Las partículas de la contaminación atmosférica afectan la función de los vasos sanguíneos

Un estudio halla que las lecturas de la presión arterial aumentan, lo que exige una mayor acción pública para reducir estos efectos

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

MIÉRCOLES 14 de mayo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Unas cuantas horas de exposición a la materia particulada de la contaminación aérea puede aumentar la presión sanguínea y afectar la función de los vasos sanguíneos en un periodo de 24 horas, según halla un nuevo estudio.

Los hallazgos podrían explicar por qué la contaminación del aire puede desencadenar un amplio rango de eventos cardiovasculares como ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular, dijeron los investigadores.

La materia particulada (MP) es un componente de la contaminación del aire emitido por vehículos, plantas de electricidad y fábricas. Se cree que la MP es la décimo tercera causa de muerte en todo el mundo, pero la relación entre la MP y la muerte no está bien entendida del todo.

"No todo el mundo tiene un riesgo similar para padecer los efectos de la mala calidad del aire", planteó en una declaración preparada el investigador Robert Brook, profesor asistente de medicina en la división de medicina cardiovascular de la Universidad de Michigan.

"Aún así, a medida que empeora el tráfico y millones de personas vulnerables se exponen a la MP, nos vemos en la obligación de entender cómo y por qué las personas resultan afectadas para poder tomar medidas y limitar nuestra exposición personal, y considerar la introducción de mayores cambios en la agenda pública para controlar la contaminación del aire", dijo Brook.

En el estudio, los investigadores analizaron los resultados de adultos residentes en Toronto y Ann Arbor, Michigan.

En Toronto, 30 adultos, de 18 a 50 años, se expusieron durante dos horas a MP ambiental concentrada (sólo CAPS), CAPS y ozono, ozono solo o aire filtrado. La exposición a la contaminación aérea que contenía MP ( CAP o CAP y ozono) resultó en un incremento promedio en la presión arterial diastólica de 3.6 mm/Hg. La función de los vasos sanguíneos se vio afectada 24 horas después (pero no de inmediato) de todas las exposiciones que contenían MP; pero no ozono solo.

En Ann Arbor, 50 adultos fueron pretratados con vitamina C, un antioxidante que bloquea la hormona vasoconstrictora endotelina (bosentan) o un placebo. La presión arterial diastólica aumentó entre 2.5 y 4.0 mm/Hg durante todas las exposiciones. Sin embargo, la función de la presión arterial no se vio afectada en ningún momento después de todas las exposiciones, y volvió a su nivel normal a los 10 minutos luego de la exposición.

El hecho de que la vitamina C no bloqueara la respuesta de la presión arterial sugiere que es probable que se deba a un incremento repentino en la actividad del sistema nervioso simpático.

Los hallazgos confirman que la MP, y no el ozono, es la responsable del rápido incremento en la presión arterial diastólica y que esto ocurre solamente durante la inhalación de la MP. La investigación también confirma que la MP afecta la función de los vasos sanguíneos el día después de la exposición. No obstante, esta respuesta en la función de los vasos sanguíneos tuvo lugar sólo en Toronto, lo que sugiere que la composición de la MP o su fuente podría tener un papel en la determinación de una respuesta de este tipo, apuntaron los investigadores.

El estudio debía ser presentado el miércoles en la reunión anual de la American Society of Hypertension en Nueva Orleáns.

"Estos hallazgos son un trampolín para otros estudios que determinen de manera específica cómo responde el sistema nervioso simpático y a qué tipos de partículas de la contaminación atmosférica", dijo Brook. "Pero este vistazo nos ayuda a determinar los desencadenantes que hay detrás de un grupo de eventos cardiovasculares, algunos de ellos mortales. Saber cómo empieza esta cascada peligrosa puede ayudar a la comunidad de salud médica y pública a hacer avances para limitar su impacto en el futuro".

Más información

La American Academy of Family Physicians tiene más información sobre la contaminación del aire y la salud.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTE: American Society of Hypertension, news release, May 14, 2008

--

Last Updated: