Las estatinas no dañan al cerebro que envejece, e incluso podrían ayudar

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 18 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- Las preocupaciones respecto a que las estatinas para reducir el colesterol pudieran hacer daño al cerebro parecen no tener fundamento, según una investigación reciente.

"Las estatinas no lo convertirán en estúpido ni provocarán una pérdida de la memoria", aseguró la investigadora principal, la Dra. Katherine Samaras, profesora de medicina en la Escuela de Medicina Clínica St. Vincent's, en Darlinghurst, Australia.

Y en algunas personas en riesgo de demencia, las estatinas como Lipitor (atorvastatina) y Crestor (rosuvastatina), podrían mejorar la memoria y el funcionamiento mental, encontró su equipo.

Muchos millones de personas toman estatinas debido a la enfermedad cardiaca o al colesterol alto. Pero unos informes de que los fármacos pudieran provocar pérdida de la memoria llevaron a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. a requerir en 2012 unas advertencia de recuadro negro en todas las estatinas, apuntó.

Pero "no pudimos encontrar un impacto general en la memoria ni en ningún otro aspecto de la función cognitiva a lo largo de seis años en una población grande de personas mayores, que recibieron una abarcadora evaluación cada dos años", señaló Samaras.

La naturaleza observacional de este estudio significa que la investigación no se puede considerar concluyente, solo que existe un vínculo firme, anotaron los investigadores.

"Cualquier persona que tome estatinas y a quien le preocupe su memoria y cognición debe hablar sobre el tema con su médico. Pero, en general, los hallazgos del estudio deben tranquilizarnos mucho", dijo Samaras.

En el estudio, ella y sus colaboradores recolectaron los datos de más de 1,000 personas de 70 a 90 años que participaron en el Estudio sobre le memoria y el envejecimiento de Sídney. Unas 600 tomaban estatinas, y las habían tomado durante un promedio de nueve años.

Se evaluaron la memoria y las habilidades cognitivas (como la velocidad de procesamiento y el lenguaje) de todos los participantes al principio del estudio. No se observaron diferencias entre los que usaban y los que no usaban estatinas, según el informe.

Algunas personas también se sometieron a IRM para evaluar el volumen de su cerebro. Las IRM no mostraron diferencias significativas en el volumen cerebral entre los que usaban y los que no usaban estatinas a lo largo de dos años.

Y durante seis años, los investigadores no encontraron ninguna diferencia significativa en la memoria y la capacidad mental entre los que tomaban y los que no tomaban los fármacos.

Pero entre 99 personas que comenzaron a tomar estatinas durante el estudio, Samara y sus colaboradores encontraron que las estatinas se vinculaban con una tasa más baja de pérdida de la memoria.

Como se anticipaba, las estatinas protegieron a las personas de la enfermedad cardiaca y de los ataques cardiacos. En ese grupo, los fármacos también resultaron en una tasa más baja de declive en la memoria, en comparación con las personas que no tomaban estatinas.

Además, en las personas con enfermedad cardiaca, diabetes u otros factores de riesgo de la demencia, el uso de las estatinas ralentizó el deterioro mental en comparación con los no usuarios que sufrían de las mismas afecciones.

Al observar a las personas que portaban la mutación genética APOE-4, que las pone en un riesgo alto de enfermedad de Alzheimer, los investigadores encontraron que las estatinas parecían ralentizar de forma significativa la tasa de deterioro mental.

Pero entre los participantes sin enfermedad cardiaca que tomaban estatinas, la tasa de declive de la memoria fue similar que la de los que no tomaban el fármaco, mostraron los hallazgos.

El informe aparece en la edición en línea del 18 de noviembre de la revista Journal of the American College of Cardiology.

El Dr. Constantino Iadecola, profesor de neurología y neurociencias de Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York, fue coautor de un editorial publicado junto con el estudio. Dijo que "las estatinas tienen muchos efectos en el cerebro".

El cerebro es un 80 por ciento grasa, y tiene más colesterol que ningún otro órgano del cuerpo, y es muy sensible a cualquier cambio en la grasa, apuntó Iadecola.

"Entonces, no resulta sorprendente que modular el colesterol afecte al cerebro", señaló.

Reducir el colesterol en el cerebro podría reducir dos cambios vinculados con el Alzheimer: las placas de beta amiloide y los nudos de tau, anotó.

Pero se necesita más estudio para ver si las estatinas tienen o no un efecto positivo en la conservación de la función cognitiva, añadió Iadecola.

Por ahora, no aconseja tomar estatinas con el único fin de mantener las capacidades mentales, dado que esos fármacos pueden tener efectos secundarios.

Más información

Para más información sobre las estatinas, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Katherine Samaras, MBBS, professor, medicine, St. Vincent's Clinical School of Medicine, Darlinghurst, Australia; Costantino Iadecola, M.D., professor, neurology and neuroscience, Weill Cornell Medicine, New York City; Nov. 18, 2019, Journal of the American College of Cardiology, online

Last Updated: