El momento y la dosis de la TRH afectan las probabilidades de sufrir problemas cardiacos

Un estudio a largo plazo encontró que las mujeres que la tomaban durante un periodo de tiempo más largo tenían un mayor riesgo

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES, 1 de octubre (HealthDay News/Dr. Tango) -- El estudio observacional más grande sobre terapia de reemplazo hormonal desde la Iniciativa de salud de las mujeres encuentra que cómo y cuándo las mujeres toman la TRH afecta su riesgo cardiaco.

Las mujeres más jóvenes tenían el mayor riesgo de ataque cardiaco, sobre todo las mujeres más jóvenes que tomaban terapia de reemplazo hormonal (TRH) por largo tiempo, hallaron los investigadores daneses. Ciertas formulaciones también condujeron a resultados diferentes.

"Para las mujeres que tienen el útero intacto, la terapia cíclica combinada (que causa sangrado menstrual) debería ser la opción preferida en lugar de la terapia continua combinada (que no causa sangrado menstrual)", afirmó la Dra. Ellen Lokkegaard, autora principal del estudio que aparece en línea en la edición del 1 de octubre de la revista European Heart Journal. "Y para las mujeres que no tienen útero, la aplicación tópica con gen o parche está asociada a un menor riesgo".

"El régimen y la vía de administración deben considerarse detenidamente cuando se administra la TRH", concluyó Lokkegaard, ginecóloga del Rigshospitalet en Copenhague, Dinamarca.

Una rama del estudio Iniciativa de salud de las mujeres (WHI, por sus siglas en inglés), patrocinado por el gobierno de EE. UU., que fue diseñado para analizar los problemas de salud en mujeres posmenopáusicas, se suspendió en 2002, cuando los investigadores de EE. UU. encontraron que la TRH condujo a un mayor riesgo de eventos adversos como ataque cardiaco, accidente cerebrovascular, cáncer de mama y formación de coágulos. El riesgo dependía de si las mujeres tomaban solamente estrógeno o estrógeno más progesterona, otra hormona femenina.

Sin embargo, a partir de entonces emergió un cuadro más complejo con varios factores que incluían la cantidad de hormona así como el tiempo de uso, para determinar la naturaleza exacta de los riesgos y beneficios.

La investigación previa indicó que la TRH podría tener un efecto negativo sobre la salud cardiovascular de las mujeres que esperaban mucho tiempo para iniciar la terapia después de la menopausia en comparación con las que empezaban el tratamiento al poco tiempo tras la menopausia.

Antes de la WHI, muchas mujeres tomaban TRH creyendo que este tratamiento reduciría su riesgo de enfermedad cardiaca.

Estos investigadores analizaron casi 700,000 mujeres danesas sanas de 51 a 69 años y les dieron seguimiento durante seis años. No había ninguna información con respecto a si las mujeres eran posmenopáusicas o no, aunque los autores señalan que la mayoría de las mujeres más jóvenes que participaron probablemente eran posmenopáusicas debido al rango de edad.

En general, no hubo un mayor riesgo de ataque cardiaco entre las mujeres que estaban tomando la TRH, en comparación con las que nunca la habían usado. Sin embargo, hubo un riesgo 24 por ciento mayor para las mujeres más jóvenes (de 51 a 54 años) y un riesgo más alto para las mujeres más jóvenes que tomaron los medicamentos recetados por un periodo de tiempo más largo.

No hubo ninguna correlación entre el uso a largo plazo de TRH en mujeres mayores y un riesgo elevado de ataque cardiaco. Tampoco se observó un mayor riesgo para el uso de estrógeno solo.

Una combinación de estrógeno y progesterona administrada de forma continua resultó en un riesgo 35 por ciento mayor de ataque cardiaco en comparación con las mujeres que nunca habían usado TRH. Pero el estrógeno por sí solo, seguido del estrógeno más progesterona (un régimen cíclico) resultó de hecho en un menor riesgo de ataque cardiaco en comparación con las mujeres que nunca habían tomado TRH. Ese mismo riesgo reducido también se observó con la hormona sintética tibolona.

El estrógeno vía un parche (en la piel) o gel (en la vagina) redujo el riesgo de ataque cardiaco en 38 y 44 por ciento, respectivamente.

"La evidencia biológica en conjunto sugiere que los hallazgos son factibles", dijo Lokkegaard. "Pero el hallazgo de un riesgo significativamente menor entre las mujeres que usaron el estrógeno vaginal fue muy sorprendente y necesita investigarse más a fondo antes de hacer recomendaciones clínicas".

Los resultados son esencialmente similares a los de la Iniciativa de salud de las mujeres.

Sin embargo, una experta agregó una advertencia.

"Aprendimos de los datos observacionales del pasado que éste no es un enfoque científico apropiado para sacar conclusiones sobre los beneficios o riesgos de la terapia hormonal en las mujeres", enfatizó la Dra. Lori Mosca, directora de cardiología preventiva del Hospital Presbiteriano de Nueva York y el Centro médico de la Universidad de Columbia, así como fundadora y directora del Centro Columbia para la prevención de la enfermedad cardiaca de la Universidad de Nueva York. "Estos datos son interesantes, pero no son definitivos", apuntó Mosca.

Más información

El National Heart, Lung, and Blood Institute tiene más información sobre el estudio de la Iniciativa de salud de las mujeres.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Ellen Lokkegaard, M.D., gynecologist, Rigshospitalet, Copenhagen, Denmark; Lori Mosca, M.D., director, preventive cardiology, New York-Presbyterian Hospital/Columbia University Medical Center, and founder and director, Columbia Center for Heart Disease Prevention, New York City; Oct. 1, 2008, European Heart Journal

Last Updated: