Un estudio cuestiona el valor del ácido fólico en los pacientes cardiacos

El nutriente podría dañar las arterias en los que tienen dilatadores

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES 23 de junio (HealthDayNews/HispaniCare) -- La función de los complementos de ácido fólico y vitaminas de mantener las arterias libres de depósitos grasos ha sido cuestionado por un estudio que muestra que aumentan el riesgo de complicaciones en algunos pacientes que se han sometido a procedimientos coronarios.

El riesgo de que las arterias se obstruyan nuevamente luego del implante de tubos para ensanchar los vasos sanguíneos, conocidos como dilatadores, fue más alto en pacientes que recibían suplementos que en los que no los recibían, afirmó el reporte de los investigadores europeos en el New England Journal of Medicine.

Es un asunto muy complicado, ya que el recién reportado estudio difiere significativamente de un estudio suizo anterior que mostraba que los suplementos reducían el riesgo de que las arterias volvieran a cerrarse, anotó el Dr. Harry Suryapranata, cardiólogo del Hospital De Weezenlanden en Holanda, y miembro del equipo de investigación.

El nuevo estudio mostró beneficios de los complementos en algunos pacientes, como en las mujeres y en los diabéticos, dijo Suryapranata. Pero los dos estudios también difirieron de varias maneras, incluyendo la dosis de los complementos, de manera que varias preguntas aún no han recibido respuestas, apuntó.

"Dos ensayos aleatorios no pueden nunca ser concluyentes sobre ningún asunto", aseguró Suryapranata. "Por lo tanto, ciertamente se requiere mayor investigación".

Sin embargo, el progreso reciente en la medicina puede ya haber debilitado el significado de ambos estudios, afirmó el Dr. Howard C. Herrmann, director de cardiología de intervención de la Universidad de Pensilvania, quien escribió un editorial acompañante.

El estudio europeo se llevó a cabo cuando sólo había dilatadores metálicos disponibles, apuntó Herrmann. Ahora, los cardiólogos usan dilatadores que liberan medicamentos, los cuales están recubiertos de medicamentos que ayudan a prevenir la reestenosis, el término médico para el cierre subsiguiente de las arterias.

"Para la mayoría de los que trabajan con el método de la intervención, ya no es un asunto tan importante", dijo Herrmann. "El problema de la reestenosis se ha resuelto con los dilatadores recubiertos".

El asunto ahora es si los complementos de ácido fólico y vitaminas son apropiados para los pacientes con altos niveles sanguíneos del aminoácido homocisteína, el cual algunos estudios han asociado con un riesgo aumentado de ataque cardiaco y apoplejía. Esos complementos pueden reducir los niveles de homocisteína.

"Complementar ácido fólico siempre se ha considerado como una terapia segura", señaló Herrmann. "Ahora la discusión está a un nivel más alto, porque tenemos un estudio que sugiere posibles daños. Tenemos que tener cuidado con qué pacientes lo usan".

Los suplementos de ácido fólico parecen ser apropiados para "una pequeña porción de la población de pacientes con arterosclerosis", el nombre formal del proceso que puede terminar con el bloqueo de una arteria, dijo Herrmann.

Por ejemplo, los complementos de ácido fólico podrían ser útiles para pacientes que no responden bien a las estatinas, el medicamento anticolesterol tan en boga actualmente, dijo. En general, creemos que los complementos de ácido fólico constituyen "algo que vale la pena intentar" en los pacientes que tienen niveles sanguíneos altos de homocisteína pero que no tienen otros factores de riesgo, tales como presión sanguínea alta.

Más Información

Puede encontrar todo lo que desea saber sobre los complementos de ácido fólico en los National Institutes of Health.

FUENTES: Harry Suryapranata, M.D., Ph.D., cardiologist, De Weezenlanden Hospital, Zwolle, The Netherlands; Howard C. Herrmann, M.D., director of interventional cardiology, University of Pennsylvania, Philadelphia; June 24, 2004 New England Journal of Medicine

Last Updated: