Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

El jugo de tomate puede reducir la coagulación en los diabéticos

Un estudio reveló que el jugo diluye la sangre de las personas con el tipo 2 de esta enfermedad

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

MIÉRCOLES 18 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Para personas con diabetes tipo 2, el jugo de tomate puede ayudar a reducir los problemas del corazón que suelen complicarse con esta enfermedad.

Los investigadores han revelado que tomar jugo de tomate durante tres semanas diluía la sangre de las personas con la enfermedad. El jugo reduce la "agregación de plaquetas", es decir, la capacidad de coagulación de la sangre.

El hallazgo aparece en la edición del 18 de agosto del Journal of the American Medical Association.

Si fuera corroborado por estudio más grandes, el hallazgo podría llegar algún día a ayudar "a aquellos con una mayor tendencia a la coagulación, como los fumadores, los que viajan largas distancias en avión (trombosis venosa profunda), etcétera", afirmó Manohar L. Garg, uno de los autores de la carta que detalla los resultados. Garg es profesor asociado de nutrición y dietética de la Universidad de Newcastle en Australia.

"Cuando las plaquetas se agregan, forman un tapón que obstruye los vasos sanguíneos", explicó el Dr. Stuart Weiss, profesor asistente clínico de medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York. "En los pacientes de diabetes, las plaquetas tienen mayor tendencia a acumularse". Las plaquetas son las responsables de la capacidad de coagulación de la sangre que, en caso de lesión, es algo bueno. Pero si hay demasiada coagulación, puede haber apoplejías, ataques al corazón y otros problemas mortales.

Debido a esta excesiva acumulación, por ejemplo, las personas con diabetes tipo 2 están en mayor riesgo de arterosclerosis y problemas cardiovasculares, como ataques al corazón y apoplejías. Los medicamentos anticoagulantes han demostrado poder reducir el riesgo.

"En la diabetes, hay varias señales que favorecen la inflamación y contribuyen a aumentar la agregación de plaquetas, así que si podemos hacer algo para invertir o limitar esto, sería muy bueno", agregó Weiss.

El consumo de productos de tomate ha demostrado reducir la incidencia de varias afecciones cardiacas, así que los investigadores responsables de esta carta decidieron comprobar su hipótesis en pacientes de diabetes tipo 2.

Para el estudio, reclutaron a 14 hombres y seis mujeres de entre 43 y 82 años de edad con diabetes tipo 2 pero sin historial de problemas de coagulación. Ninguno tomaba aspirina, antiinflamatorios no esteroidales y otros medicamentos que podrían reducir la coagulación.

Se asignó al azar a los participantes el consumo de 250 mililitros de jugo de tomate o un placebo, una bebida con sabor a tomate, todos los días durante tres semanas. A todos se les pidió que mantuvieran su dieta habitual.

Se recogieron muestras de sangre al principio y al final del estudio y luego se analizaron. Resultó que la agregación de plaquetas era significativamente más baja al final del ensayo en el grupo que había tomado jugo de tomate. No hubo ninguna diferencia significativa en el grupo del placebo.

No está clara la razón por la cual el jugo provoca este efecto, aclaró Garg. Saber por qué podría ayudar a decidir si el jugo de tomate debe formar parte de la dieta de los pacientes de diabetes tipo 2.

"Es necesario delinear los mecanismos mediante los cuales el jugo de tomate inhibe la agregación de plaquetas antes de emitir recomendaciones prácticas", advirtió Garg. "Una sustancia llamada P3 se ha aislado del fluido amarillento y viscoso que rodea las semillas del tomate... Se ha demostrado que el P3 posee efectos contra la agregación".

Por ahora, tomar un poco de jugo de tomate podría hacerle bien a los diabéticos, sin exagerar.

"Hay un poco de azúcar en el jugo de tomate, pero no mucha", dijo Weiss. "Según su control de glucosa en la sangre, probablemente no querrá tomar mucho. También es un poco ácido, así que puede que su estómago se moleste un poco si toma grandes cantidades".

Con el tiempo, predice Weiss, "encontraremos más y más verduras y más y más alimentos que contienen cosas que nos ayudan a mantenernos saludables".

Más Información

Visite la National Diabetes Information Clearinghouse para más información sobre la relación entre la diabetes tipo 2 y las enfermedades del corazón.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Manohar L. Garg, Ph.D., associate professor, nutrition and dietetics, University of Newcastle, Australia; Stuart Weiss, M.D., clinical assistant professor, medicine, New York University School of Medicine, New York City; Aug. 18, 2004, Journal of the American Medical Association

Last Updated: