Los pacientes cardiacos de los EE.UU. podrían estar recibiendo demasiadas transfusiones

Investigadores aseguran que muchos de estos procedimientos potencialmente arriesgados podrían ser innecesarios

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MARTES 15 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- Según los investigadores, los pacientes cardiacos estadounidenses reciben más transfusiones que sus contrapartes de otros países, lo que podría indicar que los médicos de los EE.UU. son demasiado generosos a la hora de ordenar transfusiones.

Investigadores del Instituto de Investigación Clínica de la Duke en Durham, Carolina del Norte, analizaron 24,000 registros de pacientes de 16 países y hallaron que los índices de transfusión de los pacientes cardiacos estadounidenses eran 84 por ciento superior al de Europa, 72 por ciento superior al de Canadá, 70 por ciento superior al de Australia, Nueva Zelanda y América Latina y 38 por ciento superior al de Asia. Sudáfrica fue el único país con índices de transfusión más altos (10 por ciento más) que los EE.UU.

El estudio fue presentado el martes en las sesiones científicas 2005 de la American Heart Association en Dallas.

Los hallazgos son importantes porque las investigaciones anteriores de la Duke y de otras instituciones señalaron que las transfusiones podrían no ser ni tan beneficiosas ni tan benignas como se pensaba anteriormente.

El equipo de la Duke advirtió a los médicos a pensar cuidadosamente si es necesario hacer las transfusiones y a tener en cuenta la capacidad de los pacientes para aumentar sus conteos sanguíneos sin las transfusiones.

"El viejo dogma de la medicina ha sido tratar de manera agresiva porque siempre se puede transfundir más sangre pero no se puede reemplazar el músculo cardiaco. En un ambiente como el de los EE.UU., en el que la sangre es un recurso prácticamente ilimitado, es más probable que los médicos realicen transfusiones de forma reflexiva a sus pacientes", aseguró en una declaración preparada el Dr. Sunil Rao, cardiólogo de la Duke.

"Las transfusiones no son como darle a los pacientes una aspirina o Tylenol, pueden ser arriesgadas. Nuestro mensaje para los médicos es mirar al paciente en conjunto y no el número del conteo sanguíneo al decidir si transfundir o no", sentenció Rao.

"Si los pacientes parecen estar bien, a excepción del conteo sanguíneo anormal, quizá sea mejor postergar la transfusión. El organismo restablece constantemente el suministro de sangre, por lo que, en estos pacientes, sería mejor hacerles seguimiento para determinar si pueden incrementar su conteo sanguíneo por sí mismos. Si no, entonces el médico debería investigar las causas subyacentes potenciales por las que el organismo del paciente no está respondiendo", recomendó Rao.

Más información

La American Medical Association tiene más información sobre la transfusión de sangre.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTE: Duke University, news release, Nov. 15, 2005

--

Last Updated: