Más de 90,000 bebés estadounidenses son víctimas del abuso o la negligencia

Según los investigadores, los efectos del maltrato pueden perjudicar al niño para toda la vida

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES 3 de abril (HealthDay News/Dr. Tango) -- Funcionarios federales informaron el jueves que se calcula que 91,000 bebés de los EE.UU. fueron víctimas del maltrato en 2006 durante su primer año de vida, entre ellos 29,181 que sufrieron de abuso o negligencia durante la primera semana de vida.

El informe, la primera revisión nacional del riesgo del maltrato no mortal de los niños menores de un año, se basó en información del National Child Abuse and Neglect Data System.

"No nos sorprendieron las cifras, aunque si nos perturbaron", aseguró durante una teleconferencia Ileana Arias, directora del Centro nacional de prevención y control de lesiones de los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. "Que alguien maltrate a un bebé es una imagen que uno no quiere ni imaginarse y es algo sumamente prevenible".

La mayor parte del maltrato a los bebés de menos de una semana de edad fue el resultado de la negligencia, es decir, no satisfacer las necesidades emocionales y físicas básicas o proteger al niño del daño, relató Arias. La negligencia correspondió al 68.5 por ciento de los casos sobre los que se informó. Una cantidad menor de bebés, el 13.2 por ciento, fueron víctimas del abuso físico de un padre o cuidador y causaron una lesión durante la primera semana de vida, dijo.

Casi el 40 por ciento de los bebés habían sufrido de abuso o negligencia durante el primer mes de vida.

Las causas del maltrato no son claras a partir de la información, advirtió Arias. Sin embargo, la negligencia incluye el abandono y la exposición prenatal a las drogas, que parecen ser problemas comunes, dijo.

Cuando un niño es maltratado, las consecuencias se ciernen sobre ellos el resto de sus vidas, anotó Arias.

Los niños que sufren de maltrato están en mayor riesgo de tener comportamientos arriesgados, como el abuso del alcohol y otras drogas, durante la adolescencia y la adultez, señaló Arias. "Debido a ese comportamiento de riesgo, estas personas están en mayor riesgo de desarrollar afecciones crónicas, como diabetes, cáncer y enfermedad cardiovascular", dijo.

Aunque el nuevo informe examinó el maltrato no fatal de los bebés, Arias anotó que la negligencia y el abuso son las causas principales de muerte en los niños.

"Es la tercera causa principal de muerte para los niños menores de tres años y la quinta causa principal para los niños entre 1 y 9. Cerca del 19 por ciento de las muertes por maltrato infantil son de niños menores de un año", agregó.

Los hallazgos fueron publicados en la edición del cuatro de abril del Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR o informe semanal sobre la morbilidad y la mortalidad) de los CDC.

Arias aseguró que los CDC están esforzándose activamente por desarrollar programas para prevenir el maltrato de los bebés. "Estamos comprometidos con asegurarnos de que prevenimos cualquier situación de maltrato. Queremos llegar hasta esos niños antes de que les peguen o los descuiden", dijo.

El Dr. Desmond Runyan, profesor de pediatría de la facultad de medicina de la Universidad de Carolina del Norte, experto en bienestar infantil, aseguró que está convencida que apenas una fracción de los casos de maltrato es reportada.

"Estoy seguro de que estas cifras subestiman el problema", dijo. "Las agencias investigan las causas que se ponen en su conocimiento porque resultan flagrantes y son reportadas".

Sin embargo, Runyan agregó que los niños ahora reciben mejor trato que en el pasado. "Con una perspectiva histórica más amplia, estamos en una posición en la que los niños están probablemente más seguros de lo que lo han estado en la historia de la humanidad", comentó

Runyan considera que la educación sobre la educación de los hijos, sobre todo de los adolescentes, es clave para prevenir el maltrato de bebés y niños.

"Seguimos en una situación en la que es necesario tener una licencia para conducir, pero no para ser padre", dijo. "Los niños no vienen con manuales de instrucciones. Lloran y fastidian a la gente.

La planificación familiar y la educación en las escuelas sobre la educación de los hijos, así como postergar tener hijos hasta ser un poco mayor son cosas que probablemente tendrían efectos más dramáticos en la reducción del abuso y la negligencia", agregó Runyan.

Más información

Para mayor información sobre el maltrato y el abandono infantil, visite la U.S. Administration for Children and Families.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: April 3, 2008, teleconference with Ileana Arias, Ph.D., director, National Center for Injury Prevention and Control, U.S. Centers for Disease Control and Prevention, Atlanta; Desmond Runyan, M.D., professor of pediatrics, University of North Carolina School of Medicine, Chapel Hill; April 4, 2008, Morbidity and Mortality Weekly Report

Last Updated: