La inseguridad laboral podría ser nociva para el corazón

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 7 de enero de 2019 (HealthDay News) -- Perder el trabajo o sufrir una reducción importante en el sueldo no solo afecta a su bolsillo: podría aumentar drásticamente el riesgo de ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca o muerte.

Un nuevo estudio encuentra que las personas que sufren grandes oscilaciones en los ingresos a lo largo de los años son mucho más propensas a desarrollar una enfermedad cardiaca o a padecer una muerte prematura.

"Encontramos que los individuos en el tercio superior de volatilidad en los ingresos (los individuos con las mayores fluctuaciones en los ingresos) tenían un riesgo de casi el doble de enfermedad cardiovascular y muerte en los 10 años siguientes, en comparación con las personas que tenían la fluctuación de ingresos más baja", señaló la investigadora principal, Tali Elfassy, profesora asistente en la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Las personas que tenían los ingresos más volátiles entre 1990 y 2005 fueron poco más del doble de propensas a desarrollar una enfermedad cardiaca, y tenían un 78 por ciento más de probabilidades de fallecer de cualquier causa en la década siguiente, en comparación con las personas con los ingresos más estables, encontraron Elfassy y sus colaboradores.

Además, las personas que sufrieron dos o más reducciones en los ingreso en ese mismo periodo tenían 2.5 veces más probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiaca y un 92 por ciento más de probabilidades de morir de cualquier causa, en comparación con aquellas cuyos ingresos nunca se redujeron, mostraron los estudios.

El estudio solo encontró una asociación, y no pudo probar que las fluctuaciones provocaran los problemas de la salud.

Pero unos ingresos inestables pueden afectar la salud de una persona de varias formas, señaló Donna Arnett, expresidenta de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y decana del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Kentucky.

Las personas bajo estrés tienden a tener un aumento en la presión arterial y la inflamación, en gran parte debido a unos niveles más altos de la hormona de lucha o huída, el cortisol, dijo Arnett. Su capacidad de procesar el azúcar en la sangre también se ve afectada.

Unos problemas más prácticos también pueden afectar a la salud de las personas que pasan por una reducción en los ingresos, añadió Arnett.

"¿Quizá se trate de que no puede tomar sus medicamentos porque no pueden permitírselos, ni ver a un médico, ni tener la dieta adecuada?", planteó Arnett. "Creo que una multitud de motivos podrían contribuir a este hallazgos".

Elfassy apuntó que estudios anteriores han vinculado los ingresos con el riesgo cardiaco de una persona, pero esos estudios tienden a enfocarse en los ingresos en un solo momento.

"Como todos sabemos, los ingresos cambian a lo largo de la vida", dijo Elfassy. "En este estudio, nos interesaban los cambios en los ingresos con el tiempo y cómo esto se asociaba con la enfermedad y la mortalidad".

Para explorar ese tema, los investigadores recurrieron a un estudio cardiaco a gran escala que se estaba realizando en cuatro áreas urbanas de Estados Unidos: Chicago; Minneapolis; Birmingham, Alabama; y Oakland, California. Los investigadores recolectaron datos sobre casi 4,000 participantes que tenían entre 23 y 35 años de edad en 1990.

Como parte del estudio, las personas reportaron sus ingresos cinco veces entre 1990 y 2005, a intervalos regulares. Los investigadores evaluaron la volatilidad de los ingresos basándose en unas oscilaciones importantes en los ingresos.

El equipo siguió a esas personas para ver si los cambios en los ingresos se asociaban con sus resultados de salud.

Apenas alrededor de un 5 por ciento de la muestra no tuvo absolutamente ningún cambio en los ingresos en el periodo de 15 años, mientras que más o menos un 90 por ciento experimentaron al menos un aumento en su salario, reportaron los investigadores.

"Los individuos con una alta volatilidad de ingresos eran más propensos a ser mujeres, negros, a tener unos ingresos más bajos en general, y eran menos propensos a estar casados", dijo Elfassy. "También tenían menos años de educación que los que no tuvieron fluctuaciones en los ingresos".

¿Qué debería hacer alguien con unos ingresos muy inestables?

Arnett dijo que es difícil seguir una vida saludable para el corazón cuando uno se enfrenta al estrés de perder el trabajo o de una reducción en el salario.

"Cuando uno está en esas situaciones estresantes, hacer lo que es mejor resulta difícil. Uno entra en modo de supervivencia. Quizá sea más probable que beba una cerveza o fume un cigarrillo para aliviar el estrés", añadió Arnett.

Por otra parte, apuntó Elfassy, hacer algo de ejercicio puede ayudar a evitar los efectos nocivos de un salario en picada.

"No tiene que tomar una clase de yoga cara. Simplemente salir a caminar 15 minutos al día tendría beneficios en sí. Hay formas baratas de hacer la actividad física adecuada", aseguró Elfassy.

El estudio aparece en la edición en línea del 7 de enero de la revista Circulation.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre el estrés y la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Tali Elfassy, Ph.D., assistant professor, University of Miami Miller School of Medicine; Donna Arnett, MSPH, Ph.D., past president, American Heart Association, and dean of the University of Kentucky College of Public Health, Lexington, Ky.; Jan. 7, 2019, Circulation, online

Last Updated: