¿Puede la Viagra curar la impotencia?

Éste y otros descubrimientos destacan en una reciente investigación sobre la disfunción eréctil

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES 10 de mayo (HealthDayNews) -- Tres nuevos estudios han arrojado nuevos datos sobre la disfunción eréctil, incluyendo tratamientos para combatirla y los riesgos para la salud que conlleva.

Dos de estos estudios examinaron los efectos de los tratamientos médicos para combatir la disfunción eréctil, también conocida como impotencia. El tercero confirmó una anterior investigación en la que se afirmaba que la disfunción eréctil es un factor de riesgo para la alta presión sanguínea.

El estudio fue presentado el 10 de mayo en la reunión anual de la American Urological Association celebrada en San Francisco.

El primer estudio, realizado por el Dr. Frank Sommer y sus colegas del Centro Médico Universitario de Colonia, Alemania, descubrió que muchos hombres con disfunción eréctil que consumen sildenafil (Viagra) diariamente pueden recuperar una función eréctil normal.

El equipo de Sommer escogió de forma aleatoria a 76 hombres para que recibieran Viagra cada noche o según lo solicitaran. Otro grupo de pacientes no recibió Viagra.

Después de un año, se detuvo el tratamiento con Viagra, y los investigadores descubrieron que el 59 por ciento de los que habían tomado Viagra cada noche tenían una función eréctil normal después de abandonar el tratamiento. Además, el 95 por ciento de ellos seguían teniendo una función eréctil normal durante seis meses de seguimiento.

El Dr. Hossein Sadeghi-Nejad, director del Centro de Medicina Reproductiva Masculina del Centro Médico de la Universidad de Hackensack en New Jersey, afirmó que los descubrimientos de este estudio eran "una hipótesis interesante".

Sin embargo, añadió que los investigadores alemanes no definieron el grado de disfunción eréctil de los pacientes antes de comenzar el estudio. Por lo tanto, no se pudo determinar el nivel de mejora.

Los estudios han mostrado una recuperación espontánea de la función eréctil normal después del uso de un placebo, añadió Sadeghi-Nejad.

"En este momento, según los resultados de este estudio, no se puede recomendar a los pacientes que consuman sildenafil con la esperanza de curar la disfunción eréctil", apuntó.

El Dr. Ira D. Sharlip es profesor clínico asistente de urología en la Universidad de California, San Francisco y vocero de la American Urological Association. "Este estudio necesita ser confirmado. No creo que sea definitivo", apuntó

Según este estudio, "no creo que podamos afirmar que los hombres que padezcan disfunción eréctil deban tomar sildenafil cada noche", añadió.

En el segundo estudio, investigadores estadounidenses descubrieron que un nuevo medicamento para combatir la disfunción eréctil llamado PT-141 fue seguro y efectivo entre 271 pacientes a los que se les administró de forma aleatoria PT-141 o un placebo.

"Este medicamento aumenta la posibilidad de encontrar una nueva opción como tratamiento para la disfunción eréctil", afirmó el Dr. Hunter Wessells, investigador jefe y profesor asociado de medicina de la Universidad de Washington, Seattle. "Además, sería un medicamento bastante inofensivo para el paciente", añadió.

El PT-141 es diferente de la Viagra por varias razones, entre ellas el hecho de que se trata de un spray nasal, no una píldora, afirmó Wessells.

El equipo de investigación concluyó que "el PT-141 demostró ser seguro y altamente eficaz a la hora de inducir erecciones de gran calidad en hombres con disfunción eréctil".

Sadeghi-Nejad comentó que "aunque los resultados del estudio fueron buenos, el medicamento no es superior al sildenafil." Además, los investigadores no contabilizaron al número de hombres que abandonaron el estudio debido a nauseas y a vómitos, que pueden aparecer al consumir grandes dosis de PT-141, añadió.

"Este medicamento puede convertirse en una alternativa variable para pacientes que no toleran el sildenafil, pero el PT-141 no es superior al sildenafil", afirmó Sadeghi-Nejad.

El PT-141 todavía se está probando en ensayos clínicos y aún tiene que recibir la aprobación de la U.S. Food and Drug Administration.

En el tercer estudio, los Drs. Peter Sun y Ralph Swindle del Laboratorio de Investigación Eli Lilly de Indianapolis confirmaron los resultados de anteriores estudios que afirmaban que la disfunción eréctil es un factor de riesgo para la alta presión sanguínea.

Otros estudios han demostrado la relación entre la disfunción eréctil y la alta presión sanguínea, así como otros problemas cardiovasculares, afirmó Sharlip. La disfunción eréctil puede ser una señal de varias formas de enfermedad cardiovascular, añadió.

Los investigadores del Eli Lilly recopilaron datos de 28 millones de personas en 51 planes de seguros médicos. Descubrieron que el 41 por ciento de los hombres que padecen de disfunción eréctil presentaban alta presión sanguínea, comparado con el 19 por ciento de los hombres que no sufrían este problema.

Sun and Swindle llegaron a la conclusión de que "los pacientes con disfunción eréctil que no habían sido diagnosticados de hipertensión [alta presión sanguínea] deberían controlar su presión sanguínea más a menudo por la alta probabilidad de que ambos problemas estén relacionados. Igualmente, los médicos y los planes sanitarios podrían utilizar la disfunción eréctil como una señal de hipertensión para detectar y tratar los pacientes hipertensos con cierta antelación".

Sharlip añadió que "debido a esta relación entre la alta presión sanguínea y la disfunción eréctil, si un paciente padece disfunción eréctil pero no tiene alta presión sanguínea, debería controlarla ya que tiene un alto riesgo de desarrollarla".

"Éste es un importante mensaje de salud pública", añadió Sadeghi-Nejad. "Si tiene un paciente con disfunción eréctil que no ha sido diagnosticado de alta presión sanguínea, debería realizarse un control al respecto".

Más Información

El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases tiene más información sobre la disfunción eréctil. La American Foundation for Urologic Disease ofrece más datos sobre cómo manejar la impotencia.

FUENTES: Ira D. Sharlip, M.D., spokesman, American Urological Association, and assistant clinical professor, urology, University of California, San Francisco; Hossein Sadeghi-Nejad, M.D., director, Center for Male Reproductive Medicine, Hackensack University Medical Center, and associate professor, urology, UMD New Jersey Medical School, Hackensack; May 10, 2004, presentations, American Urological Association annual meeting, San Francisco

Last Updated: