El ACV y los eventos cardiacos pueden dejarlo en el banquillo laboral

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 7 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Tras sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), ataque cardiaco o paro cardiaco, las personas son menos propensas a tener un empleo que sus pares sanos, muestra una investigación reciente.

Incluso si trabajan, podría ganar significativamente menos que las personas que no han sufrido un ACV o un evento cardiaco, encontraron los investigadores.

Aunque la mayoría de las personas que sufren uno de esos sustos graves de la salud al final vuelven al trabajo, alrededor de un 20 por ciento de los que han sufrido un ACV no habían vuelto al trabajo tres años más tarde.

Por otra parte, alrededor de un 5 por ciento de los que habían sufrido un ataque cardiaco no habían vuelto al trabajo, mientras que un 13 por ciento de los que habían tenido un paro cardiaco no habían vuelto al trabajo tras tres años. (El paro cardiaco sucede cuando el corazón de repente deja de latir).

El estudio encontró una reducción promedio en los ingresos anuales de más de 13,000 dólares tras un ACV, de unos 11,000 dólares tras un paro cardiaco, y de casi 4,000 dólares tras un ataque cardiaco.

"Cuando observamos el impacto de los eventos de salud, no debemos observar solo los resultados a corto plazo fáciles de medir, como la vida y la muerte. La calidad de vida y el bienestar económico son igual de importantes para las personas", señaló el autor del estudio, el Dr. Allan Garland, profesor de medicina y ciencias de la salud comunitaria en la Universidad de Manitoba y en el Centro de Ciencias de la Salud de Winnipeg, en Canadá.

Garland dijo que la mayoría de personas desean trabajar, de forma que es importante averiguar quién es más propenso a perder su capacidad de trabajar y de generar ingresos. Entonces, añadió, "necesitamos políticas del gobierno y de las empresas para intentar ayudar a esas personas a volver a trabajar y a ser más productivas".

Los eventos graves de la salud, como los ataques cardiacos, los paros cardiacos y los ACV pueden cambiar la vida, anotaron los autores del estudio. Esas afecciones podrían conducir a una pérdida en algunas capacidades, lo que podría dificultar que se vuelva al trabajo o que se vuelva al trabajo a tiempo completo.

Un tercio de los ataques cardiacos, un 40 por ciento de los partos cardiacos y una cuarta parte de los ACV ocurren en personas de 65 años o menores, según el informe.

Para ver qué impacto tenían esos eventos en la vida laboral de las personas, los investigadores pudieron utilizar una base de datos canadiense que enlaza los expedientes de los hospitales con la información de la declaración de impuestos. Observaron datos de 2005 a 2013.

Los investigadores buscaron a personas que habían sufrido un ataque cardiaco, paro cardiaco o ACV que habían estado trabajando durante dos años antes de su evento de salud. Todas tenían entre 40 y 61 años de edad.

El equipo de Garland comparó esos grupos con un grupo mucho mayor de personas sanas similares, y observaron el periodo de tres años tras el evento grave de salud.

"Esos tipos de desempleo y pérdidas en los ingresos tienen unas consecuencias amplias en toda la sociedad. En Estados Unidos, puede conducir a una pérdida del seguro de salud y al fenómeno de la bancarrota médica. El gobierno y las empresas soportan esos costos", advirtió Garland.

El Dr. Terrence Sacchi, jefe de cardiología en el Hospital Metodista Presbiteriano de Nueva York, en la ciudad de Nueva York, dijo que alguien que ha sufrido un ataque cardiaco tiene muchas más probabilidades de volver al trabajo que alguien que está mucho más enfermo, por ejemplo alguien que ha sufrido un ACV o un paro cardiaco.

Sacchi apuntó que el estudio muestra la necesidad de enfatizar la prevención.

"Modifique todos los factores de riesgo que pueda. Si tiene diabetes, trátela. Si tiene hipertensión o colesterol alto, trátelos. Si fuma, déjelo. Coma una dieta saludable y haga ejercicio para reducir las probabilidades de que ocurra de nuevo", aconsejó.

Sacchi también recomendó que las personas acudan a un programa de rehabilitación cardiaca, y "si siente que es capaz, puede volver al trabajo".

Los hallazgos aparecen en la edición del 7 de enero de la revista CMAJ.

Más información

Para más información sobre la vuelta al trabajo tras un ACV, visite la Asociación Nacional del Accidente Cerebrovascular (National Stroke Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Allan Garland, M.D., M.A., professor, medicine and community health sciences, co-head, section of critical care medicines, University of Manitoba, and physician, Health Sciences Centre Winnipeg, Canada; Terrence Sacchi, M.D., chief, cardiology, NewYork-Presbyterian Methodist Hospital, New York City; Jan. 7, 2019, CMAJ (Canadian Medical Association Journal)

Last Updated: