Un programa 'culturalmente adaptado' ayuda a los hispanos a reducir el riesgo de ACV

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

JUEVES, 11 de octubre de 2018 (HealthDay News) -- Un programa para enseñar a los pacientes hispanos con un accidente cerebrovascular (ACV) habilidades para reducir su presión arterial y su riesgo de otro ACV tuvo mucho éxito, según un nuevo estudio.

El estudio incluyó a 552 pacientes con ACV blancos, negros e hispanos de cuatro hospitales de la ciudad de Nueva York. Todos fueron asignados al azar a un grupo de control que recibió las instrucciones de alta usuales y panfletos sobre el ACV, o a un grupo que participó en un programa de prevención del ACV basado en habilidades y culturalmente adaptado que utilizó materiales bilingües.

Antes de dejar el hospital, los pacientes en el programa trabajaron con un coordinador de salud comunitaria para aprender a comunicarse con sus médicos, a tomar los medicamentos recetados según las recomendaciones, y a mejorar la salud de sus vasos sanguíneos.

Los pacientes recibieron llamadas telefónicas de seguimiento tres días, un mes y tres meses tras salir del hospital.

Un año tras el alta, la presión arterial entre los hispanos que participaron en el programa era en promedio 9.9 mm Hg más baja que la del grupo de control. Eso equivale a una reducción de casi un 40 por ciento en su riesgo de ACV, según los investigadores de la Universidad de Nueva York (NYU).

Pero no hubo diferencias significativas en la presión arterial entre los grupos de pacientes blancos y negros del estudio.

"Nuestros hallazgos muestran el potencial de enfocarse en las habilidades que las personas de verdad pueden utilizar (mejorar la comunicación con el médico o clarificar su régimen farmacológico) de forma que se sientan que pueden hacer algo para reducir su riesgo de ACV", comentó la autora principal del estudio, Bernadette Boden-Albala, en un comunicado de prensa de la NYU, donde es decana asociada sénior de investigación y desarrollo de programas en el Colegio de Salud Pública Global de la universidad.

"Al entrenar a los pacientes para que se hagan responsables de controlar los factores de riesgo, esta intervención permite que el proceso sea sostenible más allá del sistema de la atención de la salud", comentó Boden-Albala.

Cada año, 200,000 de los 800,000 ACV que ocurren en Estados Unidos son ACV recurrentes, que son particularmente discapacitantes y letales.

"Los individuos hispanos, que son la población inmigrante de más rápido crecimiento en Estados Unidos, tienen un riesgo más alto de ACV, pero son menos propensos a ser conscientes de si tienen hipertensión [presión arterial alta] y menos propensos a cumplir con su régimen de medicamentos", dijo Boden-Albala.

"El hecho de que viéramos una reducción en la presión arterial entre los participantes hispanos sugiere que la intervención abordó algunas de esas diferencias", añadió.

El estudio aparece en la edición del 8 de octubre de la revista JAMA Neurology.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EE. UU tiene más información sobre el accidente cerebrovascular.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTE: New York University, news release, Oct. 8, 2018

--

Last Updated: