Un descubrimiento podría ayudar a algunas mujeres a dejar de tomar anticoagulantes

Describe los factores de riesgo de coágulos recurrentes

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

LUNES, 25 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un nuevo estudio descubre que algunas mujeres, pero no hombres, podrían dejar de tomar anticoagulantes para un trastorno de la coagulación conocido como tromboembolismo venoso.

Las directrices actuales recomiendan el uso indefinido de medicamentos para prevenir la formación de coágulos, con más frecuencia la warfarina (Coumadin), para muchas de las personas que padecen esta afección. Pero los investigadores informan que han identificado a un grupo de características en las mujeres que indican un riesgo muy bajo de coágulos recurrentes, de modo que la medicación podría no ser necesaria después de unos meses.

El estudio, publicado en la edición del 26 de agosto de la revista Canadian Medical Association Journal, no encontró esos indicadores de bajo riesgo en hombres con la misma afección.

El hallazgo se enmarca en lo que el Dr. Marc A. Rodger, científico principal del Instituto de investigación en salud de Ottawa, que dirigió el estudio, bautizó como trombosis venosa "inesperada", sin una causa obvia de coágulos en las piernas, brazos o pulmones. En los casos en los que existe una causa conocida, como la cirugía, el riesgo de coágulo recurrente es bajo y la terapia anticoagulante se suspende rutinariamente después de unos meses.

Rodger y sus colegas estudiaron 60 factores predictivos en más de 600 hombres y mujeres que dejaron de tomar anticoagulantes después de su primer tromboembolismo venoso. Distinguieron cuatro de esos factores: decoloración, enrojecimiento o hinchazón de una pierna; altos niveles de un marcador de coagulación, el D-dimer; obesidad, marcada por un índice de masa corporal de 30 o más; y tener 65 años o más.

Las mujeres que tenían uno o ningún factor de riesgo tenían un 1.6 por ciento de probabilidades de desarrollar otro coágulo el año siguiente. Las mujeres con dos o más factores de riesgo tenían un riesgo de 14.1 por ciento para un año.

Es "un misterio" por qué no se detectaron factores predictivos en los hombres, dijo Rodger. "Hay teorías sobre las diferencias hormonales, pero ninguna ha sido aprobada", señaló.

Lo que se sabe es que aunque los hombres y mujeres tienen el mismo riesgo de sufrir trombosis venosa inesperada, los hombres tienen un riesgo 1.5 a 2 veces mayor de recurrencia, apuntó Rodger. "Varios estudios han documentado que los hombres están en mayor riesgo de recurrencia", dijo.

Entre cinco y trece por ciento de los que tienen coágulos recurrentes mueren a causa de ellos, agregó.

Antes de que los médicos empiecen a decirles a las mujeres que cumplen el criterio que dejen de tomar Coumadin, señaló Rodger, "es necesario confirmar el hallazgo es un segundo estudio que estamos planificando actualmente". Los planes buscan inscribir a 3,000 personas de 40 centros médicos en Canadá, los Estados Unidos y cuatro otros países.

"El estudio tardará dos años en reclutar a los pacientes a los que dará seguimiento durante un año, de modo que los resultados se esperan para dentro de tres años", apuntó.

El Dr. Clive Kearon es profesor de medicina de la Facultad de medicina Michael G. DeGroote de la Universidad McMaster en Ontario, Canadá, y escribió un editorial acompañante en la revista. "Cualquier médico estaría más que feliz de recomendar la interrupción" de la terapia anticoagulante, destacó, porque aumenta el riesgo de un sangrado mayor. "La recomendación actual es seguir en la terapia a largo plazo, pero muchos pacientes eligen no hacerlo".

El medicamento Coumadin es difícil de administrar, requiere análisis de sangre frecuentes y una dieta estricta, debido a que las verduras de hoja y color verde son ricas en vitamina K, que controla la coagulación sanguínea.

Algunos médicos podrían no esperar a la confirmación del hallazgo dentro de tres años, destacó Rodger. "Muchas veces los pacientes deciden no tomar anticoagulantes", destacó. "De modo que un médico podría sentirse más cómodo en permitir que las mujeres que tengan uno o menos de estos factores de riesgo a descontinúen la medicación".

Más información

Encontrará más información sobre la trombosis venosa en la U.S. National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Marc A. Rodger, M.D., senior scientist, Ottawa Health Research Institute, Ottawa, Ontario, Canada; Clive Kearon, M.D., professor, medicine, McMaster University Michael G. DeGroote School of Medicine, Hamilton, Ontario, Canada; Aug. 26, 2008, Canadian Medical Association Journal

Last Updated: