Follow Our Live Coverage of COVID-19 Developments

Incluso cuando el aire está contaminado, hacer ejercicio puede reducir el riesgo de hipertensión

In English

MARTES, 21 de julio de 2020 (HealthDay News) -- El ejercicio regular puede reducir su riesgo de hipertensión, aunque viva en un área con unos niveles altos de contaminación atmosférica, muestra una investigación reciente.

El nuevo estudio incluyó a más de 140,000 adultos de Taiwán que no tenían hipertensión y a quienes se dio seguimiento durante un promedio de cinco años.

Los investigadores encontraron que los que eran muy activos y se exponían a unos niveles bajos de aire contaminado tenían un riesgo más bajo de desarrollar hipertensión, mientras que las personas inactivas que se exponían a unos niveles altos de aire contaminado tenían un riesgo más alto.

"La actividad prolongada en las áreas urbanas aumenta la aspiración de contaminantes atmosféricos, lo que puede empeorar los efectos nocivos de la contaminación atmosférica para la salud", señaló el autor del estudio, Xiang Qian Lao, profesor asociado de salud pública y atención primaria de la Universidad China de Hong Kong, en Sha Tin, Hong Kong.

En el estudio, los investigadores observaron los niveles de exposición a la contaminación atmosférica con materia fina particulada (PM2.5), que se origina en los combustibles fósiles y se pueden encontrar en tamaños variados. La PM2.5 es más o menos 30 veces más pequeña que el ancho de un solo cabello humano, y se puede inhalar hasta las áreas más profundas de los pulmones.

Entre los participantes del estudio, cada aumento en el nivel de PM2.5 se asoció con un aumento de un 38 por ciento en el riesgo de hipertensión. Pero cada aumento en la actividad física redujo ese riesgo en un 6 por ciento. Los investigadores dijeron que esto sugiere que reducir la exposición al aire contaminado es más efectivo para prevenir la hipertensión.

Pero, independientemente del nivel de contaminación, los beneficios de una actividad física regular se mantuvieron. Las personas que hacían un ejercicio moderado tenían un riesgo un 4 por ciento más bajo que las que no hacían ejercicio, y las personas que hacían un nivel alto de ejercicio tenían un riesgo un 13 por ciento más bajo de hipertensión que las personas inactivas.

Los hallazgos aparecen en la edición del 20 de julio de la revista Circulation.

La asociación riesgo-beneficio entre la contaminación atmosférica y la actividad física es importante, porque más de un 91 por ciento de la población mundial vive en áreas donde la calidad del aire no cumple con las directrices de la Organización Mundial de la Salud, anotaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la revista.

"Aunque encontramos que un nivel alto de actividad física, en combinación con una exposición más baja a la contaminación atmosférica, se vinculaba con un riesgo más bajo de hipertensión, la actividad física siguió teniendo un efecto protector incluso aunque las personas estuvieran expuestas a unos niveles altos de contaminación", añadió Lao. "El mensaje es que la actividad física, incluso cuando el aire está contaminado, es una importante estrategia de prevención de la hipertensión".

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la prevención de la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

FUENTE: Circulation, news release, July 20, 2020

--

Last Updated: