Un tratamiento combinado alivia la respiración sibilante en los bebés

Un estudio halla que la epinefrina y la dexametasona reducen el riesgo de hospitalización en 35 por ciento

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 13 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una combinación de medicamentos usados comúnmente podría aliviar los síntomas de la bronquiolitis, una afección causada por un virus que provoca respiración sibilante en los bebés.

Una investigación reciente sugiere que este tratamiento podría reducir el riesgo de hospitalización en más de la tercera parte, así como detener la respiración sibilantes antes y regresar a los bebés a la normalidad que cualquiera de los dos tratamientos por sí mismo o un placebo.

"Hasta este punto, no hemos tenido buenas opciones de tratamiento para la bronquiolitis, excepto por el oxígeno complementario y los fluidos adicionales. En este estudio, hemos examinados dos medicamentos que se han usado para tratar la bronquiolitis sin gran beneficio cuando se usaron de manera separada. Pero combinarlos permitió reducir las hospitalizaciones", según la Dra. Amy Plint, pediatra de emergencias del Hospital infantil del este de Ontario en Ottawa, Canadá.

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 14 de mayo del New England Journal of Medicine.

La bronquiolitis es una enfermedad común en los niños muy pequeños. Cerca de uno de cada tres jóvenes de los países occidentales tendrán al menos un episodio de respiración sibilante antes de los tres años, según la información de un editorial en la misma edición de la revista. La mayor parte de esta respiración sibilante, según señalaron los autores del estudio, no es causada por asma. Es causada por un virus.

Plint y sus colegas incluyeron a ochocientos bebés con bronquiolitis entre las seis semanas y los doce meses de edad. Los bebés se asignaron de manera aleatoria a uno de cuatro grupos. El primer grupo recibió dos tratamientos de epinefrina nebulizada y seis dosis orales de dexametasona, un corticosteroide, durante cinco días. El segundo recibió epinefrina nebulizada y un placebo oral. El tercer recibió un placebo nebulizado y dexametasona oral. El último grupo recibió placebos tanto orales como nebulizados.

Luego de siete días, el 17.1 por ciento de los bebés del grupo de tratamiento doble debieron ser hospitalizados. En comparación, el 23.7 por ciento de los del grupo de solo epinefrina debieron ser hospitalizados, el 25.6 por ciento de los del grupo de dexametasona fueron hospitalizados y el 26.4 por ciento del grupo del placebo fueron hospitalizados.

El grupo que recibió el tratamiento combinado también necesitó menos atención médica, dejó de respirar con silbido antes y regresó a la alimentación normal antes que los bebés de los demás grupos.

"Me parece que ahora tenemos suficiente evidencia sobre un tratamiento combinado que parece tener beneficios para reducir las hospitalizaciones y comprueba beneficios con el tratamiento", aseguró Plint.

Sin embargo, no todos están de acuerdo.

Los autores del editorial escribieron lo siguiente: "Teniendo en cuenta el reducido tamaño del efecto del estudio, se deberían tratar once bebés para evitar una hospitalización, no parece práctico aplicar el tratamiento, sobre todo teniendo en cuenta los efectos potenciales de los corticosteroides en dosis elevadas sobre el desarrollo pulmonar y cerebral en niños tan pequeños".

Aún así, Plint aseguró que el tratamiento fue bien tolerado y no hay evidencia en este grupo de edad de que haya efectos para el desarrollo neuronal con un curso corto de esteroides. Además, señaló, los esteroides se administran con frecuencia para ayudar a madurar los pulmones de los bebés prematuros.

"Los padres deberían entender cuando consideren distintas modalidades de tratamiento que una combinación de medicamentos podría ser más efectiva que recibir uno solo de los dos. Aún, así, hacen falta más estudios", señaló la Dra. Jennifer Appleyard, jefa de alergias e inmunología del Hospital St. John de Detroit.

Appleyard aseguró que le preocupa, sin embargo, que esta combinación se convierta en el tratamiento preferido en la sala de emergencia cuando los niños que acuden varias veces durante la temporada viral podrían terminar recibiendo dosis reiteradas de esteroides.

Plint aseguró que este tratamiento combinado debería ser usado únicamente para el primer episodio de respiración sibilante del niño.

Más información

Para más información sobre las discapacidades, visite la Biblioteca Nacional de Medicina.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Amy Plint, M.D., pediatric emergency physician, Children's Hospital of Eastern Ontario, and associate professor, pediatrics and emergency medicine, University of Ottawa, Canada; Jennifer Appleyard, M.D., chief, allergy and immunology, St. John Hospital, Detroit; May 14, 2009, New England Journal of Medicine

Last Updated: