El síndrome metabólico ataca más a los negros de Misisipí

Estudio Cardiaco de Jackson encontró que el 37 por ciento de los estudiados tenían un conjunto de factores de riesgo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

DOMINGO 13 de noviembre (HealthDay News/HispaniCare) -- El mayor estudio de su tipo ha encontrado que el 37 por ciento de los negros de Jackson, Misisipí, tienen síndrome metabólico, un conjunto de dolencias que los coloca en un riesgo mucho mayor de enfermedad coronaria del corazón.

Estos datos, que debían ser presentados el lunes en la reunión anual de la American Heart Association (AHA) en Dallas, contrasta con información anterior que indicaba que los negros, especialmente los hombres, tenían una menor incidencia del síndrome que los blancos.

"La información disponible sugiere que el 24 por ciento de la población de los EE.UU. tiene síndrome metabólico. Pero, en cualquier caso, los datos que han estado disponibles apuntan a que los estadounidenses de origen africano tienen menos propensión. Tienen muchos factores de riesgo, principalmente hipertensión, pero no esta mezcla metabólica", apuntó el Dr. Robert Bonow, jefe de cardiología de la Universidad de Northwestern de Chicago y ex presidente de la AHA. Se ha pensado que las mujeres negras tienen la misma prevalencia del síndrome que las mujeres blancas.

El estudio debe apuntar a nuevas direcciones para prevenir la enfermedad cardiaca en los hombres y mujeres negros, particularmente en Misisipí, que tiene la tasa de mortalidad más alta por enfermedad cardiovascular del país.

"Este estudio es algo como una biopsia sobre las causas subyacentes de la morbilidad y mortalidad cardiovasculares extraordinariamente altas en el estado", afirmó el Dr. Herman Taylor Jr., director del Estudio Cardiaco de Jackson y profesor Shirley del estudio de las desigualdades sanitarias del Centro Médico de la Universidad de Misisipí, en Jackson.

"Aunque la epidemia de enfermedad cardiovascular parece estarse acabando, Misisipí no ha presentado un declive en la mortalidad. Estos hallazgos podrían ser un indicador que nos dice que a menos que nos pongamos agresivos en cuanto a la obesidad y a los factores de riesgo relacionados, podríamos ver una total disminución en la mejora, o incluso que se revierta", añadió Taylor en la conferencia de prensa de la AHA el domingo.

La mayoría de datos actualmente disponibles sobre el síndrome metabólico son para personas blancas de edad madura, apuntó el Dr. Robert Eckel, presidente de la AHA.

Ahora, los científicos están comenzando a realizar investigaciones sobre las minorías étnicas y los adultos mayores.

Generalmente, el síndrome metabólico se diagnostica cuando una persona tiene por lo menos tres de estas dolencias, una circunferencia elevada de la cintura, triglicéridos elevados, colesterol HDL o "bueno" reducido, presión sanguínea elevada y glucosa alta en ayunas.

El Estudio Cardiaco de Jackson, el estudio basado en población de mayor tamaño jamás llevado a cabo sobre los determinantes de la enfermedad cardiaca entre los negros, dio seguimiento a 5,000 adultos que vivían en el área metropolitana de Jackson.

Hubo una "prevalencia extraordinariamente alta" de síndrome metabólico, ya que el 37.2 por ciento de las personas entre los 21 y 89 años de edad cumplían con los criterios, apuntó Taylor. Más del 40 por ciento de las mujeres cumplían con el criterio.

Las tasas de síndrome metabólico fueron de 15.9 por ciento entre los que tenían entre 20 y 34 años de edad, hasta un pico de 47.2 por ciento en los que tenían 65 de edad o más.

"Los perfiles fueron diferentes para los distintos grupos de edad", añadió Taylor. "La obesidad central es el factor de riesgo que ocurre con mayor frecuencia para todos los grupos de edad, con la excepción de los más viejos. La hipertensión y la glucosa elevada en ayunas aumentaron en frecuencia entre las personas en los grupos de mayor edad en particular y un HDL bajo parece ser menos frecuentemente un riesgo entre los estadounidenses de origen africano de mayor edad, mientras que los triglicéridos no cambian sustancialmente".

De los cinco factores que conforman el síndrome metabólico, los participantes eran más propensos a tener cinturas demasiado amplias (65.3 por ciento), presión sanguínea elevada (63.7 por ciento) y HDL bajo (44 por ciento). Sólo uno de cada 10 no sufría de alguno de los cinco factores de riesgo.

Bonow afirmó que la presión sanguínea alta era esperada, pero la información sobre las cinturas es nueva, y probablemente sea responsable por los niveles de HDL.

Todos los participantes del estudio y sus médicos fueron informados de cualquier anormalidad encontrada como parte del estudio, señaló Taylor. "A todos se les concienció sobre la importancia de buscar atención", aseveró. "Tenemos varios programas de alcance basados en la comunidad. No vamos a permitir que esta información languidezca en los estantes de las bibliotecas médicas".

Con el tiempo, la información debe tener implicaciones más allá de Jackson, Misisipí, aunque todavía no está claro si otras poblaciones tienen el mismo índice de problemas. Jackson está localizado en el llamado "cinturón de accidentes cerebrovasculares".

"Es evidencia adicional de que el problema de la obesidad está avanzando aún en segmentos de la población donde había menos de este problema. La más reciente información es que los hombres estadounidenses de origen africano no son inmunes a esto, y que, en el ambiente incorrecto, tendrán algunos problemas", apuntó Bonow. "Por lo menos en algunas regiones del país, esto podría ser una señal verdaderamente mala".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre el síndrome metabólico.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

FUENTES: Robert Bonow, M.D., chief, cardiology, and professor, medicine, Northwestern University, Chicago, and past president, American Heart Association; Nov. 13, 2005, press conference with Robert H. Eckel, M.D, president, American Heart Association, and Charles A. Boettcher endowed chair in atherosclerotic metabolism diabetes and cardiology, professor of medicine, professor of physiology and biophysics, division of endocrinology, University of Colorado Health Sciences Center, Denver, and Herman Taylor, Jr., M.D., Shirley professor, study of health disparities, and professor, medicine, University of Mississippi Medical Center, Jackson

Last Updated: