Los desinfectantes no pueden parar a este peligroso germen de los hospitales

In English

MARTES, 16 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Los métodos estándar de descontaminación quizá no sean suficiente para detener a un peligroso germen de los hospitales, llamado Clostridium difficile.

En un nuevo estudio, los investigadores siguieron los procedimientos recomendados, pero encontraron que las batas quirúrgicas, las superficies de acero inoxidable y los suelos de vinilo en los hospitales seguían estando contaminados con la bacteria C. difficile.

"Las esporas de la bacterias fueron capaces de desarrollarse después de la contaminación. Esto muestra que las esporas se están haciendo resistentes, y debemos reconsiderar la forma en que descontaminamos y empleamos medidas de higiene en los hospitales", planteó la investigadora principal, Tina Joshi, profesora de microbiología molecular de la Universidad de Plymouth, en Inglaterra.

La infección con la C. difficile puede provocar diarrea, fiebre, un latido cardiaco acelerado, inflamación intestinal e insuficiencia renal.

Cada año, en Estados Unidos alrededor de medio millón de personas son infectadas por la C. difficile, lo que resulta en 29,000 muertes. Esas infecciones son comunes entre los adultos mayores en los hospitales y los centros de cuidados a largo plazo.

El estudio fue motivado por un caso en EE. UU. en que se sospechó que unas batas de hospital contaminadas con la letal cepa 027 de la C. difficile transmitieron la bacteria.

El estudio se publicó en la edición en línea del 12 de julio de la revista Applied and Environmental Microbiology.

En el estudio, los investigadores aplicaron esporas de la C. difficile en agua esterilizada a batas quirúrgicas durante distintas duraciones: 10 segundos, 30 segundos, 1 minuto, 5 minutos y 10 minutos. Ese método se usó para simular la transferencia de fluidos corporales que contienen C. difficile a las batas.

La duración del contacto no afectó al número de esporas recuperadas de las batas, lo que sugiere que la transferencia de las esporas a las batas ocurrió dentro de los primeros 10 segundos de contacto, según los autores del estudio.

Entonces, se trató a las batas con el desinfectante recomendado, que contiene 1,000 ppm de cloro, durante 10 minutos. El desinfectante no eliminó a la C. difficile de las batas.

Esto muestra "que las batas pueden adquirir y retener las esporas", advirtió Joshi en un comunicado de prensa de la revista.

Las esporas en el acero inoxidable y los suelos de vinilo también siguieron siendo viables tras el tratamiento con el desinfectante, mostraron los hallazgos.

"Debido a esta resistencia, quizá sea prudente replantear la cantidad de biocida que usamos ahora, y garantizar que el control de las infecciones se estandarice. Este trabajo se puede aplicar a los hospitales de todo el mundo, y debería ayudar a orientar a las directrices futuras sobre el control de las infecciones y los biocidas", concluyó Joshi.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la C. difficile.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTE: Applied and Environmental Microbiology, news release, July 12, 2019

--

Last Updated: