La amenaza de coágulos después de la cirugía es peor de lo que se pensaba

Un estudio halla que el riesgo se mantiene durante doce semanas e incluye procedimientos mínimamente invasivos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

JUEVES, 3 de diciembre (HealthDay News/DrTango) -- Un estudio británico reciente halla que los coágulos potencialmente fatales después de la cirugía son un riesgo mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente.

"Lo más impactante es que el riesgo no sólo es mayor, sino que dura mucho más tiempo de lo que la gente pensaba", señaló la Dra. Jane Green, epidemióloga clínica de la Universidad de Oxford y líder de un equipo que informa sobre los hallazgos en la edición en línea del 4 de diciembre de la BMJ.

Desde hace tiempo se sabe que los coágulos de las venas profundas y los pulmones, que se conocen formalmente como tromboembolia, son una posible complicación después de cualquier tipo de cirugía. El nuevo estudio, que usa datos sobre cerca de un millón de mujeres del R. U. a las que se dio seguimiento por un promedio de 6.2 años luego de la cirugía, describe el riesgo con precisión de detalles.

Una de cada 140 mujeres que se sometieron a cirugía que necesitaron una hospitalización fueron readmitidas por tromboembolia venosa dentro de las doce semanas de la operación. El índice fue mayor para el reemplazo de cadera y rodilla fue de 1 en 45, y de 1 en 85 luego de la cirugía para el cáncer. Los investigadores hallaron que la incidencia después de las operaciones que no requerían hospitalización fue de 1 en 815.

Por el contrario, la incidencia de tromboembolia venosa durante un período de doce semanas para las mujeres que no se sometieron a cirugía fue de 1 en 6,200.

El estudio halló que el riesgo de tener un coágulo seguía siendo elevado al menos durante doce semanas después de la cirugía.

"La extensión del problema es mayor de lo que pensábamos", señaló el Dr. Alexander Cohen, consultor honorario y médico vascular del Hospital del King's College de Londres, que escribió un editorial acompañante.

El estudio altera una creencia de que la cirugía realizada por medio de incisiones pequeñas, conocida como mínimamente invasiva o laparoscópica, reduce el riesgo de tromboembolia venosa, aseguró Cohen. "Se están haciendo muchas más cirugías por laparoscopia y no se les está dando tratamiento para evitar las tromboembolias", dijo.

Ese tratamiento es para los medicamentos anticoagulantes, como la warfarina (Counmadin) y "las implicaciones de este estudio es que hace falta administrar el tratamiento por plazos más largos, semanas o meses después de la cirugía", aseguró Green.

Coumadin no es un medicamento fácil de manejar y exige pruebas de sangre frecuentes. Se usa con menos frecuencia en Europa que en EE. UU., explicó Cohen. Varios anticoagulantes nuevos se están empezando a usar en Europa. Su uso después de la cirugía debería estimularse, anotó.

"Es responsabilidad primaria del cirujano asegurarse no solo de que la cirugía fuera efectiva, sino de que el índice de complicación de la cirugía se minimiza lo más posible", señaló Cohen.

"Este es realmente un estudio muy bueno, teniendo en cuenta su escala y rigor", señaló el Dr. Daniel J. Brotman, profesor asociado de medicina y director del programa hospitalista del Hospital Johns Hopkins, que ha estudiado la trombosis venosa. "Nos da información mucho más específica según los tipos distintos de cirugía y lo esperado respecto al riesgo de trombosis luego de la cirugía".

Una de las claves que da este estudio es que el tiempo de mayor riesgo de trombosis es mayor luego de la cirugía para el cáncer que en otras operaciones, como el reemplazo de cadera, anotó Brotman. "Además, muestra un mayor riesgo mensurable incluso luego de una cirugía ambulatoria, que típicamente no se controla con profilaxis (terapia preventiva)", dijo.

"Esto sugiere que debemos estar pensando en sacar pacientes del hospital con profilaxis extendida durante cuatro semanas", aseguró Brotman. Los estudios anteriores más largos sobre la prevención de la trombosis venosa luego de la cirugía no han durado más de cuatro semanas, agregó.

"Esto justifica un estudio controlado sobre el beneficio potencial de la profilaxis extendida por más tiempo, particularmente con pacientes de cáncer", aseguró Brotman.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina describe la amenaza y el tratamiento de la trombosis venosa.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

FUENTES: Jane Green, M.D., clinical epidemiologist, University of Oxford, England; Alexander Cohen, M.D., honorary consultant vascular physician, King's College Hospital, London, England; Daniel J. Brotman, M.D., professor, medicine, director, hospitalist program, Johns Hopkins Hospital, Baltimore; Dec. 4, 2009, BMJ, online

Last Updated: