Millones de estadounidenses pueden estar usando unos medicamentos para el corazón equivocados

In English

Por
Reportera de HealthDay

LUNES, 4 de junio de 2018 (HealthDay News) -- Millones de estadounidenses podrían estar recibiendo un tratamiento erróneo para prevenir un ataque cardiaco o un accidente cardiovascular (ACV), sugiere un nuevo estudio.

Las recetas de la aspirina como anticoagulante, las estatinas para bajar el colesterol y los medicamentos para la presión arterial podrían ser incorrectas porque una herramienta que estima el riesgo parece tener un error de hasta un 20 por ciento, reportaron los investigadores de la Universidad de Stanford.

Eso significa que casi 12 millones de estadounidenses podrían tomar la medicación incorrecta, según el equipo dirigido por el Dr. Sanjay Basu, profesor asistente de medicina.

Parece que los medicamentos se recetan en exceso en muchos casos. Pero en los pacientes negros, los cálculos erróneos del riesgo podrían en realidad subestimar el riesgo, indicaron los autores del estudio.

Las herramientas de estimado del riesgo predicen la probabilidad de un ataque cardiaco o un ACV futuros en los próximos 10 años. Los médicos usan estas herramientas para ayudarles a decidir qué tratamiento necesita un paciente, si es que lo necesita.

Pero estas herramientas son útiles solo si son precisas. Ha existido la preocupación de que algunos de los métodos estadísticos usados para desarrollar una herramienta de estimado del riesgo que se usa habitualmente en 2013 podría tender a calcular mal el riesgo.

"Lo que inicialmente nos animó a hacer este estudio fue un paciente que yo tenía, un señor afroamericano que yo pensaba que tenía un riesgo bastante alto de ataque cardiaco o ACV. Pero cuando puse su información en la calculadora de internet, dio un estimado del riesgo extrañamente bajo", explicó Basu.

Cuando examinó esta cuestión, Basu dijo que vio a otros médicos hablando del problema. Y parecía que los estimados del riesgo eran tanto excesivos como demasiado bajos.

Los autores del estudio citaron el ejemplo de un fumador varón blanco de 46 años de edad con una presión arterial normal y unos niveles de colesterol anómalos. La herramienta de estimado del riesgo dijo que este hombre tendría un riesgo de más o menos un 11 por ciento de sufrir un ataque cardiaco o un ACV resultante de una acumulación de placa en las arterias en los próximos 10 años.

Cuando los investigadores usaron la misma información, pero cambiaron su raza a negro, la herramienta redujo el riesgo a menos del 7 por ciento. Eso significaría que ser negro reduciría el riesgo del hombre de sufrir in ataque cardiaco o un ACV en un 40 por ciento. Sin embargo, las investigaciones anteriores sugieren que ser negro aumenta, no reduce, el riesgo de ataque cardiaco y de ACV.

Basu dijo que la calculadora del riesgo evalúa la edad, el sexo, la raza, si se tiene o no diabetes, hipertensión o un nivel anómalo de colesterol, y si se fuma tabaco.

El Dr. Andrew DeFilippis, que escribió un editorial que acompaña al estudio, dijo que la herramienta del riesgo de 2013 usa información de los estudios de investigación realizados hace décadas.

DeFilippis es profesor asociado de medicina en la Universidad de Louisville.

Basu dijo que usar unos datos más recientes es un modo de mejorar la precisión. Cuando él y sus colaboradores actualizaron el modelo estadístico, produjeron lo que creyeron que es un estimado más preciso.

Pero Basu dijo que esta nueva calculadora de estimado del riesgo la deben validar otros investigadores para asegurarse de su precisión. Para ese fin, los investigadores han puesto sus modelos y cálculos estadísticos a disponibilidad de todo el mundo en internet.

Pero si esos cálculos iniciales se equivocaran en un 20 por ciento, lo que podría haber afectado a 11.8 millones de personas, ¿dónde deja eso a los pacientes?

"Si usted está preocupado, lo más importante es hablar con el médico. El cálculo del riesgo es uno de muchos factores que se tienen en cuenta al tomar una decisión sobre el tratamiento. Me preocupan más las personas a las que se ha dado una certeza que no era correcta", dijo Basu.

DeFilippis se mostró de acuerdo. "Nadie está diciendo que esto sea una receta que usted tenga que seguir. Para la mayoría de los profesionales clínicos es un punto de partida. Es una herramienta que usamos para intentar equilibrar los riesgos del tratamiento con el posible beneficio", dijo.

"No es probable que las personas que tienen un riesgo muy bajo o muy alto obtengan una respuesta distinta, pero las personas que estaban en el límite son las que podrían recibir una respuesta distinta", señaló DeFilippis.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición en línea del 4 de junio de la revista Annals of Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre los factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Sanjay Basu, M.D., Ph.D., assistant professor, medicine, Stanford University, Stanford, Calif.; Andrew DeFilippis, M.D., M.Sc., associate professor, medicine, and co-director, diabetes and cardiovascular disease prevention clinic, University of Louisville; June 4, 2018, Annals of Internal Medicine, online

Last Updated: