Células madre reparan daños de ataques al corazón

Avances dan ímpetu a la llamada a que los científicos defiendan su caso

Please note: This article was published more than one year ago. The facts and conclusions presented may have since changed and may no longer be accurate. And "More information" links may no longer work. Questions about personal health should always be referred to a physician or other health care professional.

In English

Por
Reportera de HealthDay

JUEVES 8 de julio (HealthDayNews/HispaniCare) -- Por primera vez, los científicos han tenido éxito en usar las células madre de la médula ósea de una misma persona para reparar el corazón luego de un ataque al corazón.

Y en un estudio diferente, investigadores han transformado células de la piel de un adulto en células nerviosas precursoras, lo que podría tener implicaciones en el Parkinson y otras enfermedades.

Ambos avances, que aparecen en la edición del 10 de julio de The Lancet, han llevado al boletín, en un editorial, a exhortar a los científicos a que comiencen a discutir el caso de los beneficios de la investigación con células madre.

Los científicos han buscado por mucho tiempo maneras de restaurar el músculo cardiaco dañado.

El estudio sobre el corazón, llevado a cabo por investigadores alemanes, involucró a 60 pacientes que se habían sometido exitosamente a una angioplastia y la implantación de un dilatador para restaurar el flujo sanguíneo en la arteria coronaria. A la mitad se les aplicó transferencias de células madre provenientes de la médula ósea, las cuales fueron inyectadas en la arteria que irrigaba la parte dañada del corazón. A los demás se les proveyó con la mejor atención convencional disponible.

Los pacientes en el grupo de las células madre tuvieron una mejora del 6.7 por ciento en la función ventricular, en comparación con el 0.7 por ciento para los pacientes en el otro grupo. La mejora era evidente aún seis meses después del tratamiento.

"Lo que hace que esto sea notable es que es el primer estudio controlado en que realmente tenemos un grupo de control", afirmó el Dr. Robert Bonow, jefe de cardiología y profesor de medicina en la Universidad Northwestern de Chicago y ex presidente de la American Heart Association. "En estudios anteriores, no sabíamos si las células madres eran las responsables o si hubiera sucedido de cualquier manera".

Sin embargo, el estudio es pequeño y no evaluó a personas con ataques al corazón grandes y no indica cuál el es la función que las células madres están llevando a cabo, añadió Bonow.

La motivación para el segundo estudio era la necesidad de encontrar nuevas fuentes de células madres neurales que no provinieran de embriones humanos, lo que presenta problemas tanto éticos como prácticos.

"El problema fundamental es el embargo en cualquier desarrollo de nuevas células madre embrionarias", dijo el Dr. Phillip E. Stieg, presidente del departamento de cirugía neurológica en el Weill Medical College de la Universidad de Cornell. "Una de las fuentes de donde las estamos obteniendo es de cerebros humanos adultos, pero obviamente una fuente mucho más útil y fácil sería la piel o la sangre".

Las células madres neurales tienen potencial para el desarrollo de tratamientos para varias enfermedades neurodegeneradoras, como el Alzheimer y el Parkinson.

Los autores de este estudio, basado en Inglaterra, usaron células de piel adulta para generar células nerviosas precursoras. Esto no sólo constituiría una nueva fuente de células madre, sino que, según explicó Stieg, "puede imaginarse que si usted es la persona con la enfermedad, se podrían aislar células madre de la piel del individuo, y no tendría entonces problemas de rechazo".

Aunque no es el primer estudio de su tipo, es un importante paso hacia adelante, aunque uno temprano, porque las células sí se diferenciaron en células de tipo neuronal, dijo Stieg.

Pero de acuerdo a un editorial acompañante, el papel de los científicos como estos ahora necesita ir más allá del laboratorio.

"El caso de la investigación con células madre no se puede dejar solamente a los defensores de los pacientes", afirmaba el editorial. "Si bien el. . . .. perfil de activistas como el actor Christopher Reeve tiene importancia en despertar el interés público, los científicos tienen una mejor plataforma desde la cual liderar el debate público sobre los potenciales beneficios (y costos) de trabajar con células madre. Ya es hora de que estos científicos den un paso al frente".

El senador de los EE.UU. John Kerry, el prácticamente seguro candidato Demócrata para la presidencia, ha prometido hacer de las células madre un tema de campaña, lo cual empujaría el debate a un muy necesitado foro público.

Carol A. Tauer, autora de otro artículo sobre este especial asunto, propone separar los temas de la clonación reproductiva y la clonación para la investigación.

"Hay un nivel muy alto de acuerdo de que la clonación de las personas definitivamente no debería intentarse con humanos en este momento, [así que] una prohibición de la clonación para la reproducción podría ser fácil", afirmó Tauer, profesora visitante en el Centro de Bioética de la Universidad de Minnesota en Miniápolis, y miembro del consejo de asesoría de Advanced Cell Techonology, una compañía involucrada en la investigación con células madre. "Cuando se mezclan demasiados asuntos, confunde el asunto tanto para los legisladores como para el público".

Propuso específicamente que se prohibiera la transferencia de embrión a humano para la implantación, ya sea mediante un tratado internacional o mediante legislación federal.

"Pienso que obtener una prohibición sobre la clonación reproductiva ayudaría a asegurar a las personas que los científicos no están intentándolo de manera oculta", afirmó Tauer.

Más Información

Para obtener más información sobre las células madre, visite los National Institutes of Health.

FUENTES: Carol A. Tauer, Ph.D., visiting professor, Center for Bioethics, University of Minnesota, Minneapolis; Philip E. Stieg, M.D., Ph.D., professor and chairman, department of neurological surgery, Weill Medical College of Cornell University, and neurosurgeon-in-chief, New York Presbyterian Hospital, New York; Robert Bonow, M.D., chief of cardiology and professor of medicine, Northwestern University, Chicago, and past president, American Heart Association; July 10, 2004, The Lancet

Last Updated: