Muchos supervivientes a un ACV no mejoran sus hábitos de salud

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES, 24 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Se supone que la mayoría de personas intentarían cambiar las conductas malsanas tras un susto de salud grande, como un accidente cerebrovascular (ACV), pero una nueva investigación sugiere que la mayoría de personas no lo hacen.

Incluso podrían adoptar peores hábitos.

Menos de uno de cada 100 supervivientes a un ACV cumplía con las siete metas para un corazón sano identificadas por la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). Y apenas 1 de cada 5 cumplía cuatro de esas metas.

Las metas, conocidas como "Life's Simple 7" (algo así como las 7 cosas sencillas de la vida), incluyen no fumar, comer una dieta saludable, hacer actividad física con regularidad, llegar a un peso sano y controlar la hipertensión, el colesterol y los niveles de azúcar.

La proporción de supervivientes al ACV que no cumplían con ninguna de esas metas aumentó de un 18 por ciento en 1988-1994 a un 35 por ciento en 2011-2014, encontró el estudio.

En ese periodo, la obesidad también aumentó, de un 27 a un 39 por ciento. La diabetes y la prediabetes aumentaron de un 49 a un 56 por ciento. Y el porcentaje de supervivientes al ACV con una dieta mala aumentó de un 14 a un 51 por ciento.

El estudio ofreció algunas buenas noticias. Las tasas de hipertensión y colesterol alto se redujeron más o menos en un 19 y un 27 por ciento, respectivamente.

"Aunque con los años los supervivientes al ACV tienen unos mejores niveles de colesterol y presión arterial, a los supervivientes de ACV les está yendo mal respecto a su peso, control de la diabetes, dieta y ejercicio", señaló la investigadora del estudio, la Dra. Amytis Towfighi.

"Controlar esos factores [es] esencial para prevenir otro ACV, y para mejorar los resultados tras un ACV", añadió Towfighi, directora de servicios neurológicos en el Departamento de Servicios de Salud del Condado de Los Ángeles.

Dijo que las personas con las puntuaciones más bajas (las que cumplían con cero o una de las metas de Life's Simple 7) eran más propensas a ser pobres, negras y a tener un nivel educativo inferior a la escuela secundaria.

En cuanto al motivo de que las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular no parecen motivadas para mejorar su salud, Towfighi dijo que este grupo parece reflejar a la población general.

"En concreto, la presión arterial y el colesterol han mejorado, mientras que la obesidad y la diabetes han aumentado", dijo.

"Pero lo sorprendente de este estudio fue el empeoramiento en las conductas del estilo de vida, en específico la dieta y el ejercicio", señaló Towfighi, y anotó que hay varias teorías sobre por qué esto está ocurriendo. Los factores posibles incluyen una falta de información sobre la salud, unas malas habilidades de autogestión, y la discapacidad.

"El cambio conductual es extremadamente difícil, sobre todo cuando uno tiene barreras adicionales impuestas por el ACV, como la discapacidad y la falta de independencia", explicó Towfighi.

Pero a partir del estudio no estuvo claro cuántas personas que habían tenido un ACV sufrían de una discapacidad física o mental continua.

El estudio incluyó a casi 1,600 personas que habían tenido un accidente cerebrovascular. Todos tenían más de 18 años, y habían participado en una encuesta nacionalmente representativa que incluyó a casi 68,000 adultos.

La Dra. Shazia Alam, directora de servicios del ACV en el Hospital Winthrop de la NYU, en Mineola, Nueva York, dijo que es bueno ver que la hipertensión y los niveles de colesterol se están reduciendo. Pero añadió que es "alarmante" enterarse de que los supervivientes al ACV están cumpliendo tan pocas de las metas.

"Quizá no tengan acceso a la atención o a un médico, y si no tienen esas cosas, es probable que no tengan acceso a una membresía en un gimnasio y las herramientas que podrían necesitar para perder peso", planteó Alam, que no participó en el estudio.

Añadió que los hallazgos la ayudarán a dirigirse mejor a los supervivientes al ACV que necesitan una intervención y una educación adicionales.

El estudio se presentó el miércoles en la conferencia de la Asociación Americana del Accidente Cerebrovascular (American Stroke Association), en Los Ángeles. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información, visite Life's Simple 7 de la Asociación Americana del Corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Amytis Towfighi, M.D., director of neurological services, Los Angeles County Department of Health Services; Shazia Alam, D.O., director, stroke services, NYU Winthrop Hospital, Mineola, N.Y.; Jan. 24, 2018 presentation, American Stroke Association meeting, Los Angeles

Last Updated: