Unos riesgos cardiacos clave se reducen en los estadounidenses mayores

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 2 de abril de 2018 (HealthDay News) -- Los estadounidenses mayores redujeron de forma dramática sus riesgos de ataque cardiaco y accidente cardiovascular (ACV) en un periodo reciente de 20 años, encuentra un análisis reciente.

La razón más probable es un mayor uso de fármacos para controlar el colesterol y la presión arterial, además de un declive en el tabaquismo, según investigadores de la Universidad del Sur de California.

Los beneficios se observaron en ambos sexos, lo que sugiere que ahora las mujeres reciben una atención médica equivalente a la de los hombres, anotaron los autores del estudio.

"Antes pensábamos que los hombres tenían un riesgo cardiovascular más alto que las mujeres", apuntó la investigadora principal, Eileen Crimmins, profesora de gerontología. "Pero ahora vemos que todos mejoraron. El riesgo cardiovascular ha mejorado, y eso es algo muy positivo".

En general, "tanto hombres como mujeres son tratados por igual, y el tratamiento se ha hecho más efectivo", señaló Crimmins.

Los hallazgos podrían ayudar a explicar por qué la diferencia en la esperanza de vida entre los sexos se ha reducido, añadió.

En el estudio, el equipo de investigación analizó datos nacionales sobre adultos de a partir de 40 años de edad entre 1990 y 2010. Los factores de riesgo cardiaco estudiados incluyeron la presión arterial, el índice de masa corporal (IMC), el colesterol, los triglicéridos y el azúcar en la sangre.

Los especialistas cardiacos se alegraron del informe.

"La laguna decreciente de disparidades sexuales en el tratamiento de la enfermedad cardiaca es una señal promisoria de una mejora en la atención de la salud en general", apuntó la Dra. Rachel Bond, directora asociada de salud cardiaca de las mujeres en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

Esto sugiere que los programas de salud cardiaca para las mujeres han funcionado, dijo Bond, que no participó en el estudio.

"Considero estos hallazgos como una validación de estos programas, pero se deben seguir haciendo esfuerzos continuos", planteó Bond.

"El próximo objetivo poblacional deben ser las personas con unas edades más tempranas, y enfocarse en la prevención", añadió.

El Dr. Byron Lee es cardiólogo y electrofisiólogo en la Universidad de California, en San Francisco.

"Además de la reducción en los factores de riesgo reportada en este estudio, también hemos observado una reducción significativa en los ataques cardiacos y ACV en sí en el mismo periodo", comentó Lee, que no participó en el estudio.

Es probable que muchos estudios hayan contribuido al declive en los ataques cardiacos y ACV, dijo.

Pero "doy crédito sobre todo a nuestro método agresivo de reducir el colesterol con medicamentos como las estatinas", añadió Lee.

Según el estudio, la cantidad promedio de factores de riesgo cardiovascular se redujo en hombres y mujeres. La mayor mejora se observó en las personas de 60 a 69 años, dijo Crimmins.

Pero los hombres experimentaron una mejora constante a lo largo de los 20 años, mientras que las mejoras de las mujeres llegaron más tarde, entre 2000 y 2010.

Los riesgos cardiacos en las mujeres de 40 a 60 años de edad en realidad aumentaron entre 1990 y 2000, pero se redujeron en 2010, mostraron los hallazgos.

Ambos sexos se beneficiaron de los medicamentos para el colesterol, reportaron los investigadores. El porcentaje de hombres cuyos niveles de colesterol estaban bajo control aumentó de más o menos un 63 por ciento a más de un 96 por ciento. Entre las mujeres, los niveles de colesterol bajo control aumentaron de un 65 a un 88 por ciento.

Las mejoras podrían haber sido mayores si la obesidad y la diabetes no hubieran aumentado, anotaron los autores del estudio.

Aunque esas mejoras generales continuaron a lo largo de 2015, Crimmins predijo que el progreso futuro podría ser menos llamativo.

"Hemos llegado a un lugar en que no podemos lograr muchas más mejoras porque ya somos bastante buenos en el control del colesterol y [la hipertensión]", comentó Crimmins.

Para hacer más progresos significativos, el enfoque debe desplazarse a los cambios en el estilo de vida, como una dieta saludable y el ejercicio diario, sugirió.

Crimmins también dijo que la mayor prevalencia de un ritmo cardiaco anómalo llamado fibrilación auricular y la creciente obesidad podrían acabar por descompensar estas importantes ganancias.

El informe aparece en una edición reciente en línea de la revista Aging Clinical and Experimental Research.

Más información

Para más información sobre la salud del corazón, visite el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Eileen Crimmins, Ph.D., professor, gerontology, University of Southern California, Los Angeles; Rachel Bond, M.D., associate director, women's heart health, Lenox Hill Hospital, New York City; Byron Lee, M.D., professor, medicine, director, electrophysiology laboratories and clinics, University of California, San Francisco; March 22, 2018, Aging Clinical and Experimental Research, online

Last Updated: