¿Un anticoagulante común podría reducir el riesgo de cáncer?

In English

Por
Reportero de HealthDay

LUNES, 6 de noviembre de 2017 (HealthDay News) -- Una pastilla que toma mucha gente para prevenir el ataque cardiaco y el accidente cerebrovascular (ACV) también podría proteger del cáncer, sugiere una investigación reciente.

La warfarina es un anticoagulante barato. Normalmente se receta para los pacientes cuyas arterias de las piernas son propensas a tener coágulos y para los pacientes con una arritmia cardiaca que se conoce como fibrilación auricular.

Ahora, los investigadores noruegos afirman que también podría proteger contra cualquier tipo de cáncer y de cáncer de próstata, de pulmón y de mama en particular.

También se reportó un riesgo más bajo de cáncer de colon, pero solo en las personas que tomaron la warfarina para la fibrilación auricular, según el estudio.

Los hallazgos no demuestran que la warfarina reduzca el riesgo de cáncer, advirtió el investigador principal, James Lorens.

"Se trata de un estudio observacional que usó los datos de más de 1.25 millones de personas de a partir de 50 años de edad de los registros nacionales de Noruega, y no puede demostrar que haya una relación de causalidad", dijo Lorens, profesor de biomedicina en la Universidad de Bergen, en Noruega.

Pero los adultos que tomaban warfarina tuvieron menos casos de cáncer que los que no la tomaban, señaló Lorens.

Este estudio sugiere que hay algo en la warfarina que podría reducir el riesgo de cáncer, comentó el Dr. Len Lichtenfeld, subdirector médico de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Pero "el estudio no sugiere que deberíamos recetar warfarina para reducir el riesgo de cáncer", dijo. "Nadie debería tomar warfarina como medida de prevención del cáncer".

Lichtenfeld añadió que una dieta saludable y hacer ejercicio son mejores maneras de prevenir el cáncer que tomar warfarina.

Los modelos experimentales de cáncer han encontrado que la warfarina bloquea un receptor llamado AXL en las células tumorales, lo que podría explicar por qué podría prevenir el cáncer, dijo.

Hasta el 10 por ciento de los adultos en los países occidentales toman warfarina, según las notas de respaldo del estudio. Como coagulante, la warfarina funciona bloqueando la vitamina K, que es esencial para la coagulación. Pero el medicamento es difícil de regular, y es necesario hacer frecuentes análisis sanguíneos para asegurarse de que la dosis es lo suficientemente alta para evitar los coágulos, pero no tan alta que provoque un sangrado importante.

Unos nuevos medicamentos que no requieren de una monitorización tan cuidadosa, como Xarelto (rivaroxaban) y Eliquis (apixaban), han empezado a reemplazar a la warfarina.

Dado que estos medicamentos nuevos tienen un mecanismo de acción distinto, "no prevemos que tengan el mismo efecto protector contra el cáncer que la warfarina", indicó Lorens.

Rolf Brekken es profesor de cirugía en el Centro para la Investigación en Oncología Terapéutica del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas. Espera ver un ensayo que pruebe la warfarina en los pacientes que hayan tenido un cáncer.

"El próximo paso es demostrar que una dosis baja de warfarina es segura y efectiva en la prevención de la recurrencia del cáncer", dijo.

Para el último estudio, Lorens y sus colaboradores recopilaron datos sobre el uso de warfarina y el cáncer en noruegos nacidos entre 1924 y 1954.

En concreto, los investigadores observaron las recetas de warfarina entre 2004 y 2012 y cualquier caso nuevo de cáncer de próstata, pulmón, mama y colon entre 2006 y 2012.

Entre 1.25 millones de personas, casi 93,000 tomaban warfarina.

El efecto anticancerígeno de la warfarina fue particularmente fuerte entre los pacientes que la tomaban para la fibrilación auricular, señaló Lorens.

El estudio tuvo algunas limitaciones. Debido a que el equipo de Lorens no recopiló la información con respecto a otros medicamentos u otros factores de riesgo, los "nuevos" cánceres podrían haber sido recurrencias de otros previos.

Además, las recetas de warfarina podrían ser un marcador de otros factores que pueden ayudar a prevenir el cáncer, añadieron.

El informe aparece en la edición en línea del 6 de noviembre de la revista JAMA Internal Medicine.

Más información

Para más información sobre el cáncer, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

FUENTES: James Lorens, Ph.D., professor, biomedicine, University of Bergen, Norway; Rolf Brekken, Ph.D., professor, surgery, principal investigator, Hamon Center for Therapeutic Oncology Research, University of Texas, Southwestern Medical Center, Dallas; Len Lichtenfeld, M.D., deputy chief medical officer, American Cancer Society; Nov. 6, 2017, JAMA Internal Medicine, online

Last Updated: