La grasa del cuello es una medida del riesgo cardiaco

Investigadores informan que señala peligros independientemente de la grasa abdominal

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de Healthday

MIÉRCOLES 11 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Investigadores del Estudio cardiaco de Framingham informan que un cuello demasiado grueso podría ser un indicador de problemas cardiacos futuros.

Por mucho tiempo, los médicos han medido la grasa abdominal, formalmente conocida como tejido adiposo visceral, para ayudar a evaluar el riesgo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, la grasa del cuello se relaciona intensamente con los factores conocidos de problemas cardiacos, como los niveles de colesterol y la diabetes, según un informe que se basó en los datos de los 3,200 hijos de los participantes originales del estudio.

"La circunferencia del cuello se relacionó con factores de riesgo cardiometabólicos, incluso después de tomar en cuenta el tejido adiposo visceral", escribieron los investigadores en el informe, que debía ser presentado el miércoles en la conferencia anual de epidemiología y prevención de la enfermedad cardiovascular de la American Heart Association (AHA) en Palm Harbor, Florida.

Las maneras estándares de evaluar la obesidad consisten en medir la circunferencia de la cintura y determinar el índice de masa corporal. Pero el grosor del cuello podría contribuir al análisis de riesgo que hace el médico al medir la cintura, aseguraron los investigadores.

"El tejido adiposo subcutáneo de la parte superior del cuerpo y el visceral contribuyen de manera independiente al riesgo cardiometabólico", informaron.

El Dr. Gregg C. Fonarow, profesor de medicina de la Universidad de California en Los Ángeles, señaló que los investigadores habían "hecho un excelente trabajo examinando más allá de las medidas de riesgo convencionales.

"Ésta es otra manera por la que los médicos pueden evaluar el grado de adiposidad de los pacientes como medida del riesgo cardiovascular y hacer recomendaciones para reducir el riesgo", dijo.

Pero el mensaje claro, según Fonarow, es que tener demasiada grasa no es bueno para el corazón, no importa en qué lugar del cuerpo se encuentre.

"Es otra idea más sobre cuánto tejido adiposo hay", dijo. "Cuando se mide la circunferencia de la cintura, se examina la grasa visceral del abdomen. Aquí se examina la grasa visceral en otra área del organismo".

"El estudio tiene sentido para mí", señaló el Dr. Kirk Garratt, director de investigación en intervenciones cardiovasculares del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. "Le están poniendo una medida cuantificable a algo que hemos sabido por algún tiempo, que la gente que tiene obesidad en la parte superior del cuerpo está en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular".

El cuerpo obeso presenta dos formas, según Garratt, la forma de pera, en la que la mayor parte del peso excesivo se encuentra alrededor de las caderas, y la forma de manzana, en la que la mayor parte del peso está en la parte superior del cuerpo.

"La gente que tiene la mayor parte del peso en la parte superior del cuerpo tiene más enfermedad cardiovascular", aseguró Garratt. "Parece que ciertos tipos de anormalidades metabólicas contribuyen al riesgo aterotrombótico".

Pero sin importar la ubicación del exceso de grasa, lo mejor es eliminarla, dijo.

"Cualquiera que tenga un índice de masa corporal por encima de 25 incrementa el riesgo de eventos coronarios, independientemente de dónde se concentre el peso", advirtió Garratt.

Más información

La American Heart Association tiene más información sobre los riesgos de la obesidad.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

FUENTES: Gregg Fonarow, M.D., professor, medicine, University of California, Los Angeles; Kirk Garratt, M.D., clinical director, interventional cardiovascular research, Lenox Hill Hospital, New York City; March 11, 2009, presentation, American Heart Association's Cardiovascular Disease Epidemiology and Prevention annual conference, Palm Harbor, Fla.

Last Updated: