hay un tratamiento que valga para todo el mundo, y los supervivientes a un ACV deberían hacer algunas preguntas a su médico.

"Si su presión arterial no está ya dentro del objetivo más bajo recomendado, deberían sentarse con el médico y tener una conversación", planteó.

Y la medicación no es el único modo de lograr unas cifras mejores, enfatizó Lekoubou.

Los cambios en el estilo de vida son igual de importantes, dijo. "Con unas opciones saludables del estilo de vida, quizá necesite menos medicamentos para reducir su presión arterial".

Nissen se mostró de acuerdo en que el ejercicio regular y una dieta saludable son clave. Como ejemplo apuntó al plan de alimentación DASH (por las siglas en inglés de método dietético para detener la hipertensión). Es rico en alimentos como la fruta, la verdura, los granos ricos en fibra y los productos lácteos bajos en grasa, y bajo en sodio, azúcar y grasa saturada.

Los hallazgos aparecen en la edición del 6 de junio de la revista Journal of the American Heart Association.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece consejos sobre la reducción de la presión arterial.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Alain Lekoubou, M.D., M.Sc., instructor, neurology, Medical University of South Carolina, Charleston; Steven Nissen, M.D., chairman, cardiovascular medicine, Cleveland Clinic, Ohio; June 6, 2018, Journal of the American Heart Association, online

Last Updated: