La proteína de las arvejas amarillas podría reducir la presión arterial

Según los expertos, el hallazgo en ratas resulta prometedor para la enfermedad renal también

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

DOMINGO, 22 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Un estudio canadiense ha hallado que ciertas proteínas halladas en la arveja amarilla parecen ayudar a reducir la presión arterial y a retrasar, controlar y hasta prevenir la aparición de la enfermedad renal crónica, al menos en ratas.

"Lo que parece que tenemos aquí es una especie de método natural para tratar esta enfermedad, en lugar del método farmacológico normal", señaló Rotimi E. Alujo, autor líder del estudio y profesor asociado del departamento de ciencias de la nutrición humana de la Universidad de Manitoba en Winnipeg. "Estamos hablando de un producto comestible, no de un medicamento, que puede ayudar a reducir la presión arterial y, al mismo tiempo, reducir el impacto gravemente negativo de la enfermedad renal.

Alujo y sus colegas tenían programado presentar sus hallazgos el domingo en la reunión nacional de la American Chemical Society en Salt Lake City. El estudio fue respaldado por varias entidades gubernamentales canadienses.

La enfermedad renal afecta a alrededor del trece por ciento de los adultos estadounidenses, según anotaron los autores, y resulta notoriamente difícil de tratar. La mayoría de la gente sucumbe a las complicaciones cardiovasculares de la hipertensión relacionadas con la mala función renal.

Debido a esto, los investigadores se enfocaron en los efectos potenciales de la presión arterial que podrían provenir de las arvejas, que por mucho tiempo se han presentado como fuentes de fibra y proteína libres de colesterol.

Luego de purificar una mezcla de proteínas de arveja amarilla, en conjunto llamadas "hidrolizado de proteína de arveja", los investigadores pasaron ocho semanas alimentando este derivado a las ratas que tenían enfermedad renal.

Hallaron que la presión arterial se redujo en veinte por ciento en las ratas tratadas con la mezcla de proteína de arveja, en comparación con la de las ratas no tratadas.

También hallaron que la producción de orina, que se puede ver gravemente restringida por la descomposición de la función renal, mejoró en más de treinta por ciento entre las ratas tratadas.

A pesar de estos hallazgos positivos, los investigadores no recomiendan el consumo de arvejas amarillas con este fin. Explicaron que hace falta un proceso complejo de purificación de proteínas para activar lo que de otro modo es un beneficio latente de la legumbre.

La proteína de arveja necesita entonces ser mezclada con ciertas enzimas para hacer un aditivo o complemento nutricional en presentación líquida o en comprimido. En esa presentación, aseguró Alujo, podría resultar más fácil tolerar medicamentos para la presión arterial, teniendo en cuenta el origen natural de la proteína de arveja. Un tratamiento natural, dijo, también eliminaría el riesgo de sobredosis.

Aseguró que se están realizando ensayos con seres humanos y, si resultan exitosos, la terapia con arvejas podría estar disponible en dos o tres años.

El Dr. George Bakris, director de la unidad de trastornos hipertensivos de la Universidad de Chicago, describió el hallazgo como algo "fascinante".

"Esta no es la primera vez que el secreto del control de la presión arterial se encuentra en la Madre Naturaleza", anotó Bakris. "Hace diez años, se aisló una sustancia del apio, por ejemplo, que también tenía efectos controladores. Aquí lo que parecen haber demostrado es que hay una sustancia en esta arveja, cuando se parte, que funciona de manera similar a los inhibidores de la ECA que se están usando hace 25 años. Así, básicamente, hay una sustancia natural que funciona como los medicamentos estándares que conocemos mucho".

"Por supuesto, necesitamos ver lo que muestren los estudios con seres humanos", advirtió Bakris. "Pero si los resultados resultan tan contundentes como los logrados con animales, este sería, potencialmente, un desarrollo reconfortante, emocionante y positivo, porque ciertamente es muy difícil controlar la presión arterial en los pacientes de enfermedad renal".

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre la hipertensión.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Rotimi E. Aluko, Ph.D., associate professor, department of human nutritional sciences, University of Manitoba, Winnipeg, Canada; George Bakris, M.D., director, hypertensive diseases unit, University of Chicago, Chicago; American Chemical Society National Meeting, Salt Lake City, March 22-26, 2009

Last Updated: