La tasa de muertes relacionadas con la demencia se ha multiplicado por más de dos en EE. UU.

In English

Por
Reportero de HealthDay

JUEVES, 14 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- La demencia es ahora una de las principales causas de muerte en Estados Unidos, y la tasa de muertes vinculadas con la enfermedad se ha multiplicado por más de dos en las dos últimas décadas

"En general, las tasas de mortalidad ajustadas por la edad por la demencia aumentaron de 30.5 muertes por cada 100,000 en 2000 a 66.7 en 2017", señala un equipo de investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En números, el nuevo análisis de los datos de los certificados de defunción muestra que la demencia se registró como la causa principal de casi 262,000 fallecimientos en 2017, y el 46 por ciento de esas muertes se debieron a la enfermedad de Alzheimer.

Esto es un aumento respecto a las 84,000 muertes atribuidas a la demencia en 2000.

"Es un aumento inmenso entre 2000 y 2017", aseguró Keith Fargo, director de programas científicos y alcance de la Asociación del Alzheimer (Alzheimer's Association). "Es un problema grande, y está creciendo".

Es probable que el envejecimiento de la población de EE. UU. esté fomentando este aumento en las muertes relacionadas con la demencia, comentó la investigadora principal, Ellen Kramarow, estadística de los CDC.

"Es probable que parte de lo que está sucediendo sea que las personas están viviendo hasta edades más avanzadas, y a esas edades se encuentra el mayor riesgo de demencia", apuntó Kramarow. "Si no ha muerto de enfermedad cardiaca o cáncer u otra cosa y llega a las edades más avanzadas, el riesgo de desarrollar demencia es más alto".

Las personas no solo viven más, sino que las personas mayores conforman ahora un porcentaje más alto de la población general, apuntó Fargo, que no participó en el estudio.

Parte del aumento observado podría también atribuirse a que se llevan mejores registros de las muertes relacionadas con la demencia, añadió Fargo.

"Los médicos están mejorando respecto a la identificación de la demencia y su registro en el certificado de defunción", aseguró.

Incluso así, es probable que este informe subestime el número de personas que en realidad están falleciendo de demencia, advirtió Fargo.

"Sabemos que los certificados de defunción no representan bien la verdadera tasa de mortalidad por el Alzheimer y otras demencias", dijo.

Respecto a ese punto, el nuevo informe también notó otras 129,700 muertes en 2017 en que la demencia se mencionó en el certificado de defunción como un factor contribuyente, pero no como la causa principal de muerte, apuntó Kramarow.

La demencia es una enfermedad progresiva del cerebro, y resulta letal si la persona no fallece antes de otra causa, dijo Fargo.

"Comienza con cambios en el cerebro y acaba con la muerte", indicó. "Fundamentalmente, el Alzheimer es una enfermedad cerebral con una letalidad universal".

En el estudio más reciente, Kramarow y sus colaboradores revisaron los datos de los certificados de defunción, buscando cuatro causas de muerte relacionadas con la demencia: la enfermedad de Alzheimer, la demencia sin causa especificada, la demencia vascular y otras enfermedades degenerativas del sistema nervioso.

La tasa de mortalidad fue más alta en las mujeres (unas 73 por cada 100,000) que en los hombres (56.4).

Las tasas de demencia fueron más altas en los blancos (70.8) que entre los negros (65) o los hispanos (46), encontraron los investigadores.

Investigaciones anteriores han mostrado que tanto los negros como los hispanos son más propensos a desarrollar la demencia, lo que crea "un pequeño misterio", dijo Kramarow.

"Quizá esos grupos tengan más probabilidades de fallecer de otras cosas antes de fallecer de demencia", comentó.

Como se preveía, los datos de los certificados de defunción también muestran que la edad es un factor importante en el fallecimiento por demencia. Las tasas de mortalidad fueron de unas 57 por cada 100,000 en las personas de 65 a 74 años, pero de 2,707 por cada 100,000 en las que tenían a partir de 85 años.

La clave para reducir esos números es investigar más sobre la demencia y el Alzheimer, planteó Fargo.

"Si se observan el mismo tipo de estadísticas de los CDC de otras importantes causas de muerte, casi todas tienen una tendencia a la baja en el mismo periodo", dijo.

"Todas han sido tomadas en serio por la sociedad, hasta el punto en que hemos invertido miles de millones de dólares al año para vencer a esas enfermedades, y tenemos un gran historial de éxito que muestra que cuando decidimos vencer a una enfermedad a través de la investigación biomédica, podemos hacerlo. Debemos adoptar ese mismo método con el Alzheimer y otras demencias", anotó Fargo.

El estudio se publicó el 14 de marzo en National Vital Statistics Reports de los CDC.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. ofrece más información sobre la atención al final de la vida de las personas con demencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

FUENTES: Ellen Kramarow, Ph.D., health statistician, U.S. Centers for Disease Control and Prevention; Keith Fargo, Ph.D., director, scientific programs and outreach, Alzheimer's Association; March 14, 2019, National Vital Statistics Reports

Last Updated: