Prueba de presión arterial en el tobillo podría detectar riesgos cardiacos ocultos

Según los expertos, otros dos exámenes de sangre poco convencionales también podrían señalar problemas

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MARTES, 10 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Una investigación reciente señala que las pruebas sencillas aunque poco convencionales, como tomar la presión arterial en el tobillo, podrían detectar personas que podrían tener riesgos cardiacos de otros modos insospechados.

Mucha gente que parece estar en bajo riesgo de problemas cardiacos con los estándares convencionales en realidad podría tener señales sutiles de problemas futuros, señaló un equipo de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island.

Las evaluaciones tradicionales, que evalúan factores de riesgo como el colesterol, la presión arterial y la diabetes, "probablemente solo tengan un veinte por ciento de sensibilidad para detectar a las personas en alto riesgo de muerte repentina", señaló el Dr. Timothy P. Murphy, autor líder del estudio y profesor de imaginología de diagnóstico de la Brown. Cuando se eliminan las personas que han tenido ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares anteriormente, queda una gran cantidad de gente que se supone que está en bajo riesgo. No se les considera candidatos para terapia intensiva para reducir el riesgo. Sin embargo, en ese grupo tienen lugar las dos terceras partes de los ataques cardiacos y de las muertes cardiacas repentinas", dijo.

Se esperaba que los los investigadores de la Brown presentaran sus hallazgos el martes en San Diego en la reunión anual de la Society of Interventional Radiology.

En el estudio, el grupo de Murphy examinó información sobre más de 6,2000 personas para las Encuestas Nacionales de Análisis sobre Salud y Nutrición (en inglés NHANES) de 1999 a 2004. Los investigadores señalaron tres indicadores poco convencionales de problemas cardiacos futuros, un índice tobillo-brazo anormal (para el que se toma la presión arterial en el tobillo), niveles elevados en la sangre de un factor de coagulación llamado fibrinógeno del plasma y niveles elevados de proteína C reactiva, un marcador de inflamación.

Aunque el 91 por ciento del grupo de las NHANES estaba en riesgo bajo o intermedio de problemas cardiovasculares con estándares convencionales (según el prolongado estudio del corazón de Framingham), a cerca del 45 por ciento de esas personas les fue mal en al menos una de las tres medidas menos convencionales, aseguró Murphy.

Cerca del 3.7 por ciento tenía un índice tobillo-brazo bajo, que señala menos flujo de sangre a las piernas. Más del 17 por ciento tenía niveles elevados de fibrinógeno, la proteína principal de los coágulos, y el 37.9 por ciento tenía niveles elevados de proteína C reactiva.

Estas tres afecciones parecían estar relacionadas con mayor riesgo de ataque cardiaco y muerte cardiaca repentina, aseguró Murphy. Entonces, las lecturas de las tres podrían necesitar hacer parte de las evaluaciones estándares, dijo.

Este estudio aún no prueba el punto porque "no tenemos seguimiento longitudinal", recalcó Murphy. "Queremos darle seguimiento a estas personas durante diez años y ver si presentan índices de eventos similares a los de la población de alto riesgo de Framingham".

Murphy está proponiendo un estudio de este tipo. "En cuanto presentemos esta información, queremos que el estudio reciba financiación del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre", dijo. "También estamos recolectando información sobre una población nueva a la que podemos dar seguimiento en un estudio longitudinal":

Entre tanto, el estudio "contribuye con evidencia de que evaluar el índice tobillo-brazo se debería hacer", puntualizó Murphy. "Haremos lobby en el Congreso para obtener financiación para la evaluación del índice tobillo-brazo. Esperamos incrementar esa evaluación en el ambiente de la atención primaria. No se hace rutinariamente":

La prueba de índice tobillo-brazo toma apenas unos quince minutos, pero generalmente no se hace porque no está cubierta por Medicare y otras aseguradoras, explicó el Dr. Rajoo Dhangana, becario de investigación del Hospital de Rhode Island y miembro del grupo que hizo el estudio.

Los resultados del estudio señalan que hasta dos millones de estadounidenses que no se considerarían de alto riesgo según las reglas del Framingham necesitarían más estudios por un índice tobillo-brazo anormal, aseguró Dhangana.

Otro estudio sobre el que se espera que se informe en la reunión halló que la cirugía mayor no siempre era necesaria para la gente que tenía aneurismas aórticos abdominales potencialmente fatales, es decir, un debilitamiento del vaso sanguíneo principal que viene del corazón.

En cambio, la implementación de endoprótesis vasculares para abrir las arterias resultó efectiva para reducir el riesgo de que el vaso sanguíneo se rompa, según el estudio que analizó a 453 pacientes de la afección. Los médicos británicos de los hospitales Guy y St. Thomas de Londres aseguraron que los radiólogos podrían guiar la endoprótesis a la ubicación apropiada.

Más información

Para más información sobre el índice tobillo-brazo, visite la Vascular Disease Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Timothy J. Murphy, M.D., professor, diagnostic imaging, Brown University, Providence, R.I.; Rajoo Dhangana, M.D., research fellow, Rhode Island Hospital, Providence, R.I.; March 10, 2009, presentations, Society of Interventional Radiology annual meeting, San Diego

Last Updated: