Una aplicación y su uña es lo único necesario para una prueba de la anemia

Wilbur Lam and Rob Mannino. Photo: Christopher Moore

In English

MIÉRCOLES, 5 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Evaluar la hemoglobina baja en la sangre, lo que también se conoce como anemia, en general conlleva extraer sangre para su análisis.

Pero unos científicos afirman que han desarrollado una aplicación inalámbrica para un smartphone que obtiene el mismo resultado al "leer" una foto rápida de una uña de un dedo de la mano.

La aplicación convierte los colores de la uña en lecturas rápidas de los niveles de hemoglobina en la sangre, según los investigadores de la Universidad de Emory, en Atlanta. Afirmaron que cualquier persona puede utilizar la tecnología en cualquier momento, pero que ahora mismo su uso se limita a una prueba de detección, no a un diagnóstico formal de anemia.

La anemia es una afección de la sangre que afecta a 2 mil millones de personas en todo el mundo. Si no se trata, puede llevar a fatiga, palidez y problemas cardiacos.

Los métodos típicos para realizar la detección de la anemia "requieren un equipamiento externo, y representan un intercambio entre procedimientos que resultan invasivos, el costo y la precisión", explicó en un comunicado de prensa de la Emory el investigador principal, el Dr. Wilbur Lam, profesor asociado de pediatría.

Pero la nueva aplicación presenta una precisión que "es equivalente a las pruebas actualmente disponibles en los puntos de atención, sin la necesidad de extraer sangre", señaló Lam.

Los investigadores creen que la aplicación podría ser útil para evaluar a las mujeres embarazadas, a las mujeres con un sangrado menstrual anómalo, o a los corredores y otros deportistas. Su simplicidad también significa que podría resultar útil para las personas en los países en desarrollo.

La descarga de la aplicación podría estar disponible incluso ya en primavera de 2019, dijeron los investigadores.

Un miembro del equipo de desarrollo, Rob Mannino, tuvo un interés personal en el éxito de la tecnología. El ex estudiante de postgrado en ingeniería biomédica sufre de un trastorno hereditario de la sangre llamado beta talasemia.

"El tratamiento de mi enfermedad requiere transfusiones mensuales de sangre", explicó Mannino en el comunicado de prensa. "Mis médicos evaluarían mis niveles de hemoglobina con mayor frecuencia si pudieran, pero para mí es una molestia ir al hospital entre transfusiones para realizar esa prueba de sangre. En vez de ello, actualmente mis médicos deben estimar en qué momento voy a necesitar una transfusión, basándose en las tendencias de mis niveles de hemoglobina".

En el nuevo estudio, que aparece en la edición del 4 de diciembre de la revista Nature Communications, el equipo de Lam utilizó datos de 237 personas (algunas que tenían anemia y otras no) para desarrollar un algoritmo que convertía el color de la uña en una representación de los niveles de hemoglobina en la sangre.

Entonces, lo evaluaron en 100 pacientes, y tuvo una alta precisión en las personas con tonos de piel tanto oscuros como claros, señaló el equipo de investigación. Esto se debe a que el blanco de la uña no contiene melanina, que da el color a la piel.

La aplicación debería permitir a los pacientes con anemia crónica monitorizarse a sí mismos para saber cuándo deben ajustar sus terapias o recibir transfusiones. Esto podría reducir los efectos secundarios o complicaciones de recibir transfusiones demasiado pronto o demasiado tarde, según el equipo de Lam.

La experiencia de Mannino resultó fundamental para la investigación.

"Nadie excepto Rob podría haber realizado todo este proyecto", dijo Lam. "Se tomó fotografías antes y después de las transfusiones a medida que sus niveles de hemoglobina cambiaban, lo que le permitió refinar y modificar su tecnología constantemente con él mismo de una forma muy eficiente. Esencialmente, fue su propio sujeto de prueba inicial perfecto en cada iteración de la aplicación".

Un médico que trata con frecuencia la anemia en niños se mostró optimista sobre la nueva tecnología, con una salvedad.

El Dr. Michael Grosso, director de pediatría en el Hospital de Huntington en Huntington, Nueva York, concurrió en que "la disponibilidad de una prueba de detección de la anemia rápida, precisa y no invasiva podría tener unos beneficios significativos".

Pero le preocupó que la aplicación pudiera pasar por alto unas formas más sutiles de anemia.

"Resulta que una deficiencia leve de hierro puede afectar al cuerpo sin provocar anemia, y los niños en esa situación serían pasados por alto por una prueba no invasiva", advirtió Grosso. "La prueba del smartphone sin duda se queda corta del conteo sanguíneo de probada eficacia, aunque es mejor que no hacerse ninguna prueba".

Por su parte, Lam y sus colaboradores dijeron que se está realizando más investigación, con una variedad de tipos de pacientes. Eso significa que la sensibilidad y la precisión de la aplicación deberían mejorar con el tiempo.

"Esto es solo una instantánea de la precisión en este momento", aseguró Lam. "El algoritmo se hace más inteligente con cada paciente inscrito".

El estudio fue financiado en parte por la U.S. National Science Foundation y los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. Lam y Mannino presentaron una solicitud de patente para la aplicación para la anemia, y tendrán un interés financiero en su éxito.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información sobre la anemia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

FUENTES: Michael Grosso, M.D., chair of pediatrics and chief medical officer, Huntington Hospital, Huntington, N.Y.; Emory University, news release, Dec. 4, 2018

--

Last Updated: