¿Una forma más nueva y mejor de determinar la etapa de los pacientes con Alzheimer?

In English

Por
Reportero de HealthDay

MIÉRCOLES, 17 de julio de 2019 (HealthDay News) -- Una de las características del Alzheimer es la acumulación de placas de beta amiloide en el cerebro, pero no está claro qué papel tienen esas placas en el desarrollo de la enfermedad.

Ahora, los investigadores han dado los primeros pasos para monitorizar la progresión de la acumulación de placa en pacientes vivos. Esta forma de determinar la etapa de la enfermedad tiene implicaciones para la investigación, y podría algún día ayudar a los médicos a tratar a esta debilitante y letal enfermedad.

"Es posible determinar la etapa de los individuos en términos de qué tan avanzada es su deposición de beta amiloide mediante TEP", afirmó el investigador principal, el Dr. Niklas Mattsson, profesor asociado de neurociencia clínica de la Universidad de Lund, en Suecia.

Cuando la beta amiloide aparece, se presenta en ciertas etapas, explicó. Algunas regiones del cerebro se implican pronto, otras en la etapa intermedia y algunas en la etapa avanzada del Alzheimer.

"Esas etapas también se asocian con otras características de la enfermedad de Alzheimer, como los niveles de tau [otro tipo de proteína] en el líquido cefalorraquídeo, el deterioro cognitivo y la atrofia de las células del cerebro", añadió Mattsson.

"Este sistema de determinación de etapa se puede usar para mejorar la investigación y quizá también en los ensayos clínicos, para ver si es más probable que ciertos fármacos tengan la máxima efectividad en ciertas etapas del Alzheimer", planteó Mattsson.

En el momento en que el Alzheimer típicamente se diagnostica, el cerebro ya está destruido, apuntó Meredith Braskie, profesora asistente de neurología en la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles. Braskie no participó en el estudio.

La enfermedad tarda años en desarrollarse, y por eso encontrar una forma de diagnosticarla pronto es importante, aseguró Braskie. La mayoría de los estudios sobre la placa se han realizado en cerebros de personas que han fallecido.

"Este estudio es importante porque observaron cómo se propaga la amiloide en pacientes vivos y determinaron las etapas en que ocurría", dijo Braskie.

Aunque actualmente no existe una cura para el Alzheimer, este hallazgo también podría ayudar a evaluar los medicamentos a medida que se desarrollen, planteó.

Pero "esto no se relaciona de forma directa con la atención del paciente", dijo Braskie. "Es más para la investigación, para ver si los tratamientos funcionan".

En el estudio, Mattsson y sus colaboradores usaron escáneres TEP de la base de datos de la Iniciativa de Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer (Alzheimer's Disease Neuroimaging Initiative). Entre los 741 participantes, 304 no tenían deterioro cognitivo, 384 tenían un deterioro cognitivo leve, y 53 tenían enfermedad de Alzheimer. Se hizo un seguimiento de los pacientes a los dos, cuatro y seis años.

Al inicio del estudio, no se había determinado la etapa de alrededor de un 98 por ciento de los 2,072 escáneres. Entre los que tenían la etapa más temprana de desarrollo de placa, más o menos un 15 por ciento probablemente progresaría a una etapa más avanzada, al igual que un 71 por ciento de los que estaban en la etapa 1 y un 53 por ciento de los que estaban en la etapa 2.

A medida que los pacientes pasaban de la etapa 1 a las etapas 2 y 3, la placa amiloide se desarrollaba en áreas más vitales del cerebro, anotaron los investigadores.

Algo interesante fue que casi un 1 por ciento de los pacientes se revirtieron a una etapa más temprana, encontraron los investigadores. Las etapas más avanzadas también se vincularon con unas concentraciones más altas de tau en el líquido cefalorraquídeo. Un nivel más alto de tau en la etapa 2 indicaba una progresión más rápida al deterioro cognitivo. Los investigadores pudieron confirmar sus hallazgos en un grupo distinto de 474 pacientes.

Las áreas afectadas en el cerebro diferían en cada etapa, y también se vinculaban con diferencias en la genética, la circulación de la sangre, la conducta de las células del cerebro y los niveles de colesterol.

"Creo que a partir de estos datos está claro que mientras antes se respalde el diagnóstico de Alzheimer con imágenes de la amiloide, más probabilidades hay de que los profesionales clínicos inicien la terapia farmacológica más temprano", señaló el Dr. Sam Gandy, presidente de Investigación sobre la Enfermedad de Alzheimer y director del Centro de Salud Cognitiva y Atención Neurológica de la NFL de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

Esto sería un cambio respecto a la práctica actual, que es no comenzar la terapia farmacológica hasta que los pacientes hayan avanzado más allá del deterioro cognitivo leve y ya tengan una enfermedad de Alzheimer bastante avanzada, dijo Gandy, que no participó en el estudio.

Pero Gandy no está seguro de que iniciar la terapia farmacológica cuando el deterioro cognitivo comience y un escáner muestre placa beneficiaría a todos los pacientes, o solo a algunos.

Además, le gustaría ver si el sistema de determinación de la etapa funcionaría de la misma forma en pacientes con y sin las mutaciones del gen APOE, que se vinculan con el Alzheimer.

"Estos datos tendrían potencialmente algún impacto en la atención y en el diseño de los estudios futuros de investigación", añadió Gandy. "No está claro si esos cambios en la práctica conllevarían beneficios significativos para los pacientes".

El informe se publicó en la edición en línea del 17 de julio de la revista JAMA Neurology, para coincidir con una presentación de los hallazgos en la reunión anual de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association), en Los Ángeles.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Alzheimer, visite la Asociación del Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Niklas Mattsson, M.D., Ph.D., associate professor, clinical neuroscience, Lund University, Sweden; Sam Gandy, M.D., Ph.D., professor, neurology and psychiatry, chair, Alzheimer's Disease Research, director, Mount Sinai Center for Cognitive Health and NFL Neurological Care, New York City; Meredith Braskie, Ph.D., assistant professor, neurology, University of Southern California, Keck School of Medicine, Los Angeles; July 17, 2019, JAMA Neurology, online

Last Updated: