Unos escáneres informan de hace cuánto tiempo ocurrió un ACV

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 17 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Una nueva técnica de escaneo con IRM puede ayudar a los médicos a determinar con más precisión en qué momento una persona sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) y si los anticoagulantes conservarán su cerebro.

Esta técnica podría salvar los cerebros de las personas que sufren ACV "del despertar", en que los síntomas se hacen aparentes tras despertarse tras una noche de sueño, señaló el investigador líder, el Dr. Gotz Thomalla, neurólogo en el Centro Médico Universitario en Hamburgo, Alemania.

"Los pacientes tratados con este nuevo método tienen un 60 por ciento más de probabilidades de tener un mejor resultado funcional 90 días después del ACV con unos síntomas neurológicos mínimos o ninguno, y sin discapacidad", señaló Thomalla.

Una cantidad significativa de pacientes de ACV no tienen ni idea de cuándo comenzó su ACV. Por ejemplo, alrededor de un 20 por ciento de todos los pacientes de ACV reconocen los síntomas tras despertarse en la mañana, dijo Thomalla.

Esos pacientes por lo general no reciben anticoagulantes para disolver el coágulo que provoca el ACV, apuntó Thomalla. Esto se debe a que los medicamentos se recomiendan para usarlo en un plazo de 4.5 horas desde el inicio de los síntomas, y no hay forma de saber cuándo comenzaron los síntomas.

Pero Thomalla y sus colaboradores sospechaban que al menos algunos pacientes podrían todavía beneficiarse de anticoagulantes, si los escáneres mostraban que su ACV seguía sucediendo.

Para evaluarlo, los investigadores utilizaron dos tipos de IRM para revisar el estado de 503 víctimas de ACV.

El primer tipo de escáner, llamado imágenes de difusión ponderada, muestra los cambios tempranos en el cerebro tras el inicio del ACV, dijo Thomalla. El segundo tipo de escáner, el FLAIR (por las siglas en inglés de recuperación de inversión atenuada de fluido), revela el daño tras varias horas de un ACV sin tratar.

La diferencia entre las dos pruebas puede dar a los médicos una buena idea de si los anticoagulantes serían útiles para conservar la función cerebral de la víctima de ACV, aseguró Thomalla.

"Si esta diferencia es aparente", anotó, "entonces es probable que el paciente siga dentro de las 4.5 horas tras el inicio de los síntomas, y por tanto es probable que se beneficie de la trombólisis", o el tratamiento para disolver los coágulos peligrosos.

Thomalla añadió que es un método que los hospitales pueden adoptar con facilidad, dado que ambos tipos de prueba están ampliamente disponibles y no requieren de mucho procesamiento.

"En realidad, el método de tratamiento que ahora ha resultado efectivo en nuestro ensayo ya ha sido adoptado por una creciente cantidad de centros de ACV en Europa", dijo.

Esta técnica de escaneo puede ayudar a identificar a una minoría significativa de pacientes que no están siendo tratados con anticoagulantes pero que se beneficiarían de los mismos, aseguró el Dr. Joseph Broderick, director del Instituto de Neurociencias Gardner de la Universidad de Cincinnati.

Broderick anotó que de 1,362 pacientes evaluados con los dos tipos de IRM, 503 se consideraron buenos candidatos para los anticoagulantes.

En este ensayo clínico, la mitad de esos 503 candidatos recibieron los anticoagulantes y los demás un placebo, para ver si los anticoagulantes harían alguna diferencia. Los pacientes que recibieron el tratamiento finalmente tuvieron una función cerebral significativamente mejor que los del grupo del placebo.

"Este es el tercio de los pacientes en que no sabíamos la hora de inicio del ACV", dijo Broderick. "Es un grupo que no podíamos tratar antes, sin datos que lo respaldaran. No se trata de una población grande de pacientes, pero el tratamiento hará una diferencia para esos pacientes".

Esta técnica es parte de una tendencia general hacia la observación de los cambios reales en el cerebro para determinar las opciones adecuadas de tratamiento del ACV, dijo el Dr. Tudor Jovin, director del Instituto de Accidentes Cerebrovasculares del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh.

"Incluso cuando sabemos la hora de inicio, muchas veces es imprecisa", dijo Jovin. "Según la convención, consideramos que la hora de inicio fue la última vez que el paciente pareció normal. Pero eso no significa que se trata del momento en que ocurrió el ACV".

Entre el momento en que el paciente parecía normal y el momento en que se nota un déficit pasa un tiempo significativo, apuntó.

"El inicio del ACV puede en realidad ser en cualquier momento entre esos dos puntos", dijo Jovin. "Por eso la tendencia es cada vez más tratar a los pacientes basándose en los datos fisiológicos, no en la hora, porque la hora es tan imprecisa y arbitraria".

Si los hospitales adoptan esta nueva técnica, las personas con sospechas de ACV se someterían a más escáneres a corto plazo, dijo Broderick.

La mayoría de víctimas con sospechas de ACV ya reciben una TC rápida para buscar un coágulo, apuntó Broderick. Esto identifica rápidamente a la mayoría de los pacientes que se beneficiarían de trombolíticos o de cirugía de emergencia para eliminar el coágulo.

"Podemos resolver a la mayoría de pacientes, saber qué hacer con ellos, a partir de una TC", aseguró Broderick.

Los pacientes que pasen la TC pero presenten síntomas podrían recibir IRM de seguimiento para determinar si los anticoagulantes serían beneficiosos para ellos", añadió Broderick.

"Lo que este ensayo no responde es si se puede hacer lo mismo con TC", dijo Broderick, y anotó que las investigaciones futuras deberían reunir esas nuevas técnicas de evaluación dentro de la batería actual de imágenes por TC relacionadas con el ACV.

Los resultados del ensayo aparecen en la edición en línea del 16 de mayo de la revista New England Journal of Medicine.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre los ACV.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Gotz Thomalla, M.D., neurologist, University Medical Center, Hamburg, Germany; Joseph Broderick, M.D., director, University of Cincinnati Gardner Neuroscience Institute, Ohio; Tudor Jovin, M.D., director, Stroke Institute, University of Pittsburgh Medical Center; May 16, 2018, New England Journal of Medicine, online

Last Updated: